Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 2- 12- 98 OPINIÓN Breverías Escenas políticas ABC l 7 Una retransmisión en faera de juego Raúl buscaba la espalda a los defensas brasileños, Mijatovic trataba de encontrar un camino franco hacia la portería contraria y la zaga blanca apretaba los puños ante la amenaza carioca. Vasco da Gama- Real Madrid. Arbitro chileno. Copa Intercontinental. El summum en versión partido de fútbol. Comenzó a las once, pero miles de espectadores españoles, de esperanzados aficionados blancos, estaban colgados de un teléfono, pendientes de un Mío en sentido literal. Vía Digital anunció que retransmitiría el partido gratis y así lo hizo, con la salvedad de que aquellos abonados que quisieran acceder a las imágenes debían personarse en las taquillas y solicitar, vía Telefónica, que el encuentro llegara franco a sus pantallas. La centralita se colapso ante la cascada de llamadas, situación que se prolongó durante veinte minutos, un tiempo demasiado largo para estar en fuera de juego. DIPLOMACIA parece que las declaraNOciones del ministroantes chileno José Miguel Insulza de Uegar a España como negociador en el caso Pinochet hayan sido muy apropiadas para afrontar unas conversaciones diplomáticas. Comenzar esas conversaciones después de most r a r su desconfianza en la Justicia española es un desdén innecesario, molesto, impertinente y contraproducente. Añadir otro comentario negativo acerca de la parcialidad de la opinión pública española en ese complejo asunto es poner una arrogancia encima de otra. Es posible que algo de verdad haya en las palabras de Insulza. Las decisiones del juez Garzón y de la Audiencia Nacional en el caso Pinochet aparecen como muy discutibles e incluso para los juristas menos sospechosos de pinochetismo. Y es natural que al representante de Chüe esas decisiones judiciales le parezcan sospechosas de escasa garantía. La opinión de Insulza, además, viene a favor de corriente, porque su declaración se cohipadece perfectamente con la lamentable opinión de la sociedad española, que sitúa al poder judicial en el último lugar de su valoración de las instituciones del Estado. A esto se añade la exaltación, y en algunos casos, el verdadero furor, con que una parte de la opinión púbhca ha acogido la detención del dictador chileno, la petición de extradición por parte del Gobierno español y la decisión de los lores británicos al no refrendar la inmimidad reconocida en un principio por los jueces de Londres. Las manifestaciones públicas y la vehemencia de algunos medios y de algunos comentaristas mueven a pensar que este asunto se enjuicia más con pasión que con razonable sosiego. Tal vez eso sea lógico, y desde luego inevitable, porque la iniciativa del juez Garzón ha reabierto heridas dolorosas, algunas de las cuales sangran todavía. Pero el diplomático chileno no debe olvidar el criterio de los fiscales, que también forman parte de la Justicia, ni desechar las opiniones de ilustres juristas y de muy moderados y razonables comentadores del episodio Pinochet La descalificación global de la Justicia española es injusta, además de impertinente y desafortunada. Claro está que tenemos algunos jueces que hacen casi todo cuanto está en su mano para justificar de alguna manera los comentarios críticos, incluso desdeñosos. Ismael Moreno, un juez que tiene su despacho en la Audiencia Nacional junto al del juez Garzón, acaba de calificar los crímenes de Fidel Castro, dictador tan sangriento al menos como Pinochet, de trato desconsiderado con la oposición política, y eso ya no merece el desdén sino el pitorreo. Nuestros jueces, recién declarados competentes para juzgar ciertos crímenes cometidos fuera de nuestro territorio, está cerrando los ojos a casos clamorosos de genocidiOi terrorismo, tortiuras y exterminio de opositores poHticos, y hasta vuelve la cabeza ante casos de canibalismo. Pero el señor Insulza no puede venir a España ofreciendo opiniones despreciativas para la Justicia y para la opinión pública. Si lo que ha dicho el ministro chileno lo traducimos del lenguaje diplomático al román paladino, resultaría im vejamen. Y para pedir o intentar negociar no es un buen comienzo ese de echar vejámenes por delante. Si Pinochet se halla sin juzgar por la Justicia chilena, menos garantía debe ofrecer esa justicia al señor Insulza que la Justicia española. Tal vez aquella no ha juzgado lo que debería haber juzgado, y tal vez ésta se empeña en juzgar lo que no le compete. Pero las cosas están así, y para hablar de ellas nuestro ilustre visitante debería habernos ahorrado esos juicios públicos. Chile tiene algunas razones de peso para solicitar alguna comprensión de España, de las decisiones judiciales y de las del Gobierno. Pero esas razones, en la presente situación, no pueden ser expuestas con arrogancias previas, ni mucho menos con amenazas de cualquier tipo. Jaime CAMPMANY Gestión irregular Parece que el Ayuntamiento de Bilbao no ha sido precisamente ejemplo de una gestión escrupulosa y transparente. El Tribunal vasco de Cuentas Públicas ha detectado numerosos incumplimientos en 21 expedientes de adjudicación tramitados durante el ejercicio de 1995, así como varias irregularidades en la bolsa de trabajo creada para cubrir puestos de carácter temporal. Y, junto a esto, el Consistorio bilbaíno tampoco se caracterizó, sino todo lo contrario, por una política de austeridad, ya que en ese año, la deuda por habitante creció un 19 por ciento en relación con el anterior. Los resultados del informe de este órgano de control deberían tener alguna consecuencia. Cultura sefardí La decana de las Españas peregrinas, la de aquellos hijos suyos que aún la sueñan y la llaman Sefarad, tiene desde ayer en su cultura un sostenido foco internacional en Atenas. La cultura sefardí es materia para el análisis de especialistas procedentes de todo el orbe balcánico, donde recaló una parte importante de aquella diáspora española. Estos intelectuales debaten sobre aspectos menos conocidos de la cultura sefardí, con su castellano arcaico y confinado secularmente en un espacio eurooriental que estuvo dominado por Turquía hasta 1918, donde la derrota de la Sublime Puerta dio paso a unas capitulaciones, en la paz de Versalles, que pusieron en franquía el viejo sueño sefardí de rescatar, conforme al Derecho internacional, su condición española. De entonces data el hbramiento por el Estado español de numerosísimos pasaportes a los sefardíes que lo pidieron; y desde ahí se establecieron las condiciones para que veintitantos años después, por esa vía jurídica abierta, nuestro Estado pudiera reclamar como ciudadanos propios a miles y miles de judíos de la Europa balcánica, sefardíes o no, amenazados por la bota de los nazis y por los campos de concentración y de exterminio. Investigación científica Potenciar la investigación científica como se merece viene siendo una asignatura pendiente en nuestro país. No obstante, por lo menos, hoy existe una creciente conciencia de esta necesidad. En esta línea, se inscribe el proyecto del Gobierno de introducir reformas en el sistema de acceso y desarrollo de la carrera científica, que aseguren una mayor continuidad y un mejor aprovechamiento de los recursos. O ROMERO supermercados CESTAS EXPOSICIONES SASSEZ DE NAVIDAD P- de la Castellana 196, c v a Carlos Maurrás, 2 C. C. El Centro de La Moraleja. Avda de Europa, 13- 15 C. C. Arturo Soria Plaza. Arturo Soria 126- 128 C. C. Miraslerra. Nuria, 59 Sor Angela de lo Cruz, 10 Corazón de María, 62 EXPOSICIÓN Y FABRICACIÓN: AVDA DE L INDUSISIA, 68 TE CANTOS A sS