Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DICIEMBRE 1998 ECONOMÍA CASTILLA Y LEÓN ABC 13 z iJ- f- t 1 -M -tt yí! P n -r 0 r- tó p r IB- r- -Tír W i I ÍU: U fiM L- Jlf í íMíwíA Vi lí -WfcÍT -u Itl- m- Í: Í Jl. IJ i. r a r Jrf DfrUjíIE C f ü p ü p. ff nHf fM i iJ Mr fítffiff -T 7 A 4 Í -ÍT flWlifliW ÍÍ r. 1- J V Wt Hablar del papel de las infraestructuras en Castilla y León, la región más extensa de Europa pero una de las menos pobladas, es hablar de posibilidades de desarrollo económico, las cuales aún no están del todo impulsadas. Basta con decir que de los 4.245 kilómetros de su red estatal, la más extensa de España, sólo 752 son autopista, autovía o vía rápida, o, dicho de otro modo, más del 83 por ciento de las carreteras son convencionales yr í í s un territorio con características muy especiales, en el que coexis ftj ten ejes viarios potentes y áreas dinámicas, junto a grandes zonas desconectadas. Por ello, la reducción de tiempos y costes de desplazamiento gracias a unas buenas comimicaciones, en el amplio sentido, es vital para unir los centros de desarrollo y reducir las deseconomías generadas por la distancia, que podrá quedar pulverizada si se aprovecha la revolución de las telecomunicaciones en los últimos años. Desde una óptica de comunicación de los grandes centros económicos nacionales, los dos ejes viarios principales, las nacionales I (Madrid- Burgos) y VI (Madríd- La Coruña) sólo incluyen una capital de provincia en su trazado. El resto queda definido por el Eje del Duero, que une Soria, Valladolid y Zamora por la N 422; el Eje Subcantábrico, que conecta Burgos con León; la Ruta de la Plata (N- 630) que estructura el área occidental uniendo León, Zamora y Salamanca; la Diagonal Castellana (N 620) desde Burgos a Falencia, Valladolid y Salamanca y que se prolonga hasta Portugal, y la conexión entre Ávila y Salamanca (N- 501) Castilla y León goza de una envidiable situación geográfica, con una posición central dentro de las regiones del norte de España. Ninguna otra E Comunidad tiene contacto geográfico con tantas regiones, ya que ofrece límites con Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Castilla- La Mancha, Madrid y Extremadura, Se suma una larga frontera con Port; ugal. Sin embargo, no ha aprovechado las oportunidades de servir de punto de conexión a espacios económicos como el Arco Atlántico, el eje del Ebro y la aglomeración central de Madrid. r Antovías gallegas -V La fuerte inversión que supone la construcción simultánea de las autovías a Galicia es uno de los mayores esfuerzos de la Administración central. Parten de un mismo punto geográfico: Benavente. La del Noroeste (N- VI) sigue su trayecto hacia L i para terminar en La Coruña. Son 324,8 kilómetros con un presupuesto de 178.000 millones. La de las Rías Bajas (N- 525) discurre de Vigo a Benavente, pasando por Orense, a través de 308 kilómetros. Sus La situación de Castiila y León es envldiabie: entre Francia y Portugal, cerca de Madrid y ei valie dei Ebro; sin embargo, ISta, con 752 Idiómetros de aut autovía o quejo, Requejo Mom buey y Mombuey- Cavía rápida de ios 4.245 de su red estatal, marzana y falta por abrirse el Benaventees imprescindible agilizar ios proyectos Camarzana. 14 tramos suponen una inversión de 125.000 millones. Diseñadas con características de autopista, se enfrentan a un relieve muy accidentado que hace que los trabajos sean de complicación técnica. En Castilla y León ya están abiertos 84 kilómetros de la N- VI, los que comunican Benavente con Manzanal, a través de La Bañeza y Astorga y en los que se invirtieron 22.000 millones. Antes de 1999, se inai urarán otros 27 kilómetros entre San Román de Bembibre y Villafranca del Bierzo. En este punto comienza el puerto de Pledrafita, la zona más complicada. Se prevé que los trabajos no terminen hasta el 2000. Respecto a las Rías Bajas, Fomento espera abrirla este año. En la región se han inaugurado los tramos Villavieja- Re-