Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 13- 9- 98 OPINIÓN Breverías Escenas políticas ABC 117 Historia gráfica del siglo XX La memoria es el único paraíso de donde no podemos ser desterrados escribió el poeta alemán J. P. Friedrich Richter. Pero como nada hay tan frágil y evanescente como la memoria, nada tan fugaz y distorsionador como los recuerdos, nada tan revelador y sugerente como la impronta del pasado actualizada en una imagen salvada del túnel del tiempo, la fotografía se ha erigido, en el siglo que ahora acaba, en el más escrupuloso testigo de la Historia y el notario más fehaciente de los hechos. Por entenderlo así, y respondiendo a un deseo ampliamente sentido por la sociedad española, ABC ha acometido el ambicioso empeño de editar el coleccionable Historia gráfica del siglo XX. Europa en un intento de recuperación y superación del pasado, en respuesta a la feliz idea calderoniana de que aunque suele la memoria morir a manos del tiempo, también suele revivir, a vista de los objetos PERIODISTAS cosas desde aquí, LEOfuerzas. Delante, desde el lago donde mi corazón toma de la Complutense hay una cola de estudiantes para ser periodistas, y Umbral se emociona y enternece. Vienen muchos detrás de nosotros. No saben esos muchachos lo que les espera. O sí que lo saben, y por eso se matriculan. Quieren ser umbrales, Cándidos, ansones, herreros, mingotes, ussías o pedrojotas. Incluso habrá uno, el más tontucio, que quiera ser Luis Solana. Alguno de ellos se acercará a eso, y le pondrá la mano en la espalda a Raúl, al MP, a Burgos, a Vicent y al excelso e inhóspito Haro. Yo me he pasado la vida queriendo acercarme a Cela, a García Serrano, a Sánchez- Silva, a Luis Calvo, a Ramón Gómez de la Serna, a Montes, a Sánchez Mazas y a Ruano. Y ahí sigo. O sea, acercándome. Es hermoso este oficio mío. Hay que leerlo todo o se queda uno en nada. No digo a Quevedo y Shakespeare, a esos, claro. Digo al Caballero Audaz y a Pérez y Pérez, a Salgan y a Malaparte. Y hay que renunciar a mucho. Yo cambié con gusto la toga o la muceta por el jersey de la redacción, abracé la pobreza y en tres ocasiones tuve que recomenzar de cero. Pero al oficio se le ve sólo el columnismo, la investigación, el rostro de las noticias, la voz a tantos debida, la dirección, el magisterio. Antes de eso, en eso y después de eso, hay aprendizaje y heroísmo, pobreza y peligro, desprecios y dueños del guiñol que pretenden bailarte, manejar el garrote de Cristobita y ponerte voz. Aquellos eran otros tiempos, porque salíamos de una guerra y ahora estamos sólo en una lucha, pero yo estuve once años cosiendo de balde en el periódico de mi ciudad y cinco años más de meritorio en el de Madrid. Dieciséis años de cola para matricularme en una nómina de 2.915 pesetas al mes. Llevo más de medio siglo como Sísifo, subiendo todos los días la piedra, que se me cae al anochecer, y al día siguiente, vuelta a subirla. Es hermoso este oficio. Me elogian, y pienso estoy vivo Me vituperan o difaman, y pienso no sólo estoy vivo sino coleando Este mío es imo de los oficios más peligrosos de entre todos los que puede elegir un hombre. O una mujer, que ahora lo ehgen muchas mujeres. Yo tengo la redacción en una proporción de ocho a cuatro a favor de las mujeres. En el caso de Época los periodistas varones deberían solicitar una cuota obligatoria para ellos. Es duro este oficio. Aquí es donde mejor se siente, y donde mejor se entiende que la libertad hay que ganársela todos los días, a todas las horas. Y además, tienes que estar allí, en el lugar más amenazado. Tienes que estar cuando entra Tejero en el Congreso, pegando tiros a las inocentes alegorías del techo, y prolongando el esperpento celtíbero, y tienes que estar, como Raúl del Pozo, en el frente de Guadalajara en el otro esperpento de Felipe González. Y de un esperpento al otro, tienes que estar en todas las peripecias de la democracia. Y echar a correr hacia la primera máquina de escribir o el primer ordenador que piUes, y no hay tiempo de mirar un ñbro, de buscar una opinión de autoridad, de encontrar un precedente, de encontrar un nombre o una fecha. Hay que llevarlo todo en el macuto del caletre. Lo que el periodista debe saber debe saberlo de antemano. A mí me gusta enmendar la famosa frase del general Saliquet: Consultando, cualqmera Es duro este oficio mío. Están tratando de convertirnos en mesnadas. Bueno, como siempre. Los poderes, digo. Los fácticos y los otros. Nos lanzan, nos embisten Contra nosotros mismos. Siempre han sido divertidas e ingeniosas las justas dialécticas entre periodistas y escritores. Ahora tienen mala entraña, porque están amasadas de difamaciones y vejámenes. De pronto, sale Umbral y escribe una columna de periodistas, los de mañana que hacen cola para entrar, y los de ahora, que hacemos cola para salir. Y dice querido Eduardo, querido Máximo, querido Cándido, querido Raúl, querido Jaime y uno se siente testigo querido entre testigos queridos. Pero es que Umbral es un mirlo blanco y generoso, con la mala leche imprescindible y ni un gramo más. Jaime CAMPMANY Tambores de guerra Nada bueno presagia la movilización de unos 200.000 soldados iraníes para realizar maniobras cerca de la frontera con Afganistán, despliegue que se une a los 70.000 guardias de la revolución que ya se encuentran en la zona. El asesinato de varios diplomáticos y un periodista iraníes a manos de la milicia talibán afgana ha reavivado el odio fratricida entre el fundamentalismo chíi, de Irán, y el sunní, de los talibán. El fanatismo integrista sólo sabe solucionar los conflictos en claves de venganza. No es extraño, pues, que se produzca un enfrentamiento armado entre Kabul y Teherán que añadiría más tensión en la zona. Cuando el odio mueve a los hombres y a los Gobiernos, como sucede con los regímenes fundamentalistas, la razón muere entre tambores de guerra. Iconografía del euro La creación de la Unión Económica y Monetaria ha sido la piedra angular que sostendrá la Europa del futuro: un territorio en el que la libertad de circulación de bienes, servicios, capitales y personas cristalizará en una moneda común que será, a su vez, el punto de apoyo para lograr un crecimiento económico sostenible en un clima de estabilidad de precios, homogeneidad de inflación y tipos de interés y bajo endeudamiento público que libere recursos para la creación de empleo y riqueza. Para evitar suspicacias y agravios comparativos los signatarios del Tratado acordaron que el diseño de los billetes se inspiraría en épocas y estilos de Europa Pero ayer el Banco Central Europeo- ese supergobiemo de tecnócratas que ha heredado enormes poderes delegados y no pocas renuncias a la soberanía nacional- ha decidido que los euros que empiecen a circular en enero del año 2002 no llevarán ninguna característica nacional Tal vez resulte aconsejable esa desnacionalización por lo que respecta a seres vivos pero hay toda una iconografía histórica que ha trascendido las fronteras nacionales y que, al menos, en una primera etapa, podía haber simbolizado la venturosa unión de los pueblos europeos. Instinto vital La situación era tan desesperada que los supervivientes del naufragio en un bote a la deriva, en la inmensidad del Caribe, no dudaron un momento en atrapar y comerse unos pelícanos, que llegaron como auténtico maná caído del cielo. Su decisión les permitió no morir. COMPRAMOS EDIFICIOS CON IIMQUILINOS Tel. 91 575 83 83 H l f e f i T b c h a 28001 Madrid AiíDiagonal 449,1 08036 Bareelon 8 Tel. 9349496701 RENTA C Finlandia 19, bjs. 46 Q 10 VaJana Tel. 96 360 86 00