Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 ABC ESPECTÁCULOS Festival de Venecia MIÉRCOLES 9- 9- 98 Pasen y vean el corazón de Philip Marlowe Bob Raíelson filma Poodle Spiings la novela postuma de Rapiond Chandler y de su lapidario detective Venecia. E. Rodríguez Marchante, enviado especial Raymond Chandler la palmó en La Jolla en 1959, antes de poder ofrecerle a Philip Marlowe, el gran personaje de sus novelas, el solitario y triste fínal que le había prometido. Sí dejó, en cambio, un manojo de folios escritos con parte de la última aventura del detective, que años más tarde terminaría otro escritor, Robert B. Parker, con el título de Poodle Esto es ahora una película con ese mismo nombre dirigida por Bob Rafelson e interpretada por James Caan, un maduro, orgulloso y romántico Marlowe que añadir a la lista. 4 El más genuino, célebre y sarcástico habi- dentelladas han tenido noticias directores tante de la novela negra, Philip Marlowe, se como Altman) y crearle un ambiente propicio asoma de nuevo tras las cortinas del cine con para sus manías. Lo consigue a medias, entre la jeta, ahora, de James Caan. Antes lo hizo en otras cosas porque lo mete en un caso diurno ima decena de ocasiones con otras caras, algu- (el día es al cine negro lo que hamburguesa a la nas de ellas tan inoMdableicomo la de Bogart gastronomía) y ha de desenvolverse a medio o Mitchum (sin dar de lado el Marlowe apócrifo camino entre los salones alfombrados de la que hizo Nicholson en Chinatown La peU- mansión de su esposa y el polvo mohoso que cula que ha presentado Rafelson en el Festival duerme eternamente en: su despacho. Además, de Venecia no alude ni al mejor caso ni al me- ha de colocar su agotado y escéptico corazón jor momento de Philip Marlowe, por lo que en la estantería para que todos lo veamos latir habrá que fijarse exclusivamente en el detec- por esa mujer inventada para él... un lugar tive y sus circimstancias personales. muy incómodo, a la vista de cualquiera, para el El lobo solitario está recién casado con una corazón de Marlowe. mujer mucho más joven, mucho más rica y -mucho más sociable que él. Es un cambio noto- Serenata ai entina y bnñnelo portngaés rio, inesperado e impropio de aquel tipo que sólo usaba el agua para hacer café o para ¿De qué trata Poodle pues en reecharle al whisky, y que pintó Chandler con alidad esta película trata de cómo el Humphrey los colores melancólicos de los que saben que Bogart de Howard Haws se ha convertido en d su final está en una cuenta o en la habitación James Caan de Rafelson; o más sutil aún, de desolada de im hotel de tercera. Está casado, cómo han ido cosechando arrugas y destilando pero en su ambiente interior no ha cambiado el ironía las letras de Raymond Chandler; o más paisaje: cobra cien dólares por día, más gastos, nostá co, de cómo un hombre se agarra a meno se ocupa de divorcios, no traga a casi nadie dia docena de convicciones hasta que cae con y casi nadie lo traga a él. Las arrugas, los kilos ellas a la tumba. La pehcula de Rafelson, por a media altura y las gotas amargas de lirismo supuesto, no hace olvidar otras maravillosas dentro de un gran recipiente de sarcasmo se con este mismo argumento, pero, aunque sólo las pone James Caan, que, como el personaje sea por lo vacía que está la recámara y lo muque ha de interpretar, no admite ya ni más ca- cho que eltiempohumedece la munición, bienvenida sea. Y bienvenida fue. rreras ni más leches que las justas. Había que tener las agallas de Marlowe para- La película de Rafelson lo más que puede hacer es aproximarse con mucho tiento a las in- enfrentarse a la dos películas de competición, mediaciones de Marlowe (muerde, y de sus la argentina, La nube y la portuguesa, Trá- James Caan La película de Rafelson lo más que puede hacer es aproximarse con muchotientoa las inmediaciones de Marlowe (muerde, y de sus dentelladas han tenido noticias directores como Altman) y crearle un ambiente propicio para sus manías. Lo consigue a medias fleo La primera estabafirmadapor Femando Solanas y pretendía meter el barco entero por el cuello de la botella. Metáforas agotadoras y gruesas, como hacer que los personajes anden hacia atrás, y consignas grandilocuentes y llenas de un desesperado vacío, se apelotonan como bolas de naftalina en un argumento donde se confunde la poesía con la cmsilería y la fantasía con lafi: asehecha. Era larga y pegajosa como el propio día de ayer, lluvioso, plomizo y del color de la tripa de un pescado muerto, y se te acaba colgando de las perneras del pantalón de ima forma lastimosa. Se ó uantaba, mayormente, por la calidad y fe de sus intérpretes, en especial de Eduardo Pawloski. La portuguesa daba aún más grima. Su director, Joao Botelho, quiere conducir ese Tráfico por el pedregoso camino del cine de Buñuel... Naturalmente, se pierde en la primera curva y su pehcula se acaba pareciendo más bien a un buñuelo como aquella de Martes y Trece titulada Aquí huele a muerto o un mal show de los Morancos, pero sin apunte de gracia. Botelho se dedica a hilar situaciones ridiculas con el seUo de no sé qué supuesto intelectuahsmo; incluso tiene la desfachatez, el tío, de avisar al principio de que cualqmera parecido de su obra con la Pessoa seráfirutode la casuahdad. O sea, que a visa deun peligro que está muy lejos de correr. Porque, confundirlo con Pessoa no sería una casuahdad. Sería un milagro. Pues, atentos a estas dos películas, la argentina y la portuguesa, porque son de las que acomplejan a un jurado. El conflicto de las relaciones de pareja, en el Gírenlo de Bellas Artes Madrid. Luis Á. Nemolato Triple salto mortal con pirueta podría ser una atracción; de las de más difícil todavía como se vocea en los circos. Sin embargo, se trata de un ejercicio teatral que habla de otro más complejo: el tira y afloja o la tensión absoluta en las relaciones de pareja. Esta es la propuesta del Círculo de Bellas Artes que deja su escenario en manos de Jesús Campos, director y escritor de la obra, y a dos actores, dianas de insultos, sarcasmos y bofetadas varias y mutuas: Juan Y Medio y Lola MarceU- quienes toman así de violentamente su alternativa en el teatro- Triple salto mortal con pirueta nos presenta a una pareja sola, sobre una cama cubierta de sai e- como un ara de sacrificio- y arropados por el odio, la ternura, el sexo, la venganza... frente afi- ente, como en un ring de boxeo. Pero también esta obra posee un plano transcendental, casi onírico; que dará la impresión al público de que aquéllo que han visto no ha sucedido. Una caída mortal sobre la vida expüca Campos. Batacazo es lo que Y Medio y Marceh, actores conocidos por sus trabajos én televisión, no quieren darse en este reto que es el teatro: Tiene otro código, es diametralmente opuesto a la tele, pero muy satisfactorio. Manoel de Oliveira presenta en Madrid su última pelíeida, Inquietud Madrid. Javier Cortijo Muerto Kurosawa, Oliveira es uno de los últimos patriarcas que le queda al cine universal. Tal vez, el secreto de tal vigor sea escribir fábulas sobre la inmortalidad, como esta pieza en tres actos titulada Inquietud con la que celebra su noventa cumpleaños a pie de claqueta. Ayer, en Madrid, Oliveira habló sobre lo divino y lo htmiano, el arte y la materia. El cine. Anteayer en Estocolmo, ayer en Madrid, expüca pausadamente el cineasta nonagenario. hoy en París... y dentro de nada, rodando su Inquietud cuya idea nació de la historia próxima película, La carta ¿Qué combusti- de un médico pesimista está formada, ble gasta para tal fortaleza? Unfilósofopor- además de por esta historia, por otros dos tugués, Spinoza, decía que nos creíamos li- episodios entrelazados, siempre respetando bres porque ignorábamos cuáles son las fuer- el tempo natural de la narración: No me zas externas que nos mueven. No hay que gustan las historias inconexas. Como no sorprenderse de que a los noventa años esté podía alargar la historia del médico hasta en plena forma y siga hacieno lo que más me convertirla en un largometraje, las añadí cuiguste, porque los problemas del tiempo o el dando su continuidad y su misma preocupacansancio no son exclusivos de la tercera ción: el tema de la inmortaüdad edad. La juventud tiene muchos problemas ¿Y qué opina im cineasta por encima del también expüca concluyendo gravemente: bien y del mal de algo tan mundano como el La muerte lo soluciona absolutamente cine actual? Pienso que es muy materiatodo Usta. Ahora el cine es una máquina que lo Y es que de muerte y de inmortaUdad versa arrasa todo. Ya sólo preocupa el sexo, la vio Inquietud ¿Que si ésta es vuia pehcula pe- lencia, los tiros o el dinero que pueda dar una simista? Yo me identifico con el ser humano. pelíciila. Todo está desvirtuado ¿Y le preoNormalmente quien tiene una vida más larga cupa el tema de la taquiUa? Claro que me es porque ha sufrido más, por suerte no es mi preocupa, sobre todo no Uegar a cada especcaso. La inmortaüdad está en la memoria de tador. Pero creo que es más preocupante la cada uno, es lo que hace perpetuar al hombre guerra o la tiranía. Lo otro es sólo cine