Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 6- 9- 98 DEPOITES ABC 1 0 5 Chipre también entra en la historia de España Humillante derrota de la selección de Clemente, rota en su centro del campo y a merced del rival Una derrota de diccionario. Humillante. Denigrante. Degradante. Vergonzosa. Depresiva. La selección naufragó ayer definitivamente en la costa de Chipre. Después de lo visto ayer en Larnaka el cambio ya no debe ser tan sólo de imagen. Es necesario, obligatorio, algo más. Un relevo drástico e inmediato. Total. TácticaVeleidades del fútbol. El día que Clemente decide jugar con cinco delanteros lo hace de manera suicida y a costa de desguarnecer el centro del campo, hasta el punto de que el equipo quedó roto casi, desde el principio hasta el instante final. Clemente, en su obligación de recuperar la confianza perdida en su selección, formó anoche uno de los equipos más descompensados y vulnerables de su carrera como técnico. El día que juntó en un mismo once a Raúl, Alfonso, Morientes, Luis Enrique y Echeberría, ese mismo día, puede ser el último que se siente en el banquillo de la selección española. Chipre infligió a España í 3 t. f í. una de las derrotas más s 4 4- íí humillantes de la historia del equipo nacional. Lo de ayer fue un naufragio en toda regla. Y ahora hay que buscar responsables, que los hay Larnaka. Enrique Ortego, enviado especial mente, el técnico español parece haber perdido definitivamente el rumbo. Ayer alineó un loable equipo con cinco delanteros, pero dejó incomprensiblemente desierto el centro del campo con un sólo hombre durante todo el partido, primero Femando Hierro y después Amor. Chipre también entra en la historia de España. Chipre: Panayiotoü; Engomitis, Charalambous, Costa, loannou, Pittas; Melanarkitis, Spoljaric, Christodoulou; Malekos (Poimas, m. 56) y Gocic (Agathocleous, m. 62) España: Cañizares; Míchel, Alkorta, Nadal (Amor, m. 65) Sergi; Raúl, Hierro, Alfonso (Kiko, m. 39) Echeberría (Ezquerro, m. 60) Morientes y Luis Enrique. Arbitro: Serguei Khussainov (Rusias) Tarjetas amarillas a Sergi, Costa y Christodoulou. Goles: 1- 0, m. 44: Engomitis. 2- 0, m. 47: Gocic. 2- 1, m. 72: Raúl. 3- 1. m. 76: Spoljaric. 3- 2, m. 85: -M inentes. Cinco y cinco Echeberría- Raúl- Morientes- Alfonso- Luis Enrique. Un ataque a la vieja usanza. Cinco delanteros teóricos. No era fácil imaginar que con tal arsenal ofensivo España fuera a perder de forma tan vU. Estrenóel técnico sistema de juego y forma de jugar. Un equipo netamente ofensivo, pero con sólo un organizador, Hierro, que además en su equipo lleva años jugaando de central. Unos metros por delante de él, dos interiores de enlace, Raúl y Alfonso; dos extremos, Echeberría y Luis Enrique; y un delantero centro, Morientes. Un equipo muy bonito en la pizarra, pero descompensado totalmente en el césped. Alguien debía tener prisa. Y evidentemente era España. El partido comenzó antes de tiempo y el equipo de Clemente quiso ganarlo por las bravas. Como era de prever, Chipre esperó en su campo. Con cinco defensas, tres hombres en el centro del campo y dos teóricos delanteros que arrancaban desde atrás, pero salían como balines para aprovechar todos los espacios que debaja España en defensa. Al cuarto de hora el equipo de Clemente ya estaba roto por el centro. El iatento de jugar sin volantes re- desamparado Hierro. También Clemente quiso poner algo de su parte, pero sorprendentemente -t t- r 4 no metió un hombre del centro del campo, sino a Ezquerro, que se colocó de extremo derecho, en la misma posición que ocupaba Echeberría. EsLuis Enrique intenta controlar el balón en un momento del choque paña se volcó, pero los sultó nefasto. El bloque quedó di- mate de Luis Enrique al poste chipriotas eran gigantes por raso vidido en dos mitades. Cinco por fuera, y Morientes, en un re- y cabezudos por alto para achiatrás, los cuatro defensas, ade- mate alto, inquietaron al meta car todos los balones. Kiko se comás muy adelantados, y Hierro, chipriota. Se fue Alfonso, lesio- locó de segundo ariete. Pero teórico organizador. Cinco ade- nado, y Kiko se colocó en su lu- nada de nada. lante, los que estaban colocados gar exacto. El equipo seguía roto como los equipos de los años 50. y desde el banquülo el técnico no Y más errores lo remediaba. Chipre se comenzaba a gustar Más de Clemente. Quitó a Na Cenicienta no tonta y cada vez prodigaba más sus ac- dal y sacó a Amor... pero retrasó La selección chipriota va de ciones ofensivas. Hasta que a un a Hierro a la defensa. Se perdía Cenicienta que no significa minuto del descanso llegó la apo- por dos goles, Chipre ya sólo juque vaya de tonta por la vida. Se teosis. Engomitis, el lateral dere- gaba con un punta... en su campo cerró bien atrás y de la acumula- cho, vio adelantado a Cañizares y y la selección mantenía la deción de hombres en su campo sa- le colocó una vaselina perfecta, fensa de cuatro hombres. Secaba contras cada vez más asi- que tras dar en el poste derecho tenta minutos después se induas que sorprendían una y otra entró. Era para pellizcarse. Pero curría en el mismo pecado tácvez al descompensado, descolo- aquello era tan real como lógico. tico. Increíble, pero cierto. Marcó cado y sorprendido equipo es- Chipre había sido mejor, Chipre Raúl y una mirada al reloj nos pañol. Hasta se dio cuenta que había sido un equipo de fútbol y dejaba 20 minutos por delante. era más fácü entrar por la banda merecía la victoria con la que se Pero no. No había salvavidas para ese equipo de cuatro defende Sergi que por la de Míchel y fuea la ducha. sas, im náufrago y cinco delantepor aUí sacó tres o cuatro centros ros. El colmo de los colmos fue el cruzados que no fueron gol porCambios inútiles tercer tanto chipriota. De cabeza que el rematador de turno siempre llegó tarde. La vuelta fue un diluvio. Cle- en una jugada a balón parado. Es difícil creerlo, pero ni con mente no modificó nada y Gogic Todo el equipo perdió la miAlfonso y Raúl como enlaces de clavó el segundo tanto en otro rada en el suelo. Sólo Raúl tuvo Morientes, ni con Echeberría y desajuste defensivo, producto fuerzas para ir a por el balón, y Luis Enrique intentándolo por del desnivelado montaje táctico. sacar de centro, aunque el arbi- las bandas, la selección tuvo la Antes de sacar de centro. Raúl y tro no le dejara. Morientes profundidad suficiente para rom- Luis Enrique se miraron y cam- acortó distancias... pero ya no per la bien formada defensa lo- biaron sus posiciones. Un in- quedaba tiempo para nadar cal. Sólo una entrada de Míchel tento vano de reforzar el centro hasta a la orilla y arreglar el deSalgado por su banda, con re- del campo. De echar una mano al saguisado.