Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 14- 6- 98 DEPORTES ABC 8 7 Caótico debut de España La selección se puso dos veces por delante, pero terminó siendo superada por Nigeria Peor, imposible. Tampoco en el Mundial de Francia la selección pudo estrenarse con una victoria. Ni siquiera con un empate. En uno de los peores encuentros de los últimos años, España perdió contra Nigeria. De nada sirvió adelantarse en el marcador en dos ocasiones. Al fínal, los fallos tácticos del seleccionador y los erro- Los errores tácticos de Clemente y los fallos de algunos jugadores, determinantes de la derrota Nantes. Enrique Ortego, enviado especial res de determinados jugadores resultaron decisivos. Javier Clemente se equivocó ayer en su planteamiento desde el comienzo y las rectificaciones posteriores terminaron por desquiciar a un equipo que nunca mostró las cualidades que atesora y que nadie puede negar, aunque ayer no aparecieran en ningún momento. ció a los de Clemente. Nadal mató a Ferrer a pelotazos y el equipo quedó roto en dos mitades sin alternativa de juego. El dinamismo de Oí ocha Adepoju y Oliseh hacía niucho daño a hombres tan pesados y corpulentos como Hierre, Nadal y Kiko y el control del balón fue de los africanos hasta el final del primer tiempo. Eso sí, el arbitro debió de señalar penalti en una acción sobre Luis Enrique, aunque ya hubiera perdido el balón. la espalda de la defensa fue cazado con precisión por la zurda de Raúl. España volvía a estar por delante. Ahí, en esos minutos, debió sentenciar. Tuvo dos o tres contras para hacerlo, pero en unas por precipitación- una constante ayer del equipo- y otras por falta de decisión a jugarse el uno contra uno, no se remató la faena. Clemente mandó al campo a Echeberría para darle más velocidad al conjunto y colocó a Luis Enrique como hombre más adelantado, aunque intercambiando su posición con Kiko. También reaccionó Milutinovic, que se la jugó quitando a un defensa y metiendo un delantero, Yekini, con lo que el omnipresente Adepoju pasó a falso lateral derecho. Controlada parecía la situación cuando llegó la jugada clave del encuentro. Fallo en cadena de la defensa española. Primero en el centro del campo, donde Nadal y Alkprta, por no hablarse, saltaron a por el mismo balón. El azulgrana quedó lesionado y el bilbaíno descolocado como para llegar tarde a la siguiente acción. Tampoco Iván Campo estuvo, acertado al tirarse al suelo en la acción de Lawal, que se iba quedando sin ángulo, y finalmente el error fue de Zubizarreta, que se metió con su mano derecha ün balón que no iba dentro. Nadal tuvo que marcharse y Clemente volvió a recomponer el equipo. Celades se colocó al lado dé Amor y Hierro pasó a central. Estaba el equipo español reorganizándose cuando un balón suelto fuera del área fue empalmado por Oliseh con tanta fe como puntería- El desastre estaba a punto de consumarse. Sacó arrestos el equipo nacional. Sin claridad, pero con corazón, buscó el empate. Sergi remató altO; Luis Enrique, Raúl y Amor no acertaron tampoco... Se acabó el tiempo de juego y comenzó el de reflexión, sobre todo para técnico y jugadores. Ya sólo vale ganar los dos partidos que restan. Pero España tendrá que volver a ser España, no el equipo de ayer, descolocado, inseguro, precipitado y fallón. ESPAÑA 23 NIGERIA España: Zubizarreta; Ferrer (Amor, m. 46) Alkorta, Iván Campo, Sergi; Hierro, Nadal (Celades, m, 75) Luis Enrique, Kiko, Raúl; y Alfonso (Echeberría, m. 56) Nigeria: Rufai; Oparaku (Yekini, m. 70) Uché, West, Babayaro; Finidi, Oliseh, Adepoju, Lawal (Babangida, m. 90) Okocha: e Ikpeba (G. Opkara, m. 82) Arbitro: Bahamarst (EE. UU) Amarilla a Iván Campo, Nadal, Amor y Uche. Goles: 1- 0, m. 21: Hierro, de golpe franco. 1- 1, m. 25: Adepoju. 2- 1, m. 47: Raúl, con la izquierda. 2- 2, m. 73: Zubizarreta en propia puerta. 2- 3, m. 77: Oliseh. No. No jugó el equipo que se preveía y vaya si lo acusó España. Clemente tenía una carta en su manga que se escapaba a las previsiones. Nadal en el centro del campo al lado de Hierro. ¿Cuánto tiempo llevan ambos sin actuar en esa posición en sus respectivos equipos? Años. Que el seleccionador prefiera a Hierro de medio centro porque tiene centrales de sobra, pase, pero que improvise con Nadal en un partido tan importante era una opción que podía salir mal, como así fue. Nadal no puede jugar como organizador en un equipo que quiera ganar el Mundial. Por mucha presencia física que tenga, se encuentra perdido en esa zona. No tiene toque para canalizar el juego y además ayer estuvo especialmente desafortunado en los pases. Pronto se debió dar cuenta Clemente de su equivocación, porque a los diez minutos ya estaba Amor calentando. El dibujo de España en el pitido inicial, no fue con el que jugó después. De salida, durante dos minutos escasos, parecía que Nadal iba a ser ei libero con Alkorta e Iván Campo de marcadores. Defensa de tres, con dos laterales avanzados. Pero no, posiblemente al comprobar que Nigeria sólo oponía un delantero, Ikpeba, la selección pasó a olocarse en ese 4- 2- 3- 1 con el que jugó el resto del tiempo. La salida española no pudo ser más esperanzadora. No se había cumplido el minuto y Raúl ya había rematado a puerta. En el minuto cinco el cabezazo, también de Raúl, se estrelló en el larguero. Fue un espejismo que duró menos de diez minutos. Cuando los nigerianos se colocaron sobre el césped y se quitaron el miedo de encima comenzaron los problemas para la selección. Nadal y Hierro tenían muchos, demasiados para circular el balón, sobre todo el azulgrana, que necesitaba tres o cuatro toques para comenzar la jugada y casi siempre la terminaba con desplazamientos largos equivocados. En plena precipitación española llegó el golpe franco que Hierro colocó junto al poste izquierdo del amigo Rufai. Para cualquier eqmpo ese gol debía ser la base de la tranquilidad absoluta. Para España no lo fue. Todo lo contrario. Nigeria empató cuatro minutos después en un fallo defensivo a la salida de un córner. Hierro calculó mal el salto y Kiko llegó más tarde que Adepoju. Ese tanto enloque- Cambios sin cambio Salió Amor tras el descanso para colocarse al lado de Hierro, ün tándem más coherente para intentar Uevar el peso del juego y para que el balón saliera con más precisión. También extraño fue a quién sustituyó Amor, a Ferrer. Con lo que Iván Campo pasó a jugar de lateral derecho- ¿habrá jugado alguna vez en esa posición? -y Nadal se colocó donde siempre tiene que jugar, de central. No pudo ser más inmediata la reacción Un balón largo, pero medido; de Hierro a-