Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ABC TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 14- 1- 98 I STAMOS asistiendo a un debate de máxima actualidad y audiencia en la comunidad científica internacional que investiga la actual crisis climática, en un intento de comprender el comportamiento de las posibles tendencias del sistema climático terrestre y en donde el fenómeno El Niño quizás tenga mucho que decirnos. La humanidad afronta nuevas alteraciones del cuma de distinta naturaleza, por la acción agresiva de muchas actividades humanas que contribuyen al incremento de gases con efecto de invernadero y a la destrucción de la capa de ozono atmosférico. En las postrimerías del siglo XX las investigaciones sobre los cambios climáticos vienen siendo foco de atención: voces prestigiosas del ámbito científico se han alzado y están incidiendo en las decisiones de los gobernantes de las grandes potencias, cuyas industrias son las mayores contaminantes de la atmósfera terrestre, y organismos internacionales (PNUMA, OMM, Unesco, Banco Mundial) En este contexto hay que reseñar las medidas tomadas por la Conferencia Mundial del Clima clausurada en Kioto (diciembre de 1997) para reducir los gases con efecto de invernadero ylos impactos medioambientales que provocan. Mientras que la comunidad científica analiza preferentemente los futuros impactos del cambio climático canalizado, sobre todo, a través del IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) un grupo de científicos cada vez más numeroso y de diferentes países: Alemania, Francia, Inglaterra, EE. UU. Australia, Perú, Ecuador... está poniendo toda su atención en la variabilidad climática interanual, como el fenómeno El Niño en su acepción moderna ENSO. Cuyas siglas hacen referencia a la conjunción episodio de El Niño y la Oscilación del Sur. El fenómeno El Niño es considerado como una de las principales manifestaciones de variabilidad climática interanual, que se hace presente cuando la temperatura del Pacífico ecuatorial y tropical frente a las costas de Suramérica se incrementa anómalamente (2 grados C como mínimo) asociado a masas de aire ricas en vapor de agua, estrato atmosférico de hasta 12 kilómetros de espesor y abundante nubosidad convectiva que genera lluvias intensas y copiosas, cuando la captura de los recursos pelágicos disminuye ostensiblemente por las modificaciones en la composición del plancton y cuando las precipitaciones estacionales en diferentes regiones de la Tierra se alteran, provocando inundaciones en algunas regiones y sequías devastadoras en otras; la magnitud de su impacto es tal que provoca pérdidas cuantiosas en las economías de tales territorios. A pesar de ser un fenómeno muy divulgado en la Prensa y conocido por el gran público por sus significativos impactos climáticos, oceanógraficos, medioambientales y económicos, no cabe duda de que no han sido aún eficaces los enormes esfuerzos de la comunidad internacional, en los últimos quince años, para establecer y calibrar las bases de un modelo universal que dé respuesta en todos los casos de un episodio de El Niño Faltan por descubrir algunos elementos claves para entender las relaciones de casualidad que interaccionan entre sí los diferentes factores condicionantes identificados en los procesos físicos océano- atmósfera. El Niño ya no es un fenómeno físico E EL NIÑO UN FENÓMENO IMPREVISIBLE El desarrollo del fenómeno de El Niño 1997 se ha visto favorecido debido a que el anticiclón subPor José Jaime CAPEL MOLINA tropical del Pacífico circunscrito al debate entre científicos y ex- Sur, entre marzo y octubre, presentó una inpertos en el clima, ha pasado a la opinión tensidad inferior a lo riormal, desplazándose pública, y no cabe la menor duda de que al sur de su posición normal, lo que provocó este evento adquiere día a día más celebri- un debiUtamiento de los vientos aUsios endad. Recientemente se señalaba que El tre O y 10 grados S y una situación favorable Niño no sólo es una virtual amenaza, sino para la formación en niveles bajos y medios más bien una realidad Le Nouvel Observa- de vientos del Oeste. Así mismo, la ZCIT se teur 24- 9- 1997) forjando un duro pulso a la ha mantenido intensificada y desplazada comunidad científica en su veloz carrera tres grados al Sur de su posición normal (10 por entender su comportamiento Así, los grados N) sobre el Pacífico; en el continente efectos de El Niño en 1997 ya se han hecho suramericano la ZCIT se presentó en forma sentir catastróficamente en Indonesia, aislada sobre Colombia y Venezuela, produdonde la severa sequía ha sido la responsa- ciendo inestabilidad en la Amazonia norte. ble de devastadores incendios de sus bos- Este evento ha alcanzado una intensidad ques ecuatoriales, con cerca de un miUón de muy cercana a la del episodio El Niño 1982 1983 considerado hasta el momento hectáreas perdidas; en California, región afectada por la tormenta tropical Linda como el más intenso del siglo; durante aquel cuya intensidad había alcanzado niveles episodio los valores de la precipitación supehasta ahora desconocidos en esta área del raron sus promedios históricos y adquiriePacífico o bien en la costa pacífica centroa- ron características de fortísimo monzón. mericana, donde el paso de un ciclón tropi- Entre enero y julio de 1983 llovió en las ciucal durante octubre ha dejado una senda de dades peruanas de Tumbes (3.747 mm. y destrucción poco conocida en Acapulco, Es- Piura (2.386 mm. cuando los promedios de precipitación para treinta años son de 130 y tado de Guerrero (México) Por lo que en Wall Street, los llamados 34 mm. respectivamente; cifras que por sí golden boys comenzaban a seguir con mismas hablan de la magnitud del impacto gran interés las predicciones y noticias de de este evento oceánico- atmosférico. El epilos Servicios Meteorológicos, y en previsión sodio de 1997, su grado de desarrollo dude un episodio El Niño que podría alcan- rante el invierno y primavera australes, fue zar una intensidad de las más fuertes del si- mayor al de cualquier otro episodio durante glo, los futuros sobre el café y el cacao al- los últimos cincuenta años. canzaban su nivel máximo, de alguna maExiste un amplio consenso entre los estunera los operadores de la Bolsa neoyorquina diosos del clima de que este fenómeno contiestaban ya anticipando un crash bursátil nuará siendo muy intenso en los próximos debido a El Niño de 1997 (P. -Pourrut) tres meses, enero a marzo de 1998, cuando El episodio de 1997 es El Niño más estu- acontece el verano austral, según los modediado hasta la fecha, debido a la globaUza- los de pronóstico de la TSM en el Pacífico ción de la información y a las modernas tec- ecuatorial. Según el Servicio Nacional de nologías. El actual episodio se inició en fe- Meteorología e Hidrología del Perú (Sebrero de 1997, después de un largo período, namhi) este episodio intenso del fenómeno casi dos años de duración, en los que predo- ENSO El Niño Oscilación del Sur) 1997, es minaron anomalías negativas de la tempe- atípico en su desarrollo, pues se inició en ratura en la superficie del Pacífico ecuato- marzo de 1997 y desfasado en el tiempo, en rial. En la fase de su inicio tuvo un papel relación a los modelos oceanógraficos y atpreponderante la actividad atmosférica in- mosféricos que se han venido mostrando traestacional en el índico y en el Pacífico oc- hasta el momento, presentando un comporcidental, manifestada en la forma de vientos tamiento similar a El Niño 1972 1973 (de de componente Oeste que ocasionaron en el intensidad fuerte) de darse una retroaliocéano la propagación hacia el Este de ano- mentación positiva (presencia de la onda malías térmicas a nivel de la termoclina (on- Kelvin a comienzos de 1998) su impacto se das Kelvin) Las ondas Kelvin se propagan a prolongaría hasta abril o mayo. lo largo del Ecuador, que le sirve de guía de Es relevante señalar que a comienzos de onda hasta incidir sobre Suramérica, tar- 1997 la mayoría de los modelos de pronósdando entre dos y tres meses. tico de la evolución de las anomalías de la De abril a julio, el mar del Perú y Ecuador temperatura superficial del mar (TSM) en fue interesado por el avance de aguas oceá- el Pacífico central indicaban que durante nicas cálidas, fortaleciendo las condiciones 1997 se produciría una transición hacia del episodio El Niño Oscilación del Sur una fase cálida, a partir de las condiciones (ENSO) registrándose anomalías positivas relativamente frías predominantes en ese del agua del mar hasta de seis grados en el momento. Sin embargo, la gran magnitud Golfo de Guayaquil. De agosto a octubre, so- del episodio y su abrupto inicio y rápida bre las costas occidentales de Suramérica se intensificación posterior no pudo predemantuvieron las anomalías positivas, dis- cirse en forma correcta. Así pues, a pesar minuyendo al sur del paralelo de Lima, Ca- de las diferentes tentativas de aproximallao (12 grados S) En las costas de Perú, ción a la explicación del fenómeno El como respuesta a las aguas cálidas, la tem- Niño entre tantos científicos y de países peratura del aire se incrementó de cinco a tan diversos, El Niño tan desmedido del seis grados. En Lima, capital del Perú, en el 1997 y qué presumiblemente se extenderá mes de julio (invierno austral) las tempera- hasta abril de 1998, no hace nada más que turas extremas diarias oscilaron entre 21 y confirmar el alto nivel de incertidumbre 24 grados C, cuando lo habitual es entre 15,1 respecto de las leyes que rigen el conñenzo y 18,6 grados, respectivamente, ocasio- y la evolución de este fenómeno oceániconando el invierno más cálido desde que exis- atmosférico, permaneciendo en su mayor ten registros continuos (de 1929 hasta la fe- parte velados el porqué de su inicio y el pacha) con una anomalía térmica positiva de pel respectivo de los diferentes modelos 5,5 grados C, superior al invierno de 1983. de previsión.