Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ABC NACIONAL El Burladero Cuaderno de notas JUEVES 8- 1- 98 DE TEORÍAS L AQUEL PROCURADOR FAMILIAR D Por Víctor MÁRQUEZ REVIRIEGO Por Lorenzo CONTRERAS AS colas y coletazos del espí- ne razón Anguita cuando luego últimos, estos atípleos, entre los E vez en cuando, en medio que destacaban también Jesús ritu navideño- todos herma- añade: del fragor político, hay que Esperaba, Fidel Carazo, Serafín hacer como en la guerra: dedinos y algunos primos- fueron el- Es una visión que podría reBecerra, José Luis Fernández car una mirada a los que caen motivo, y no otro, de los diversos cordar a la monarquía ausCantos, Eduardo Tarragona y en la batalla de la vida. Lo d o consejos entre partidos y políti- trohúngara. otros pocos más cuyos nombres porque en San Sebastián acaba cos. De ahí vino el desinteresaTan cierto es lo dicho por el no me vienen ahora a la memode fallecer Manuel Escudero do afán de Alfredo Pérez Rubal- hombre de Izquierda Unida que ria, eran como fenómeno políRueda, uno de aquellos procucaba por evitar que el presiden- remito al lector interesado en tico la consecuencia de una soradores familiares o de reprete Aznar se precipitase en el ampliar la idea a un hbrito de Jeciedad que el último franquissentación familiar que la legisabismo de Chirac, tan tontamen- Uinek, prologado por Herrero de mo había hecho lación franquista te derrotado por su propia con- Miñón en la edición española de posible y ya no experimentó cofianza. Civitas (creo, porque ahora es Manuel Escu sro controlaba a plenimo grupo en las En línea de más alta cota, cribo lejos de mi biblioteca y Cortes orgánicas Ruedaftieun h (HnI e tud. Resultaban puesto que va por lo histórico en cerca de los árboles del campo) para probar un mt ro y cabal Hizo lo incómodos, cuanvez de lo poh tico, tenemos a Ju- Se titula aquí el texto Fragmensorbo de hbertad que pudo, como todos do menos. Ellos tos de Estado En él pueden enmismos, buscany ver cuáles eran contrar raíces teóricas a muchas losposábüistasen do desahogos exlas posibilidades opiniones que circularon recienparecidas sitnadones. presivos, procudel ensayo. temente por España sobre el enraban reunirse samblaje de algunas autonomías Manuel Escu- EsM) iá un vasquismo no fuera de Madrid, dero, guipuzcoa- sabiniano que molestaba yendo de una procomo el Estado. no, era carlista, Añadamos, además, que no a los ortodoxos del vincia a otra, lo como Auxilio Go- raimen franquista sería la primera vez que Herrero, que les valió el soñi, José Ángel Zuintelectual importante y político brenombre de trashumantes biaur y alguno más en escala margiaado, aporta fundamentos A Zubiaur le preguntó un periovariable en cuanto a pureza de teóricos a la realidad poUtica. Su dista qué significado había que intenciones. Los tres citados libro El principio monárquico atribuir a ese concepto, y el proconstituían sobre todo el núcleo fue a manera de un borrador o curador navarro respondió que en aquellas Cortes ponía manual para el caminar prime Trashumante es el que no está nervioso al régimen, porque, ro del autoritarismo a la demoestabulado. Otra vez, el general como decía Ho Cabanillas para cracia. Iniesta Cano quiso saber de graduar la peligrosidad política, Otra cosa es que si aquello vaGoñi, también navarro, qué se creían la materia O sea, lió, y no poco, en su día, esto de hacía solitario en un rincón del querían ser demócratas y repreahora tuviera vigencia. Pero no bar de las Cortes. Aquí estoy sentantes de irnos intereses con es tarea nuestra el debatirlo. discurriendo cabronadas fue la sinceridad y estilo que no encaSí que pido al político en paro, respuesta. Alfredo Pérez Rubalcaba jaban en el verdadero marco del académico en activo, abogado en sistema. Tan era así que el franlio Anguita al definir así la ac- ejercicio y amigo en ausencia, Los trashumantes fueron, quismo neutralizó a los que se tual situación española: lógicamente, reconducidos, en que termine de una dichosa vez filtraron por su criba (formaban su mayoria por los otros fami- Tanto el PNV como CiU quie- sus cuentos de terror y misterio el estamento dos por provincia) ren un pacto con la Corona, pero que yo había quedado en prololiares que el régimen infiltró en y promovió la elección de otros no se sienten vinculados a insti- garle. el grupo. Los ñeles a su repre familiares extraídos de sus tuciones u organizaciones, y yo sentación se vengaron LlamánPorque nuestro arcangélico propias esencias políticas y endiría que tampoco a la propia Miguel es también autor de doles cabestros cargados de reconducir los ímConstitución. Manuel Escudero Rueda fue cuentos, aunque sea todo lo conpetus de los outsiders Estos Vamos con lo último. un hombre íntegro y cabal. Hizo trario de un cuentista. lo que pudo, como toEso puede ser predicable de Así que a escribir. dos los posibUistas los nacionalistas vascos. en parecidas situaRecuerdo que en una de ciones. Exhibía un las muchas votaciones vasquismo no sabicasi finales del texto, anniano que molestaba teproyectos o proyectos a los ortodoxos del del Congreso, por ejemrégimen franquista plo, los diputados del El Partido Carhsta, PNV ni votaron que no que entonces jugani que sí ni se abstuvieba a la ruptura políron, sino que salieron al tica, lo dejó en la espasillo. Dije yo en mis letacada, como a sus janos apuntes parlamencompañeros de ideotarios que habían enlogía, aimque él distrado en el limbo. frutó de mayores Pero ése ño fue el caso blindajes. Todos en de los catalanistas. Tuconjunto fueron la vieron ellos a Miquel pretransición sólo Roca muy presente en la que con mayor sinponencia y en la comiceridad y desinterés sión y en los plenos; y personal que sus epíjamás se fue a pasUlo algonos de la transiguno, salvo el del puente ción propiamente diaéreo Madrid- Barcelona cha. Escudero no puo viceversa, que tanto le do hacer más porque hizo vivir en el aire. le nacieron cuando En cuanto a la unión le nacieron. por el vértice superior Al perro abandonado no le sorprende ver tirado en la puerta de su amo el abeto de la Corona, sí que tie- que utilizaron como árbol de Navidad. afe assasíisasfflwíííswsiis íffis