Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2- 1- 98 Ci ABC I A 7 Azorín acuñó el término Generación del 98 en un artículo publicado en ABC en 1913 Desde hoy y hasta el domingo, nuestro periódico reproduce cuatro textos del escritor Madrid. T. L- S. José Martínez Ruiz, que ha pasado a la historia que pasarían a la posteridad un grupo de autores de la literatura española como Azorín, no sólo que quisieron, con su obra, no sólo sumarse a los será celebrado este año que comienza como escri- padecimientos de la España de aquel tiempo, sino tor de la Generación del 98, sino como el que tratar de encontrar soluciones y de indagar las acuñó, y precisamente en ABC, el nombre con el causas del desastre que desintegraba la nación. El calendario señalaba el 13 de- marzo de 1913 cuando ABC publicó el primero de una serie de cuatro artículos en los jjue, por primera vez, sé hablaba de la Ge 1905. Ingresa como redactor en el periódico. En el mismo año neración del 98. En la Tercera envía la primera crónica telegráfica publicada por un diario esde hoy encuentra el lector el pripañol. La escribe en París, con motivo de un viaje de Alfonso mero de ellos, bajo el conciso tíXni, en el que el monarca sufrió un atentado. tulo, La Generación del 98 1906. Enviado especial a Cataluña. 31 de marzo, primera cróTenía el escritor cuarenta años nica del viaje. 15 de abril, entrevista con Prat de la Riba. cuando quiso exponer en la letra 1913. Serie de artículos en los que acuña para la posteridad el impresa de un diario, quizás como concepto Generación del 98 medio más divulgativo, el análisis 1914. Corresponsal en París. Informa sobre la primera moviüde las razones que llevaron a la zación de la guerra europea del 14. creación del grupo y lo que repre 1963. Se publican sus últimos artículos. sentaba como renacimiento Parece más que conveniente reproducirlos como paso ineludible al un pequeño filósofo fue no sólo las crónicas que envió desde Catacomienzo de un año en el que se uno de los primeros redactores de luña en 1906, adonde viajó para celebra el centenario del 898. ABC, sino su primer corresponsal recoger el estado de opinión de toen el extranjero. Cuando el perió- das las clases sociales sobre la dico sale a la calle como diariio cuestión catalana, una de las cróCorresponsal nacional en 1905, Azorín envía nicas se la dedicó a Prat de la Nacido en Monóvar (Ahcante) desde París la primera crónica te- Riba- autor de Compendio de la el 8 de junio de 1873, José Martí- legráfica pubhcada por un diario doctrina catalanista a quién nez Ruiz cursó sus primeros estu- español. La serie se tituló Cró- visitó en su domicilio. Dignas de dios en los Escolapios de Yecla, nica del viaje regio El escritor especial atención, también, las aunque sería Valencia la ciudad era ya un nombre conocido- crónicas escritas desde París en la que se convertiría en abo- cuando empieza a firmar en ABC, donde presencia la primera movigado. Pero su vocación estaba en pero ya queda dicho que no había lización de la Primera Guerra la Literatura hasta el punto de disfrutado de un sueldo estable Mundial Pero en fin, fue perioque en un país como el nuestro en hasta entonces. Otro grande de dista que abordó todas las parceel que sobrevivir resultaba más nuestras letras había escrito que las: entrevistas, crítica de libros, viajes, artículos... que difícil si se pretendía hacerlo escribú: en España es Uorar a base de ella, él lo consiguió. En De su integración en ABC y en Su amistad con Torcuato Luca efecto, en una entrevista publi- de Tena empezó en 1904, cuando el periodismo dan idea estas lícada en Informaciones en 1952, trabajaba junto al fundador de neas: Don Torcuato Luca de confesaba, tras alguna vacilación ABC en las probaturas tenaces Tena aparece en la Redacción desprovocada por la defensa de su in- del periódico. De su paso por él, pués de medianoche y entra en la timidad, que nunca había decla- nmnerosísimos escritos. Pero tal sala de trabajo comunal. No rado si le había sido difícü comen- vez la memoria deba detenerse en habrá existido director de periózar a ganar algún dinero, aimque admitía que la verdad es que cuando tienes vocación hteraria o artística no se piensa en él Al insistirle el periodista que sin diLa Generahdad Valenciana ha cias sobre los exponeñtes de la nero no se puede vivir... ni escribir el autor de La ruta de Don organizado una serie de activida- generación del 98. No resulta desacertado evocar Quijote admite: Es cierto. Yo no des conmemorativas que homecomencé a ganar dinero de una najearán a José Martínez Ruiz, que los maestros han recomenmanera estable y regular hasta Azorín, el escritor alicantino que dado durante décadas a sus que entré como redactor en ABC forma parte del movimiento cul- alumnos que leyeran a Azorín con don Torcuato Luca de Tena. tural surgido a finales del XIX. para aprender a escribir. De paso Antes había estado en El Globo Conferencias, actos culturales y se adentraban, al margen de sudonde una temporada hizo de re- pubhcaciones difundirán y anah- mergirse en un estilo transpadactor jefe Baroja. También había zarán la vida y la obra y la bio- rente, en un mundo diverso, ya sido redactor de El Imparcial y grafía del escritor. Entre los li- que el autor tenía interés por las del diario España Todo esto era bros que se editarán figura Va- cosas más variadas. Famosa fue su afición al cine, eventual. En cambio, el sueldo de lencia En lo que respecta a la Prensa Española ya fué cosa se- música, la Orquesta Sinfónica de hasta el punto de que llegó un gura Solía decir que todos sus Ahcante elaborará un programa momento en que no podía pasar ingresos se los había proporcio- especial basado en las obras de una tarde sin ver una película, nado su pluma y no le daba impor- músicos coetáneos del autor de mucho se habló de su pasión por tancia económica a su paso por la La ruta de don Quijote Se lle- la lectura o la conversación con subsecretaría de Instrucción Pú- varán a escena dos de sus obras amigos como Marañen. Decía blica o a su labor como diputado. más vanguardistas, Comedia que podía pasarse, sin embargo, El autor de Las confesiones de del Arte y Lo invisible Se or- seis horas mirando a la pared. ganizará una serie de conferen- Pero pensando. Azorín, periodista de ABC Azorín dico más obseso con su periódico. Don Torcuato Luca de Tena piensa en todo, lo prevé todo, lo perfecciona todo. No hay detalle en la casa, en el periódico, que escape a su mirada. Desde el tamaño de las letras, en las distintas secciones, hasta la organización del trabajo de los corresponsales, todo, todo está inspeccionado por el director. Junto a la mesa de trabajo, don Torcuato charla con los redactores. En el meñique de su mano izquierda, lleva una gruesa sortija de hierro con un fúlgido diamante: fortaleza y claridad. Y también, en los momentos delicados, me convoca a su casa. Sentado don Torcuato en sülón frailero, de anchos brazos en que apoyarse cómodamente, y sentado yo enfrente, conversamos. La idea de injusticia le exalta. Su noble ímpetu estalla en palabras enérgicas. Golpea el brazo del sillón con fuerza y su rostro se enciende. Generosidad ¡No, no! ¡Eso no puede ser- exclama- ¡Y no será! ¡No puede ser mientras yo tenga vida! ¡Antes quemo el periódico! ¡Con España no se puede jugar. Soy patriota, amo a España intensamente y pongo ese amor por encima de todo. Cual en Valencia fue maestro mío en periodismo Francisco Castell, en Madrid lo han sido Troyano. Ortega Munilla y Luca de Tena Esta semblanza fue publicada por el autor en su hbro Madrid y en ella muestra no sólo su capacidad para hablar con generosidad de las personas, sino que deja constancia del estilo que le dio justa celebridad como escritor. Melchor Fernández Almagro, en un artículo pubhcado por ABC con el título Azorín, periodista se refería al acierto del corresponsal al advertir la preferencia del Rey por la princesa Ena de Battenberg. Estas son algunas de las facetas del hombre al que hoy rinde homenaje ABC con la reproducción de un importante artículo. El segundo de la serie se pubhcará mañana y los dos restantes, el próximo domingo. Su tierra lo evoca