Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 ABC ESPECTÁCULOS Festival de Alicante MARTES 23- 9- 97 Crítica de música La JONDE debuta con sus cuatro jóvenes maestros En la jerga de esta profesión de las corcheas y los silencios, son profesores los músicos de orquesta, los que tocan sentados ante el atril, y son maestros el director y el compositor, músicos que no suenan pero que hacen sonar a los demás. Hasta ahora, la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE) era una magnífica plataforma para los jóvenes profesores desde hoy, lo es también para los nuevos maestros porque emplea desde este año a dos compositores residentes y a dos directores asistentes. Los cuatro se exhibieron en ei concierto del domingo en el Auditorio Nacional. En la primera parte, Carlos DomínguezNieto dirigió a media JONDE el estreno del Concierto para clarinete de Xavier de Paz y la Sinfonía en Re de Arriaga. Lo mejor del Concierto de original forma, me pareció la parte del solista, abundante y hermosa. Tiene una bella cadencia de la que el compositor sale muy donosamente. Tocó magistralmente Salvador Salvador, un adolescente de la JONDEque posee uno de los mejores sonidos de clarinete de España. La otra mitad de la JONDE la dirigió Lorenzo Ramos, con la Sinfonía incompleta de Schubert y el estreno del Concierto de cámara número 2 de Jesús Rueda. Muy suelto con la batuta. Ramos dirigió con reigor y con brío. Obtuvo una notable Incompleta y le dio mucha vida al estreno. La obra de Rueda suena muy bien. Su escritura aparece decantada, con ritmo poderoso y transparente armonía. Alvaro GUIBERT Estrenos absolutos de Jurado y Civilotti con la Orquesta Ciudad de Granada La Orquesta Ciudad de Granada es un buen conjunto, con calidad sonora, aptitud musical y actitud profesional y entregada. Está en buenas manos, las del maestro catalán Josep Pons, y así resulta que vienen a Alicante con dos programas endiablados y los tocan como si estuvieran haciendo su repertorio de toda la vida La primera parte del concierto del domingo se dedicó a los estrenos absolutos de las obras que el CDMC había encargado a Pilar Jurado y a Alejandro Civilotti. Yggdrasil es obra de envergadura orquestal y de una considerable ambición compositiva de la que sale más que airosa la autora, Pilar Jurado. Aunque de un solo trazo, se estructura en tres secciones cuyo curso está ordenado con la lógica más convincente, que es la que explican los sonidos por sí mismos al interrelaciOnarse y combinarse bajo una latente unidad de pensamiento. Música valiente nada mimética, sin concesiones, con nervio, espléndida. dado por la motivación de la obra, tributo a un amigo desaparecido. La página, de considerable extensión, pone en juego variantes armónicas e instrumentales para trazar su arco expresivo. Se dio como final el estreno en España de la Metáfora de la resonancia del milanos Darlo Maggi, obra que Pons y la Orquesta Ciudad de Granada estrenaron hace poco en Milán. Se trata de tres estudios orquestales de gran interés, en los que Maggi reflexiona e investiga sobre la utópica extensión en notas reales de la resonancia. La orquesta extrae consecuencias temáticas del efecto resonante de golpes de la percusión, la cual en cada uno de los movimientos es distinta y se ubica en lugar distinto. Este planteamiento, dice el maestro milanés con razón, se beneficia de la posibilidad de colocar a la orquesta en bloques más espaciados, en un escenario mayor. Cada uno de los movimientos me pareció un hallazgo, y solamente dudo (espero despejar la duda en una futura nueva audición) de si el total de la obra funciona tan bien como cada una de sus partes, pues, en definitiva, se trata de la sucesión de tres tiempos lentos, los tres de carácter repetitivo y de similar planteamiento. Como se ve, cuatro obras interesantes, sustanciosas y sutilmente diferentes, lo que otorga extraordinario mérito al trabajo de la orquesta granadina y su director: ¡Bravo! José Luis GARCÍA DEL BUSTO Impresiones para cuerda Las 4 Impresiones para cuerda de Civilotti son música introspectiva y de expresividad grave que remite a la órbita estética del expresionismo centroeuropeo de principios de siglo. Encontré su momento más bello en el emotivo y misterioso final. También incide en caracteres serios, hasta diríamos ceñudos, el Adagio para orquesta de arcos del navarro González Acilu, aunque aquí ello viene Flamenco Mario Maya: Mi homenaje a Lorca no es un pretexto, sino un acto de admiración El bailaor presenta mañana su último espectáculo en Madrid Madrid. Manuel Ríos Riiiz Mañana, en el Centro Cultural de la Villa y dentro del programa de la Temporada de Baile Español, Mario Maya, con su Compañía de Danza y Arte Flamenco, presenta y dirige su espectáculo Los flamencos bailan y cantan, a Lor- ca totalmente coreograñado por él mismo, y que ya se ha representado, entre otras ciudades, en Sevilla y Jerez. Es un homenaje que rindo a García Lorca, por quien siento una devota y profunda admiración. No es ningún pretexto, como alguien pudiera pensar. La obra de md inmortal paisano tiene un sentido estético y trágico, dramático y a la par vibrante, que se presta de una forma especial a la inspiración de los artistas gitanos. En esta ocasión he seleccionado fragmentos de sus poemas, para adaptarlos a un buen número de estilos: la caña, la soleá, los tangos, el taranto, las bulerías al golpe, las malagueñas, rondeñas, las siguiriyas, las alegrías, las bulerías festeras... buscando la cuadratura de los tercios para que el cante y el baile fluyan con los mismos compases que en las coplas tradicionales. Mario Maya, aunque nació en Córdoba, vivió desde niño en Granada y se hizo profesional desde muy joven en las cuevas del Sacromonte, para después actuar en los tablaos madrileños y formar parte del elenco de Pilar López, a la que considera su mejor maestra y la persona que le inculcó una concepción artística centrada en la responsabilidad y el amor al género: Con ella asumí la conciencia de lo que debe ser un artista en todos los órdenes reconoce, y explica: Desde entonces, eran los años cincuenta y seis y cincuenta y siete, sentí la inquietud por crear mis propias coreografías y desarrollar una línea flamenca personal. Mario Maya Los flamencos bailan y cantan a Lorca está interpretado por Belén Maya, Rafaela Carrasco, Israel Galván y Rafael Campallo, al baile; El Saranda. La Tóbala y Arcángel, al cante, con las guitarras de Pedro Sierra y Jesús Torres. Mario Maya les há inferido su particular entendimiento de las formas flamencas y la admiración por la obra lorquiana, en la que apoyan su arte. Música nueva para cuatro guitarras Al mediodía del domingo subimos al Castillo de Santa Bárbara para escuchar un recital del cuarteto guitarrístico Entrequátre, que ofrecía dos obras brasileñas y tres españolas y llevó a cabo un trabajo serio y muy musical, justamente aplaudido. Radamés Gnatalli transcribió para cuatro guitarras, y con excelente resultado, su primer Cuarteto de cuerdas. Es obra basada en el folclore, de corte neonacionalista, tan sincera y bien hecha que capta con fuerza. También hay ecos brasileños e inspiración indigenista en Uarekena página de Sergio Assad que discurre en forma rapsódica, como un pequeño y brillante poema instrumental. La Sonata de Temple de García Laborda es obra atractiva, en una línea neotonal muy de hoy, que hace sonarcon plenitud a las guitarras y trabaja al cuarteto con buen oficio camerístico. El Voyage de María Escribano es música leve que respira libertad y caüdez y pone enjuego recursos tradicionales de la guitarra, como golpes rítmicos en la caja, armónicos, rasgueado, etcétera. Y Marisa Manchado presentaba su ¿6 x 4 24? interesante obra- la de lenguaje más avanzadoen la que la autora, más que tratar al cuarteto guitarrístico como grupo de cámara, lo maneja como si fuera una agigantada guitarra de veinticuatro cuerdas sobre la que explora, sobre todo, sus posibilidades tímbricoexpresivas. J. L. G. B.