Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 ABC DEPORTES Tenis MARTES 24- 6- 97 Moya, Viloca, León y Torrens pasan a la segunda ronda de Wimbledon El joven Sergi Duran no pudo con el británico Richardson Londres. Manuel Adrio, enviado especial Con más paradas que un tren de vía estrecha, la jornada de ayer en Wimbledon se vio obligada a aplazar para hoy casi la mitad de los partidos programados. Los españoles no han sido los menos afectados, aunque a trancas y barrancas la lluvia consintió que jugasen cinco de ellos, con cuatro victorias, Moya, Viloca, Cristina Torrens y Gala León, y una derrota, Sergi Duran, un chico procedente de la previa, frente al inglés Richardson. El balance no es del todo malo, pues se le puede considerar dentro de los parámetros de un Roland Garros amigo, cuando en estas pistas se está jugando sobre hierba, una superficie bastante enemistada con las buenas costumbres de los españoles. Y la cosa resulta todavía más interesante si se considera que la derrota de Duran tampoco ha sido apabullante y que el catalán ha defendido su suerte con extraordinaria dignidad. Se advertía en él que los partidos disputados en la fase previa le habían permitido establecer buena amistad con el pasto. Richardson es un zurdo británico aficionado al servicio y volea pero aun así se iba a ver obügado a disputar un tie- break para apuntarse el primer set Sergio Duran acabaría perdiendo por preferir la línea de fondo a las alturas de la red. Había expectación por ver a Carlos Moya, el héroe del Open de Australia, en una superficie rápida como la de Wimbledon, aunque de características diferentes a la pista dura de Melbourne. Y el mallorquín no lo hizo del todo mal. Lució un gran primer servicio, estuvo muy bien en el resto, fantástico en el passing y menos bien en la volea, sorprendiendo con alguna dejada seguida de lob que mereció grandes aplausos. Bien es cierto que su rival, el americano Steve Bryan, hizo demasiadas dobles faltas además de no ser un hnce. Bryan venía de la fase previa acostumbrado a la hierba y eso le ayudó bastante. El Duque de Kent inauguró la nueva pista número 1 Londres. M. A. Con puntuahdad poco británica, a la 1,36 de la tarde, se abría para el futuro del tenis la nueva Court 1 de Wimbledon ante la admiración de los 11.432 aficionados que tuvimos la fortuna de asistir al acto. Más de 20.000 se vieron obligados a presenciarlo a través de una pantalla gigante fuera del recinto y millones desde sus casas, por televisión. John Barret, comentarista de televisión, antiguo jugador británico de Copa Davis, marido de la ex campeona de Wimbledon Angela Mortimer y persona importante en el tenis, fue maestro de ceremonias. Antes participó en un partido de dobles de prueba, correspondiéndole el honor de servir la primera bola y, detalle para la historia, cometió doble falta. El primer acto de la inauguración consistió en la sahda de 58 recogepelotas portando las banderas de cada uno de los países que participan este año en el campeonato. A continuación aparecieron diez jugadores que han ganado Wimbledon por lo menos tres veces. Sólo faltaron a la cita, de aquellos que todavía están con vida, Helen Wills, que cuenta con más de 90 años, María Ester Bueno, que tiene a su madre muy enferma, y Bjorn Borg, hombre de extraña conducta. Pero aquí estaban Louise Brough, americana, vencedora en 1948, 49, 50 y 55; Rod Laver (Aus. 61, 62, 68 y 69) Margaret Court (Aus. 63, 65 y 70) Buhe Jean King (EE. UU. 66, 67, 68, 72, 73 y 75) John Newcombe (Aus. 67, 70 y 71) Chris Evert (EE. UU. 69, 70 y 71) Martma Navratilova (EE. UU. 78, 79, 82, 83, 84, 85, 86, 87 y 90) John McEnroe (EE. UU. 81, 83 y 84) Boris Decker (Ale. 85, 86 y 89) y Pete Sampras (EE. UU. 93,94 y 95) Cada uno recibió de manos del Duque de Kent, presidente del club, una bandeja. A continuación el Duque de Kent midió la altura de la red y con estas palabras, declaro oficialmente inaugurada la Court 1 dio paso al primer partido del campeonato que se celebra en esta pista. Naturalmente los ingleses señalaron para tan excelsa ocasión a un británico, su joven esperanza Tim Henman, aunque luego el sorteo no le consintió servir la primera bola, honor que correspondería a un canadiense, Daniel Néstor, hombre poco intehgente y desconocedor de la historia. Néstor debiera haber recordado la inauguración de la pista Central de Wimbledon, en 1922, y la maravillosa actitud del inglés Leshe Godfree, que sirvió voluntariamente la primera bola contra la red corriendo luego hacia ella para guardársela como recuerdo en el bolsillo. La bola se exhibe orgullosamente como una pieza de museo en casa de la famiha Godfree. -ResultadosHombres Primera ronda: Ivanisevic (Cro. 2) a Peseariu (Rum. 6- 1, 6- 3, 6- 3; Steven (NzL) a Roux (Fra. 6- 2, 6- 2, 7- 6 (7 0) Pavel (Rum. a Dewulf (Bel. 6- 1, 4- 6, 2- 6, 6- 2, 6- 3; Richardson (GBR) a Sergi Darán, 7- 6 (7 5) 6- 3, 6- 3; Carlos Moya (10) a Bryan (EE. UU. 7- 6 (7 1) 6- 3,4- 6,6- 2; Krajicek (HoL, 4) a Craca (Ale. 7- 6 (7 5) 6- 2,6- 4; J. A. Viloca, a GoeUner (Ale. 7- 5,4- 6,7- 6 (7 5) 7- 6 (7 5) Henman (GBR. 14) a Néstor (Can. 7- 6 (13 11) 6- 1,6- 4; Mujeres Primera ronda: Splrlea (Rum. 12) a Nagyova (Eslova. 6- 1, 6- 0; M. Maleeva (Bul. a PuUln (GB) 6- 1,6- 3; Gala León, a Endo (Jap. 6- 3, 6- 3; Torrens Valero, a Pizzichini (Ita. 1- 6, 6- 3, 6- 4; Chladkova (Rch. a Klelnova (Rch. 7- 6 (7 5) 6- 4; Davenport (EE. UU. 5) a T. Jones (EE. UU. 5- 7, 6- 2, 6- 2; Majoli (Cro. 4) a Díaz (Arg. 2- 6,6- 0,6- 3; siempre acompañado por el conveniente e irrefrenable deseo de victoria. Pero ayer lo tuvo. Sobre todo al disputar los puntos siempre comphcados del tie- break Viloca sirvió bien y desde el fondo estuvo muy acertado, sin rechazar la volea cuando se hizo preciso. Ahora le corresponde vengar a Sergi Duran, pues su próximo rival será Richardson. Las chicas, bien Las chicas estuvieron muy bien. Gala León, rápida como Aquiles, concentrada y siempre con la raqueta a ras de suelo, hizo añicos las ilusiones de la japonesa Mana Endo, hquidándola en dos sets Con bolas largas y potentes, golpeando de lado a lado, la de Alcalá de Henares se clasificó para la segunda ronda, donde la espera Cristina Torrens, vencedora de Gloria Pizzichini. La itahana, la misma que tuvo a Martina Hingis al borde del k. o. en Roland Garros, estuvo insuperable en el primer set pero la consistencia de la española resultó demasiado para ella. La lluvia, tonta pero insolente, que aparecía de repente, interrumpió en cuatro ocasiones una jornada en la que los españoles parecían tener el santo de cara. Vamos a ver si hoy continúa la fiesta. Primer triunfo en hierba Moya debió haber liquidado la cuestión en el tercer set cuando estuvo por delante con 4- 2 y 0- 40, pero. se le fue el santo al cielo. Luego remató con comodidad en el cuarto, obteniendo su primer triunfo en hierba, lo que le tenía feliz. Estoy aquí para mejorar en esta superficie, pero creo que ya he hecho un buen partido El marroquí Arazi o el americano Reneberg le esperan ahora. Juan Alberto Viloca, del equipo del Pato Álvarez, ha cumphdo como los buenos al despachar al difícil alemán Marc Goellner en un largo partido, bien jugado por parte del español, que hizo alarde de su buen tenis, no Amenazas desde el cielo y la tierra Londres. M. A. Pocas veces, si alguna, Wimbledon habrá abierto sus puertas para la celebración de los Championships con tantas amenazas como en esta ocasión. El servicio meteorológico advierte que hasta mañana va a caer más agua sobre Londres de la que cayó en Madrid durante el entierro de Zafra. Y para los días sucesivos se piensa que should improve que debería mejorar, pero tampoco lo aseguran. Pero lo peor no es la lluvia, que a ella estamos acostumbrados aquí, sino las medidas de seguridad que se han adoptado por temor a posibles bombas del IRA, que podría repetir en Wimbledon la campaña de amenazas con la que tuvo en abril al Grand National sobre ascuas, obligando a aplazar del sábado al lunes la celebración de la famosa carrera. Nadie, ni los jugadores más conocidos, se libra de una inspección a fondo en sus carteras y bolsos cuando pretende entrar en el recinto, y así será durante los próximos 14 días. Ayer, de momento, tal minuciosidad provocó colas de kilómetros a la entrada y que inuchos espectadores estuvieran desde las 10 hasta más allá de las 12 esperando para entrar, haciéndolo con los partidos ya comenzados. Los británicos lo aguantaron con su flema habitual, pero muchos de los visitantes no fueron tan pacientes. Los coches son aparcados lejos del club y a la vez seriamente registrados. Además, las pistas, los paseos y lugares de recreo están bajo los ojos vigilantes de las cámaras de un circuito de vídeos. La pohcía parece tener razones para sospechar que el IRA, al contrario de lo que eran sus objetivos hasta hace un año, tiene puesta su criminal nürada en los acontecimientos deportivos de mayor popularidad en el mundo. Un atentado en Wimbledon alcanzaría una gran resonancia. i-