Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Vía Láctea La noche de las princesas N 1 i t i! L r H j- A Ici i quicrila, la piiiuosa Kíilinade HiilMai ia. Junto a i sias 1iii s. la aichicliKiuosa Catiilina do Habshiuííd V Flor de Wiiritcinbi rs con Kail Albic ilii. Abajo, a la i i ui irla, d lai (la do Orleans ton Ahaiodc Marichalai. A la dciTiha. Sahador (iiici r ero con las modelos i w inauguraron la tarta do la liosia. María José Suarc Mar Saura. Sofía Ma aíjalos. lacqueiinc de la Vega, IJibi Andcrseny Juncal l! i cio t t 1 t y 4 1 M ii í t 1 s 1 r- i 1 I. 1 i w. V NA noche para recordar. Para recordar y comparar con las próximas fiestas que se celebren en la capilal. La princesa Beatriz de Orleans hizo el más difícil todavía n la fiesta que se organizó en I club de golf de La Moraleja con el ñn de presentar el nuevo perfume de hombre, Dune, para lo que se contó con una impresionante puesta en escena en la que el modelo y ex pareja de Remedios Cervanles, Salvador Guerrero, remó n barca a la isla de las dunas 1 on el fin de volver a tierra con un frasco de este aroma. Fue os artificiales pusieron fin a- u proeza, que los invitados presenciaron desde una de las i irrazas. Y la contraseña para stos fue otra: vestir en tpjips Tena. Así llegó la mayoií ple! is invitados salvo sonadas ex epciones como es el caso de una Mar Saura en rojo ber- i iellón, una Jacqueline de la U Vega en negro aterciopelado de Carlos Arturo Zapata, una Bibí Andersen en encajes negros y malvas, una Sofía Mazagatos en azul azafata y a lo oriental estilo Galliano, una María José Suárez de bronce y marrón de Petro Valverde o una actriz que dará que hablar, Parsida Abou, de negro total. Pese a lo sonado de sus bellezas y pese a sus llamativos vestidos, la noche estuvo protagonizada por las princesas europeas que acudieron a la convocatoria, todas ellas buenas amigas de la hija de la anfitriona, Adelaida de Orleans. En la misma mesa vimos a las princesas Catalina de Habsburgo, a Kalina de Bulgaria, a Flor de Württemberg, a María Thurn and Taxis y a Adelaida de Orleans. Con ellas se sentaron Rocío Barreiros, Alvaro de Marichalar, Jaime Olarteaga, el conde de la Mortera, Karl Albrechrt, Alberto Diez de Rivera y Cari Tust von Uvede. Jóvenes, bellas y muy discretas, las princesas aguantaron sin perder la sonrisa los flashes que les lanzaron las cámaras de los reporteros y es que, quién sabe, cualquiera de ellas podría ser una buena candidata para el Príncipe de Asturias. Ante la curiosidad que despertaron fue la propia Beatriz de Orleans quien pidió paz para la mesa. Envuelta en su conjunto de pantalón blanco conio las arenas del Pacífico la princesa no quiso que sus convidadas Se sintieran incómodas y protagonizó una auténtica carrera detrás de los cámaras a los que pidió que las dejaran cenar en armonía. Logrado su cometido, la anfitriona se sentó entre Alessandro Lequio y Maurice Hachuel. En cuanto a las más elegantes de la velada, lo cierto es que el listón estaba alto. La condesa de Montarco, quien nos comentó que el próximo octubre su guapísima hija Alejandra se pone de largo en París; la embajadora de Portugal; la simpática Marina Osorio y, cómo no, la esposa del embajador de Francia en España, señora de Leclerq, que se ha convertido en una de las mujeres más admiradas por su saber estar y elegancia. Esa noche lució un vestido bordado en tonos beige que fue la envidia de muchas. También con ese colorido arenoso vimos a Ana Castor, a Simoneta Gómez Acebo con su marido José Miguel Fernández Sastrón; a Juncal Rivero, de blanco Dior... En cuanto a ellos, los padrinos del acto fueron los deportistas Jordi Paya, Jesús Rollan, Óscar Gallardo y los televisivos Jorge Juste y Jaime Bores. Beatriz CORTÁZAR y JUEVES 22- 5- 97 ABC 129