Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 29- 4- 97 ESPECTÁCULOS ABC Pág. 95 Veinte años cantando el más bello poema de amor Amando Prada celebra mañana en Segovia el aniversario del Cántico espiritual y la próxima semana se presentará en Madrid con el recital Ti- es poetas Madrid. Carlos Galindo Del 6 al 11 de mayo, el cantautor berciano de esta poetísima trinidad del siglo XX: García Amando Prada volverá a presentarse en Ma- Lorca, Cunqueiro y García Calvo como declara drid, en el Círculo de Bellas Artes, y recuperará, a ABC. Pero será mañana miércoles cuando celecon su nuevo espectáculo, a tres poetas con los bre los veinte años del Cántico espiritual de que realiza un recorrido musical por los versos San Juan de la Cruz con un recital en Segovia. Al margen de esta próxima es- con intención de cantar el poema hecho lo mismo con estos tres tancia madrileña, Amando Prada completo, y en 1977 estrenaba la poetas. Al ñnal cuando estos tres adelanta a mañana miércoles la nueva versión en la iglesia romá- poetas desembocan en el corazón celebración del vigésimo aniver- nica de San Juan de los Caballe- del oyente, ya no sabe uno si el sario del estreno del Cántico es- ros, rodeado de amigos, un Sá- agua de ese cauce venía del Sil, piritual de San Juan de la Cruz, bado de Gloria y con un frío secu- del Miño o del Burbia... el agua con un concierto que ofrecerá en lar... El primero de junio de ese Hega al mar, pues lo que importa la iglesia de San Millán, de Sego- mismo año grabé el disco. es que fecunde el ánimo, el covia, ya que ñie precisamente en la razón y el pensamiento. Y con el iglesia de San Juan de los Caballepiano, que incorporo, vienen esas ...Y la poesía del siglo XX ros de la capital castellana donde canciones con las que les pienso lo estrenó en abril de 1977. El Pero serán tres poetas, que han hacer justicia. Y vuelvo a la Sala Cántico el poema de amor más marcado su recorrido musical en Fernando Rojas, del Círculo de hermoso que se ha escrito en len- sus comienzos a principios de la Bellas Artes, lugar del que tengo gua casteñana y que estaba espe- década de los 70 y cuyos poemas tan buenos recuerdos, y donde rando a alguien para que lo can- ha grabado a lo largo de este allá en 1991 ya estuve también tase, me ha dado muchas alegrias tiempo, los que integran su nuevo con Cántico a lo largo de estos veinte años y espectáculo. De Lorca y sus So- Hay poesía y hay poetas que me la vuelve a dar con esta cele- netos y Gacelas he elegido la pa- son imperecederos. ¿Recupera su bración sión; de Cunqueiro y sus Damas poesía para actualizar su reperto Empecé a componer la música e cabaleiros la ternura de un rio... o a los poetas? -Son poetas que tienen su recodel Cántico espiritual en 1971, mago; y de García Calvo y sus al poco tiempo de llegar de París Canciones y soliloquios la ne- nocida vaha y no necesitan que yo- comenta el cantautor- De su gra flor del pensamiento que él si- les cante para recordarles. Cunqueiro puede ser el menos conolectura en silencio surgió la tenta- gue regando cido como poeta. Sin embargo, ción musical. Y caí en ella: me- ¿Por qué esta recuperación? propuse cantar el Cántico En- La verdad es que me encuen- siempre dijo que de lo que estaba abril de 1972 presentaba una pri- tro con una bodega llena de reser- más orgulloso de su obra era de su mera versión para voz, guitarra y vas. Y al igual que las grandes bo- poesía. Advertía que muchos de violonchelo. Viviendo en Segovia, degas hacen mezclas para elabo- sus personajes y situaciones estaya en 1975, retomé la composición rar sus mejores vinos, yo he ban ya plasmados en los poemas Amánelo Prada que previamente él había escrito. También se quejaba de la poca difusión que tenían sus poemas. En 1985, mientras componía la música de Los sonetos del amor oscuro de Lorca, se me colaban las canciones de Cunqueiro. Y mientras la música de los Sonetos era fruto de muchas vueltas; las melodías de Cunqueiro nacían como por generación espontánea, porque nacen de las cantigas Siendo tan distintas unas de otras, nacieron casi a la vez. A García Calvo- continúa- lo conocí en París. Nuestra amistad se afianzó enseguida y hoy la mantenemos por nuestra afición a la poesía cantada. Él, como poeta, era partidario de que la poesía fuera dicha, recitada, cantada, para que saliera del libro, del libro considerado como una jaula, que muchas veces pesa como una losa literaria sobre la poesía... Ópera Botero alimenta a La hija del regimiento El extraordinario sabor de boca que dejasen las últimas representaciones madrileñas de la ópera de Donizetti, con Alfredo Kraus y June Anderson como protagonistas, no se ha empañado tras las que ahora tienen lugar en la Zarzuela. Cualquier primer teatro del mundo estaría orgulloso de una producción con su nivel global. Todo funciona y funciona bien. Gran parte del mérito proviene del trabajo conjunto Botero- Sagi, El primero presta sus polémicos conceptos pictórico- escultóricos para alimentar toda la obra. Los decorados engordan hasta en el más mínimo detalle, como las patas del piano del segundo acto. Una enorme escultura, típica del artista colombiano, preside la escena en el primer acto: una plaza que, dadas las reducidas dimensiones del escenario del teatro, queda un tanto agobiada. Esa misma escultura es vista después desde el gran ventanal del caserón de la marquesa, ubicada transitoriamente en el propio pueblo. Los divertidos ñgurines que orondean las formas de los intérpretes y la viveza de todo el colorido ayudan a resaltar el carácter cómico de una obra donizettiana que no deja de ser menor. Emilio Sagi maneja esta estupenda materia prima con gran desenvoltura, encontrando y aprovechando el sentido de cada pieza. Cualquiera puede darse cuenta que él ha sido el primero en pasárselo bien con La hija del regimiento y eso se transmite al público. Alguna sobreactuación, en especial en la lección de canto, sería no obstante susceptible de moderación. El director italiano Stefano Ranzani confirmó ampliamente la buena impresión que dejase en las Fedoras liceístas o en la Tosca ovetense. En la Sinfónica de Madrid hubo detalles magníficos, pero sobre todo empaste y una coherencia conceptual en lo musical que discurría paralela a la escénica. Y el coro del Teatro de la Zarzuela se superó también respecto a otras intervenciones en la presente temporada. Rockewell Blake quizá posea una voz de timbre no especialmente agraciado y potencia algo corta, pero desde luego ningún otro tenor de su repertorio posee una técnica similar. Una técnica de apabullar, tanto como lo es la de Alfredo Kraus. Los nueve does salieron sin esfuerzo alguno. No sorprenderia que Blake alcanzase el mi bemol. Si en la cavatina deslumhró por esa encomiable destreza, otro tanto consiguió en el Pour me rapprocher de Marie por musicalidad. Si las ovaciones no alcanzaron el nivel que logra Kraus fue sin duda por las dos características apuntadas al inicio del párrafo. Compartir protagonismo junto a un monstruo como el tenor de Pittsburgh y más encarnar a todo personaje que da título a una ópera supone un gran reto. Angeles Blancas, hija del matrimonio Gulín- Blancas, había cantado ya la Marie en Córdoba, La Coruña y Bilbao, pero en Madrid la abordó como si la hubiese paseado por todo el mundo. Al dominio de la escena se unió el de la vocaüdad. Mucho ha ganado en volumen y técnica en muy pocos años. Tanto como para poderla augurar una brillante carrera internacional. Las sopranos ligeras son la cuerda más abundante, pero son muchas menos las que reúnen la potencia, la musicalidad y la presencia de la curiosamente nacida en Munich. Si era de esperar que resolviese con acierto las páginas de coloratura, supuso una agradable revelación su interpretación del n faut partir Perfecta de afinación, cuadratura y sentimiento para el momento más bello de la partitura. Un instante mágico, quizá el único de la obra, en que Donizetti anticipó su locura y se creyó Bellini. Viorica Cortez y Michel Trempont prestaron veteranía y experiencia en sus papeles y ninguno de los personajes secundarios deslució el nivel. Un claro triunfo y una amena velada que se recomienda vivamente a los crios en su segundo reparto. El fenómeno Botero les encantará y hallará en ellos poco caldo de cultivo para la crítica fácil y oportunista. Una buena ocasión para ir creado el público del futuro. Gonzalo ALONSO