Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 4- 4- 97 OPINIÓN ABC Pág. 21 LAS ELECCIONES BRITÁNICAS A campaña electoral a b i e r t a en el R e i n o Unido, con vistas a las elecciones del primero de mayo, ha alcanzado su punto culminante con la publicación de los programas políticos de conservadores y laboristas alrededor de los cuales los candidatos de los dos grandes partidos tratarán de convencer al electorado de las ventajas que el ciudadano puede obtener al elegir con su voto al diputado, de la circunscripción de turno. Después de dieciocho años de gobiernos conservadores la erosión del poder y las dificultades internas de los tories h a n t e r m i n a d o p o r ofrecer eii los sondeos una importante ventaja a Tony Blair, el dinámico líder laborista, que, según las; diferentes encuestas, ofrecen márgenes favorables al laborismo oscilantes entre un 14 ó un 22 por ciento aunque el comienzo de la campaña sobre el terreno pueda reducir las diferencias previstas por los Institutos de opinión. La sorprendente anomalía sociológica q u e ofrece la campaña electoral británica rompe todas las lógicas de previsión porque el partido que parece condenado a perder, gobierna en Gran Bretaña con indiscutible éxito económico afirmado cada día en las estadísticas. E x c e dente en la balanza de pagos, inflación contenida al ejemplar jiivel del 2,5 por ciento, mientras el índice de paro ofrece un 6,5 por ciento, una de las mejores cifras disponibles en la Unión E u r o p e a (UE) que apenas alcanza la mitad del desempleo padecido por Francia o Alemania. La lista de datos favorables se repite en todos los capítulos de la agenda económica sin excepción alguna, pero, sin embargo, el electorado no parece dispuesto a premiar al excelente gestor que ha sido John Major al que, en buena lógica, deberían ofrecer la oportunidad de continuar al frente de un gobierno capaz de garantizar la prosperidad. Contradicción que los politólogos tendrán ocasión de analizar como fenómeno intelectualmente incomprensible si realmente en mayo Tony Blair es proclamamado coino primer ministro. Major p r e s e n t a su p r o g r a m a bajo el eslogan de Lograr que el Reino Unido sea el país donde mejor se viva y Tony Blair le r e s ponde: Votar al nuevo laborismo, porque el Reino Unido merece algo mejor El conservador dice que rebajará los impuestos y los laboristas se limitan a prometer que no los subirán aunque quieren multiplicar el presupuesto destinado a la educación. Los unos ponen en duda las cifras de los o t r o s y, en el fondo, se compruelDa con cierto asombro que el programa laborista ha enterrado todas las viejas ilusiones socialistas para ofrecer un manifiesto bastante emparentado con una buena parte del programa de Margaret Thatcher. Pero dieciocho años de poder, una serie de escándalos con protagonistas torios y la propia división del partido conservador sobre el capital problema de la UE pueden desbaratar el viejo precepto de que ganan las elecciones los buenos administradores. Major ha hecho todo lo que pudo pero estaba demasiado solo y en estos momentos, su victoria entraría en el terreno del rnilagro. MARIONETAS CONTRA GUIÜÍOL y y i j i L h u m o r h a c e paa- i riente a la verdad de la m e n t i r a dejó dicho Ramón Gómez de la Serna. Pero cuando se r e c u r r e a unos realistas muñecos de látex, apenas caricaturescamente estilizados, para hacerles decir cuanto conviene al antojo de sus guionistas manipuladores- h a r t o más manipuladores en rigor que los esforzados trabajadores encargados de prestar movimiento a los m u ñ e c o s- deberíamos concluir que este singular género de humor televisivo es un deliberado secuaz de la mentira; de la mentira orientada y sistemática al servicio de la más burda propaganda política. Nunca nos permitiríamos escribir algo que, ni de lejos, p u d i e r a ser i n t e r p r e t a d o como reproche al legítimo ejercicio de la libertad de expresión. Salvaguardados otros valores- como el de la protección a la infancia- cada cual es libre de elegir entre el muy surtido menú de bazofias con el que compiten ardorosámente televisiones públicas y privadas, sugiriéndonos, de paso, amargas reflexiones sobre el paladar intelectual y moral de una sociedad capaz de consumir, sin vómito, tamañas dosis de estiércol. Pero esta respetuosa actitud no nos exime de indentificar por su nombre a los distintos productos que se nos ofrecen y delatar ante el consumidor su auténtica naturaleza. Llamar folletín a lo que pretenden vendernos como melodrama; pornografía, cuando lo es, a lo que se expende como erotismo; teratofilia a la supuesta audacia provocativa; o, como en el caso que nos ocupa, abyecto panfleto a lo que el acosado multintiedia que lo produce quiere exhibir como ocurrente sátira política. Los quilates del humor se calibran por el d e s a p e g o frente a uno mismo; por la capacidad de tomar al autor como diana de sus propias invectivas. Nada más lejano de los maniqueos títeres de la televisión de pago que nos ocupa que descargan siempre sobre los mismos la fiereza de sus cachiporras con monótona reiteración. Las bromas blancas, los delicados pellizcos de monja, con los que se obsequia a Chaves, Serra o Borrell- y no digamos la panfila hagiografía de González- se contrapone a la insania de mostrar a todos los p e r s o n a j e s de la d e r e c h a como un coro de mentecatos o analfabetos. El prestigio de Spitting images no se fundamentó tanto en su devastadora iconoclastia sino en su impecable neutralidad. Satirizaba, por igual, a tirios y a troyanos. Por el c o n t r a r i o el burdo remedo carpetovetónico que conocen los espectadores de la televisión de pago bien pudiera venir sellado con el copyright de la calle Gobelas o de cualquier otro oscuro laboratorio del agit- prop socialista. El sectarismo del prograrria es tan manifiesto que su difusión resultaría más adecuada como animación telonera de un mitin electoral del PSOE que como espectáculo abierto para todos los públicos. Denunciada la manipulación, es la hora de apelar a la Hbertad de expresión y replicar con un contraguiñol objetivo y contundente, no manipulado, a la intoxicación de estas noticias del guiñol al servicio exclusivo de los intereses de Felipe González. ANARQUÍA SEXUAL el desbarajuste que se puede producir con motivo de la hecho, ANTEayerinminentelegalización de lasdeparejas de la voz deantici pada por el municipio coruñés Cambre, la Iglesia se ha alzado cargada de sensatez. No se trata, ha dicho el arzobispo de Santiago, a cuya diócesis pertenece el pueblo citado, de conculcar los derechos de nadie, ni de ir contra el sano pluralismo propio de una sociedad no confesional. Se trata, por el contrario, de tener el suficiente sentido común como para no catalogar de derecho lo que, según el prelado, no es más que un ejercicio de anarquía sexual Por la, vía del todo vale caminamos hacia la justificación de lo injustificable. Si vale todo se terminará por imponer la ley del más fuerte, la aceptación como legalmente permitido del tirón del bolso a la señora anciana tanto como del tiro en la nuca al guardia civil. Porque no todo es lo mismo, hay que saber decir no a- lo que no tiene categoría para ser calificado de derecho por muy progresista que a algunos les parezca. r Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Direptor LUIS MARÍA ANSON Director Adjunto FRANCISCO GIMÉNEZ- ALEMÁN Subdirectores J. Vifa, S. Gástelo, J. Javaloyes, J. Amado, T. Cuesta, E. Contreras, B. Berasátegui ABC Jefes de Redacción: A. A. González, R. Gutiérrez, V, A, Pérez (Continuidad) J, A, Áivarez- Gundín fCultura- Comunicación) J, C, Azcue (E, Especiales) A. Fernández (Economía) M, A, Flores (Edición Gráfica) C, Maribona (Edición) C, Navascüés (Madrid) E. Ortego (Deportes) L. I, Parada (Opinión) R. Pérez- Maura (Internacional) L. Prados (Edición) F, Rubio (ilustración) A, Semprún (Sociedad) J. A. Sentís (Nacional) J A. Vera (Delegaciones) J. t fl. Zuloaga ¡Investigación) Secciones: Manuel Calderón (ABC de las Artes) Nuria Azancot (ABC Literario) J. C, Valero (Cataluña) J M, Fdez, Rúa (Ciencia) R, Rey. J, Espejo (Confección) S. (Suijarro (Cultura- Comunicación) J, G, Calero (Cultura) A. Puerta (Delegaciones) J. C. Diez (Deportes) I. Serrano (Sociedad- Ecología) J L G- Besada (Economía) T, H. Demichell (Espectáculos) J García (Gráfica) M. Salvatierra (Internaclonai) G, Alonso (ABC de la Música) M. Abizanda (Nacional) E. R. Marchante (ABC del Ocio) S. Martín (Religión) E. L Palomera (Sanidad) A. Grado (Sociedad Educación) R. Domínguez (Sucesos) M, Tourón (Televisión) V. ¿abala de la Serna (Toros) M. Peral (tribunales) Prensa Española, S. A. Consejero Delegado: Jesús Fernández- Miranda Director General: José Manuel Muriel Directores: S. Barreno (Técnico y Nuevos Proyectos) C. Conde (Personal) J. Quesada (Publicidad) J. M. Martín (Distribución) A, García (Financiero) V. Peña (Informática y Organización) E. Marzal (C. de Gestión) A, Mesa (Producción) A. de Onís (Compras) A. Domenech (Comercial) Redacción. Administración y Talleres: Juan Ignacio Luca de Tena, número 7. 28027 Madrid. Teléfono centralita: 339 90 00. Publicidad: 379 73 37. Suscripciones y coleccicnables: 379 73 37. Telefax R e d a c c i ó n 320 35 55 y 320 36 2 0 Telefax P u b l i c i d a d 339 90 5 0 A p a r t a d o 4 3 ABC e ectrónico Locaíjzacíón en Internet: hítp: www. abc. es y li P r e n s a E s o a ñ o l a S. A p A