Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 6- 3- 97 CULTURA ABC Pág. 51 Sale a la luz la gran obra secreta de Ibn Arabí Pablo Beneito presentó ayer la primera traducción al español de Los noventa y nueve más bellos nombres de Dios tras investigar en Londres y Dirquía El arabista Pablo Beneito, uno de los más destacados expertos en Ibn Arabí, ha desenterrado la gran obra secreta del místico marciano que se cobijaba en bibliotecas de Londres y Turquía. De su peregrinaje por Oriente y Occidente, Beneito ha Pablo Beneito ofrece en su traducción al español- primera que se hace de esta obra de Ibn Arabí- una lectura de los más hermosos nombres de Dios desde la perspectiva del sufismo (dimensión mística del Islam) En una tradición donde esos nombres estaban considerados como relaciones que permitían al hombre llegar a conocerse en su similitud y en su incomparabilidad, conciliando inmanencia y trascendencia, Beneito extrae en noventa y nueve capítulos la develación del significado de esas nominaciones en árabe, su secreto y misterio. A través de la revelación. Dios enseña al ser humano sus más bellos nombres para que los invoque y los rememore. -La finalidad del hombre, según la tradición sufí, consiste en conocer a Dios. Esta función cognitiva es inseparable de la realización del divino amor: Más no puede hombre alguno amar o conocer positivamente a su creador como inconcebible esencia trascendente Madrid. Antonio Astorga desvelado el misterio de los 99 más bellos nombres de Dios, su significado y su sentido en la tradición islámica. La Editora Regional de Murcia se ha volcado en el cuidado de este inédito- El secreto de los nombres de Dios presentado ayer. novado según los sufíes. No es posible la clonación. En todo caso los clónicos serían semejantes. Nunca exactamente idénticos El secreto de los nombres de Dios se presentó ayer en la Biblioteca Nacional junto a las siguientes obras, -todas publicadas por Editora Regional de Murcia en su colección Ibn A rabí Ibn Al Arabí o la Búsqueda def Azufre Rojo de Claude Addas, traducida por Alfonso Carmona; y Diván del Ópalo de Fuego de Clara Janes, prologada por Luce LópezBaralt. El acto fue presidido por la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre. En la cuna común de las tres grandes religiones del Libro París. Juan Pedro Quiñonero El rescate, edición, estudio y reinterpretación de la obra de Ibn Arabí se ha convertido en el acontecimiento internacional más importante de las últimas décadas, invitándonos a repensar su puesto en la historia espiritual de España y la civilización europea. En El Cairo, Osman Yahya prosigue su monumental tarea de rescate y edición del inmenso legado escrito del místico sufí murciano, que comporta más de cuatrocientos títulos. Esa inmesa tarea ha chocado en numerosas ocasiones con la intransigencia de los ulemas de la Universidad de Al- Azhar, y sólo consigue salir adelante gracias a la movilización permanente de la comunidad científica internacional. En Francia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, la edición, comentario y exégesis de la obra de Ibn Arabí continúa alimentando una inagotable relación de estudios que oscilan entre la revisión y el rescate. Sólo en París, en los últimos meses, se ha publicado media docena de volúmenes. Entre la más reciente y menos conocida bibliografía internacional quizá destaque el último libro de la más eminente de las grandes orientalistas alemanas, Annemarie Schimmel, que ha publicado recientemente Jesús und María in der Islamischen Mystik (Ed. Kosel) Asín Palacios fue el primero en subrayar la importancia de la figura de Jesús y María en la obra de los grandes místicos musulmanes. Pedro Sainz Rodríguez insistió con cierta vehemencia en ese aspecto mal conocido y peor estudiado de la historia cultural de España. Miguel Cruz Hernández ha consagrado al problema páginas y análisis significativos. Annemarie Schimmel aporta nuevos elementos de juicio, reinstalando la obra de Ibn Arabí en una suerte de puente de civilizaciones entre el Este y el Oeste, entre el Islam y el Cristianismo. Vastísimo terreno de reflexión e investigación, sólo muy parcialmente inexplorado en nuestra cultura. La figura patriarcal del orientalismo alemán nos invita hoy a repensar esa dimensión de la obra del místico sufí murciano a la luz de la actualidad diplomática más incendiaria: el diálogo entre Israel y el pueblo palestino, el imprescindible diálogo entre musulmanes, judíos y cristianos, para intentar hacer avanzar la aventura de la paz en la cuna común de las tres grandes religiones del Libro. Tolerante pero no clónico Pablo Beneito, que hace dos años rescató otra de las obras capitales de Ibn Arabí- Las contemplaciones de los misterios explica que estos más bellos nombres de Dios presentan una comprensión global de la cultura islámica. Sostiene el arabista que Ibn Arabí nos susurra unos secretos sobre la idea de belleza, de bien, de gracia y de todos los atributos divinos que permiten al lector hacerse una idea de la cultura islámica y de su dimensión mística ¿Por qué unos nombres de Dios en la tradición islámica? ¿Cuál es su importancia? Beneito ejemplifica unos precedentes de las cultura hebrea y cristiana, Y cita a Raimundo Lulio, con sus Els cents noms de Deus tratado del que reivindica una urgente versión al español, y Fray Luis de León, con Los nombres de Cristo Beneito señala que, hasta ahora, los nombres de Dios estaban revestidos de una teología discursiva dentro de la tradición islámica: En el sufí se dice que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, a imagen del cristianismo. ¿En qué consiste esta imagen? AI conocer y realizar los nombres njn Arabí divinos y al adoptar sus características el hombre lleva a cabo su propio teomorfismo original El pensamiento de Ibn Arabí está de tolerante, pero no clónica, actualidad. Pablo Beneito observa que el legado sufí concibe el cosmos como teofanía (la manifestación de los efectos de los nombres de Dios) Ibn Arabí sentenciaba que lo que se percibe son los lugares de manifestación de los efectos de los nombres y que las teofanías nunca se repiten: Es decir, nos dice que en la infinita creación divina nunca hay dos cosas iguales y, por tanto, nunca existirá un clónico. A cada instante, todo es re- La mística de Internet Beneito subraya que Ibn Arabí ofrece grandes lecciones para la tolerancia. Entendía el sufí que toda creencia respondía a una realidad y profesaba un enorme respeto a la diversidad de creencias: La obra de Ibn Arabí responde a un conocimiento del hombre y de la realidad Como la de Internet y su mística, a la que ya se puede acceder desde la clave: http: www. ibnarabisociety. org Es decir, Ibn Arabí, con toda su mística. En el nombre de... Muhyi- I- Din (Ibn) (al- Arabí (Murcia, 1165- Damasco, 1240 d. C. máximo exponente de las ciencias del sufismo, dedicó tres tratados al comentario de los nombres de Dios. En el que ahora sale a la luz por vez primera Ibn Arabí presenta de forma metódica el significado de los Más Bellos Nombres de Dios desde tres estadios: la necesidad la realización y la adopción de sus cualidades por parte del ser humano. Posiblemente redactada en AlAndalus, en su época de juventud, Pablo Beneito subraya el carácter de coherencia eterna de su pensamiento: Su temática es una constante. Arabí no cambia su manera de pensar El arabista ha desempolvado cinco manuscritos en Turquía y uno en Gran Bretaña para rescatar a Ibn Arabí en el nombre de... Al- Rahman: El omnicompasivo. Al- Latif: El sutü. Al- Quddus: El sublime, el santísimo. Al- Wadud: El constante en su amor, el fiel de amor. Al- Mu min: El fidedigno. Al- Muhaymin: El protector. Al- Yamil: El hermoso. Al- Muhyi: El vivificador. Al- Hadi: El guía. Al- Sabur: El paciente. Al- Qayyum: El subsistente. Al- Malik: El rey soberano. Al- Haqq: El verdadero. Al- Wahid: El único. Al- Alin: El omnisciente. Al- Karim: El generoso. Al- Nur: La luz. Al- Salam: La paz. Son algunos de los Más Bellos Nombres de Dios El gran secreto del sufí ha sido revelado.