Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 19- 12- 96 CULTURA ABC Pág. 55 Francisco Rico presenta el facsímil del Lazarillo de Barcarrota la edición más antigua conocida El académico deduce que la primera se publicó en 1553, antes de lo que se cree Madrid. Antonio Astorga El académico Francisco Rico presentó ayer el extremeña. Ese Lazarillo vería la luz tras el facsímil del Lazarillo de Barcarrota la edición martillazo de un albañil que se afanaba en reformás antigua conocida del inmortal libro, que se mar una habitación. Al estudiarlo, Rico deduce cobijaba abrazada a otros tesoros bibliográficos que la primera edición de Lazarillo está muy deí XVI en el doblado de una casa de la localidad cercana a 1553, un año antes de lo que se cree. de Lazarillo de Tormes: y de sus Francisco Rico estableció una fortunas y adversidades hace un serie de hipótesis a raíz del análiaño- aunque fuera rescatado de sis del Lazarillo de Barcarrota su encierro por la pericia de un alposiblemente la segunda edición baññ irnos meses antes- ha publide la obra. Recalcó que el manuscado 500 ejemplares, numerados, crito, -impreso en Medina del en edición facsimilar y 1.000 en Campo, confirma que de él arranrústica. Ante el éxito y expectacan y derivan cuantas publicacioción logrados, va a sacarse una nes posteriores conocemos. Insisnueva edición. tió en que pudieron existir otras tres ediciones del mismo año, 1553, publicadas en Burgos, AlEl precursor de Lázaro calá y Amberes. El Lazarillo de El presidente extremeño, Juan Barcarrota que ha conseguido Carlos Rodríguez Ibarra, el conla Junta de Extremadura tras sejero de Cultura, Francisco abonar quince millones a los Muñoz Ramírez y el alcalde de dueños de la casa de Barcarrota Barcarrota, Santiago Cuadrado, donde se escondía, revela que toapadrinaron la presentación en das las impresiones se hicieron sociedad del tesoro bibliográfico. deprisa y corriendo: la proporción Francisco Rico Ibarra se mostró orgulloso de que de erratas es abundante. Pero su éxito fue fulminante. ron muy fatigadas por los dedos el ejemplar pertenezca ya al Pade su propietario. Toda la obra trimonio de Extremadura ante es una carta falsa que llegó a ma- las ofertas más tentadoras que Incautado y decomisado nos de alguien que quiso publi- han cercado al manuscrito, como El académico sostuvo que el carla aprisa y corriendo dijo la de un librero sevillano que pro Lazarillo de Barcarrota retrata Rico. Lázaro de Tormes respontüa metía sesenta millones. Rodrícual un ojo fiel cómo era la edi- en su misiva a im señor de Toledo guez Ibarra llegó incluso a definir ción príncipe de la obra anónima. que se interesaba acerca de si su a Lázaro de Tormes como precurSin embargo, lo que más ocupa y señora se acostaba o no con el ar- sor de Jordi Pujol: Porque mienpreocupará a eruditos, estudiosos cipreste de San Salvador. tras el ciego comía las uvas de y amantes de la literatura medieLa Jimta de Extremadura, que dos en dos, el otro callaba porque val sigue sin desvelarse: la verdad sacó a la luz el hallazgo de La vida las tomaba de tres en tres y misterio de su autor. Nunca sabremos quién fue puntualizó Francisco Rico. Gracias al Lazarillo de Barcarrota conocemos que la primera edición no tenía puntuación. Que llegó a la imprenta casi por sorpresa. Que los Madrid. S. C. arcaísmos están insertados de La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando inauguró modo deliberado. ayer la exposición que reúne la obra galardonada con el XI pre ¿Cómo llegó este Lazarillo a mio BMW de pintura, Presencias de Aitor Sarasqueta, junto a Barcarrota? Tal vez por el celo de las diez Medallas de Honor y una selección de veintiocho artistas. un comisario de abastos, picaro y distraído, que se quedó con la El pasado 24 de octubre, un ju- eco figurativo y su equilibrio obra incautada tiempo antes a un rado presidido por Ramón Gon- La Infanta Doña Elena entregó librero sevillano. Lo que sí es zález de Amezúa e integrado por en noviembre el premio y las verídico es que el Lazarillo fue Carlos Luis Álvarez, Mario An- diez Medallas de Honor- Martín emparedado- bien recubierto en tolín, Francisco Echauz, Manuel Ballesteros, Enrique Bofí, José un pergamino con motivos musi- Augusto García Vínolas, José A. Cátala, Joaquín Millán, Salvacales- junto a otras joyas bi- María González Cuasante, Luis dor Montó, José M. Nuñez, Ribliográficas del siglo XVI por te- González Seara, Francesc Mira- cardo Sánchez, Joaquín Ureña, mor a las turbas inquisitoriales. lies, Agustín Redondela, Juan Julio Vaquero y Gloria VázquezEl Lazarillo era una obra expre- Tomás de Salas, José Luis Sán- en un acto celebrado en el Audisamente prohibida pero inofen- chez, Ángel Sánchez Harguin- torio Nacional. siva, explicó Francisco Rico. El dey, Hennirig Wegener, Enrique Ayer se inauguró en la Real académico entiende que esta se- Ybarra, Emilio González Nava- Academia de Bellas Artes la exgunda edición aparecería en Sevi- rro y el director de ABC, Luis posición que reúne las obras galla envuelta entre las novedades María Anson, decidió conceder lardonadas, junto a una selecde un librero, que sufrió el deco- el XI premio BMW de pintura ción de los trabajos de veintiomiso de sus obras y que se quedó- dotado con cinco millones de cho artistas. El acto estuvo con el Lazarillo para uso perso- pesetas- al artista guipuzcoano presidido por el director de la nal antes de que le fuera incau- Aitor Sarasqueta, de 34 años, por Real Academia de Bellas Artes, tado. su obra Presencias Ramón González de Amezúa y el Rico deduce que las hojas del El jurado destacó de ella la presidente de BMW Ibérica, Lazarillo de Barcarrota no fue- abstracción lírica, con un cierto Hans Koudella. Caluroso homenaje a Rafael Lapesa en la Residencia Madrid. I. Lerma Lo recibieron entre aplausos y lo despidieron con más aplausos. Esto es lo que le sucedió al académico Rafael Lapesa en el homenaje que se le rindió ayer en la Residencia de Estudiantes. Llegó, escuchó con serenidad e intentó hablar, abrumado por los elogios, tan distantes de mi pobre realidad según el filólogo, que está a punto de cumplir 89 años. Los que le rodeaban no pensaban como él. Le estaban acompañando Diego Catalán, Alvaro Galmés, Emilio Lorenzo, Francisco Marcos Marín, Francisco Márquez Villanueva, Fernando Rodríguez Lafuente, que leyó una carta de la ministra Esperanza Aguirre, y José García Velasco, director de la Residencia y organizador del acto, que leyó un mensaje del director del CSIC, César Nombela. Lapesa, alumno de Menéndez Pidal en el Centro de Estudios Históricos y de Américo Castro, es un cerro, testigo de la meseta castellana tal y como le definió Diego Catalán, que a pesar de estar en la cima, nunca se ha creído en lo alto Todos los presentes ha tenido un contacto académico con Lapesa: bien como alumnos, como ayudantes en la cátedra o porque les ha dirigido la tesis doctoral. Desde entonces han mantenido buenas relaciones con su maestro. Cada uno le ve su manera: como etimologista y lexicógrafo Alvaro Galmés, como maestro ejemplar y guía Emilio Lorenzo, que le conoce desde hace 64 años. Marcos Marín fue breve pero contundente: Quien ha tenido la fortuna de mirar hacia usted, ya no ha necesitado mirar hacia otra parte Márquez Villanueva quiso agradecerle su manual de Historia de la Lengua un descanso tanto para el alumno como para el profesor y destacar lo difícil que es investigar la cultura hispana porque no hay materiales, lo cual hace todavía más vaüosa la labor de este científico de la Lengua. Rafael Lapesa tomó la palabra al final del acto para agradecer tantas palabras amables. El académico se siente con afán e ilusión de seguir contribuyendo al estudio, a la indagación de la Historia de la Lengua y la Literatura Española No tuvo inconveniente en explicar sus proyectos: varios übros que ya esta preparando. Son De Berceo a Jorge Guillen la publicación de su tesis doctoral Dialecto en Asturias Occidental durante la Edad Media y de sus discursos en el Colegio Libre de Eméritos. Inaugurada la exposición del XI premio BMW de pintura