Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 10- 12- 96 CULTURA ABC Póg. 53 Muere a los setenta y seis años Julio Gano Lasso, el arquitecto del racionalismo 1 académico de Bellas Artes fue enterrado ayer en Torrelodones El arquitecto y académico de Bellas Artes Julio Cano Lasso fue enterrado ayer en Torrelodones tras fallecer el sábado en Madrid a causa de una neumonía a sus 76 años. Medalla de oro de la Arquitectura, premio Antonio Camuñas, autor Nacido en Madrid el 30 de octubre de 1920, Julio Cano Lasso se tituló en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid en 1949 con el premio extraordinario de fin de carrera Carmen del Río Durante nueve años fue profesor de la asignatura de proyectos. En 1951 obtuvo el título de técnico urbanista y en 1962 el de doctor arquitecto. Ha trabajado también como arquitecto asesor de la Dirección General de Urbanismo. En 1987 obtuvo el premio Antonio Camuñas de Arquitectura en su segunda edición (La Fimdación Antonio Camuñas ha editado el libro Cano Lasso, arquitecto que reúne su obra más reciente) Un año después se realizó una exposición de su obra en el Centro Cultural Conde Duque, de Madrid, en la que destacó una maqueta en corcho de la biblioteca de Teherán y una selección de apuntes y dibujos de diversas localidades españolas. Madrid. S. C. de obras como la transformación del hospital Real de Santiago de Compostela en hostal de los Reyes Católicos, Cano Lasso pertenecía a la generación del racionalismo que buscaba el servicio a la sociedad frente al exhibicionismo les, Molezún y Fernández Alba, siempre ejerció como profesional libre. Ha realizado obras de naturaleza muy diversa, como la estación de comunicaciones vía satélite de Buitrago, las instalaciones científicas en Torrejón y Madrid, las Universidades laborales de Almería, Orense y Albacete, centros de formación profesional en Vitoria, Pamplona y Salamanca, el edificio Social de la Caja de Ahorros de Cuenca, viviendas en Madrid, Badajoz y Santiago de Compostela, el Auditorio de Galicia en Santiago y la transformacición en Hotel de los Reyes Católicos del Hospital Real de Santiago de Compostela. arquitecto del pabellón en desacuerdo con la Expo tras aducir que los criterios expositivos habían entrado en contradicción con los arquitectónicos. Es lo mismo que si te encargan una casa para que viva una famüia y luego quieren meter una manada de elefantes Entendía que el Pabellón de España sería una caricatura del original. Mientras el edificio original estaba concebido como un patio andaluz moderno, de ambiente sosegado, ahora será una cosa multitudinaria, dominada por luces, colores y sonidos de multimedias se lamentaba. Julio Cano Lasso Marcos en Toledo y el tercer premio en el Museo de San Isidro, en Madrid. Asimismo obtuvo los premios de la Bienal de Buenos Aires y de la Crítica de la capital argentina. También fueron galardonados sus siguientes proyectos: adaptación a Parador de Turismo del Castillo de Cuenca, en colaboración con un grupo de jóvenes arquitectos y alumnos; sede central de la Compañía Telefónica Nacional de España en Fuentelarreina, en colaboración con J. A. Ridruejo; parque del Paseo de Merchán, en Toledo; parque de Palomarejos en Toledo y estación de Anoeta en San Sebastián. El arquitecto resumía así su visión sobre los conceptos claves de la arquitectura moderna: Deberíamos hacemos una pregimta: ¿qué es realmente modernidad? Las modas arquitectónicas, la superficiaüdad en torno a temas como el post- modern son piruetas, hojarasca que empaña lo esencial... Utopía y fantasía Julio Cano Lasso se definía como un arquitecto utópico y fantasioso que quería recuperar el sentido humano e histórico de las ciudades, respetando su entorno y su paisaje. El pasado año se publicó el libro La ciudad y el paisaje que recoge sus dibujos sobre los aspectos urbanísticos de las zonas históricas de Madrid, Toledo, Salamanca, Santiago de Compostela, Cuenca y Segovia. También se ha editado Conversaciones con un arquitecto del pasado o diálogo de la Técnica y el Espíritu Miembro de la llamada generación racionalista junto a Sáenz de Oiza, Cabrero, Corra- Más de cien concursos Ha participado a lo largo de su vida profesional en más de un centenar de concursos en los que ha obtenido varios premios: entre ellos, los primeros premios en los del Cauce del Turia, Faros de Punta Beca, en Canarias y de la Fachada al Mar de La Coruña. Entre las menciones más recientes destacan los accésits en los concursos de La Vaguada, en Madrid, en colaboración con Diego Cano Pintos; el concurso del Palacio de Exposiciones y Congresos en Salamanca, el segundo premio en la restauración de la iglesia de San ejas ciudades El 5 de febrero de 1990 fue elegido miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando para ocupar la vacante que produjo el fallecimiento de Femando García Mercada. Un año después, bajo el título Nuestras viejas ciudades leyó su discurso de ingreso en el que defendía que las ciudades históricas no deben mantenerse aisladas del acontecer cotidiano, como si fueran museos, pero tampoco pueden incorporarse a la vida moderna, ante los problemas funcionales que plantean En 1991 recibió la medalla de oro de la arquitectiu: a. Julio Cano Lasso realizó el proyecto del pabellón de España de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, en colaboración con sus hijos Diego y Gonzalo Cano Pintos y los también arquitectos Ignacio Isasi y Vicente González- LaguUlo. La maqueta, que ganó el concurso de ideas, consistía en un palacio andaluz de arquitectura moderna en el que se mezclaban los elementos de inspiración árabe con la tecnología más avanzada. Sin embargo. Cano Lasso dimitió como Amor a la naturaleza Sobre el material, confesaba que cuando optaba por la elección de un material lo hacía fríamente, atendiendo a razones tan diversas como entorno y ambiente, carácter del edificio, economía, medios y tecnología disponible... Siento amor y respeto por la naturaleza- reconocía el arquitecto- y me gusta la arquitectura que se incorpora a ella con naturalidad. Me muevo por impulsos de la emoción y el sentimiento, pero procuro encauzarlos mediante una actitud racional Cano Lasso reconoció la influencia que recibió de la arquitectura italiana de la época de Mussolini: Terragni. Libera, Vaccaro o Moretti. Pero también se sentía atraído por la poética de Dudok y en general por la escuela de Amsterdam. Procuró ser realista, pero sin desdeñar el pensamiento utópico que nos marca horizontes lejanos que caminar Sencillo maestro J ULIO Cano Lasso. La Parca nos ha robado la figura entrañable de tan sencillo maestro. Suenan vivas las palabras que sobre él escribiera en su día Fullaondo: En el caso de Julio Cano Lasso, contemplamos la actuación sosegada del arquitecto que, sin intervenir directamente en toda la agitada controversia de los últimos veinte años, ha conseguido serenamente transcribir muchas de las coordenadas que han ido configurando- y de hecho lo siguen haciendonuestro panorama Julio Cano Lasso nos ha dejado su vida y su obra, que constituyen para el mundo de la arquitectura todo un ejemplo. Quiero recordar en este momento sus siguientes palabras: Mi ambiente de trabajo. Cuatro paredes blancas. Cancelas de hierro. Un patio en el que crece un álamo de hojas plateadas. Licinias, lilos, parras... Ganó todos los premios y los conciursos que quiso. Pero apenas se le notaba. Todo un ejemplo. Francisco J. SÁENZ DE OIZA