Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 31- 10- 96 ESPECTÁCULOS ABC Pág. 91 Mis amigos Tomás Marco, Rafael Pérez Sierra y Luciano García Lorenzo me han traicionado Adolfo Marsillach respira por la herida antes de decir adiós Adolfo Marsillach presentaba ayer a los medios de comunicación El sí de las niñas de Moratln, con dirección de Miguel Narros que se estrena hoy ien el teatro de la Comedia como compañía invitada. Dentro de la naturalidad que le caracte- ¿Qué ha sentido al presentar este último montaje antes de su despedida como director de la Compañía de Teatro Clásico? -Como desde hace seis meses sé que terminó el 31 de diciembre, ya estaba acostumbrado. No he sentido nada especial, ya que todavía me queda una rueda de prensa en Madrid para presentar La vida es sueño que, precisamente, en Barcelona ha agotado todas las localidades para las representaciones previstas. ¿Qué problemas surgieron para que cesara? -Eso habría que preguntárselo al INAEM que tendrá su propia versión. Yo tengo una carta con fecha de 20 de junio de 1996 en la que el señor Marco me ofrece, como máximo, continuar hasta junio de 1997, lo cual para mí no tenía mucho sentido porque no llegaba ni al Festival de Almagro, del próximo año. Es decir, que tenía que hacer una programación que no iba a llevar a la práctica, o- por lo menos en uno de sus montajes. Y como eso no me permitía ni terminar mi contrato, que finalizaba a finales del 97, pensé que era mejor terminar cuanto antes, para no prolongar, asi lo dije de palabra y por escrito, una agonía innecesaria. Madrid. Carlos Galindo riza, Marsillach quiso hacer también algunas puntualizaciones sobre su marcha de la Compañía y de su sucesor. Tomás Marco, Rafael Pérez Sierra y Luciano García Lorenzo, a los que consideraba mis amigos, me han traicionado -Han corrido rumores de que usted no quería irse porque tenía un contrato bastante interesante... por no decir bündado... -No, no hay ningún contrato blindado, puesto que es un contrato en el que había una cláusula de extinción en la que se estipulaba que la Administración o yo mismo podríamos dar aviso de su rescisión seis meses antes de su término. Seis meses es lo razonable. ¡Cómo iba a irme yo antes de seis meses si todavía tengo El misántropo en gira al igual que La vida es sueño que tiene que venir a Madrid! Si eso es blindaje, lo es de sentido común. ¿No coincidía su línea de trabajo con las ideas de los nuevos directores del INAEM? -Creo que ha sido fundamentalmente un problema personal. Yo hice campaña en las últimas elecciones a favor del Partido Socialista a pesar de que no soy militante, aunque no oculto mi simpatía hacía ese partido, y he dicho algunas frases que comprendo que hayan podido herir a algunos dirigentes del Partido Popular. Por ejemplo dije que si la derecha ganaba las elecciones me marchaba en un minuto Naturalmente me refería a un minuto metafórico, porque no me podía marchar, por razones contractuales, en un minuto. Comprendo perfectamente que yo no sea una persona especialmente grata, no al PP en general, que eso sería una vanidad por mi parte afirmarlo, sino algunas personas de ese partido. Y lo entiendo; no hay ningún otro problema. Lo que no entiendo es que eso no se quiera admitir, que se intente disimular la verdad y parezca que soy yo el que de una forma intemperante se va. No. Son dos cosas diferentes: á algunas personas destacadas o líderes del PP no les apetece trabajar conmigo y posiblemente a mí tampoco con ellos. Sustitución -También ha declarado que se enteró por la prensa del nombramiento de Rafael Pérez Sierra como su sustituto ¿Le sorprendió ese nombre? -Me sorprendió que tres supuestos amigos como Tomás Marco, Rafael Pérez Sierra y Luciano García Lorenzo no fueran capaces de comunicármelo. Me enteré por ABC estando en Murcia. Es verdad que estaba citado ese día, al igual que ya había habido una cita anterior, y se me citó media hora antes de empezar Adolfo Marsillach la reunión del Patronato del Festival de Almagro. Es igual. Para mí era tan desagradable enterarme por un periódico como enterarme media hora antes de la reunión del Patronato. Me duele la traición de esos tres, insisto en el término, supuestos amigos, porque evidentemente no lo son y ahora entiendo que nunca han sido mis amigos. Ninguno de los tres. Y eso es triste. -Ahora que deja este cargo público tendrá más tiempo para dirigir y para actuar, cosa que no ha hecho durante este tiempo. -He tenido la decencia, cosa que tampoco se me ha reconocido, de no actuar nunca en esta compañía. Y tenía una cláusula de mi contrato que decía exactamente que podía actuar siempre que quisiese cobrando la misma cantidad que el actor mejor pagado en el montaje. Y jamás he utilizado esa cláusula. Cuando estuve en el Centro Dramático Nacional también podía dirigir y nunca lo hice... Lo único que me gustaría es que se reconocieran algunos gestos honestos que me parece que he tenido. Crítica -M ú s i c a clásica- Les Luthiers: una excursión a la felicidad Titulo: Unen canto con humor Autores e intérpretes: Les Luthiers (Carlos López Pnccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovlch) Palacio de Congresos y Exposiciones, Tomo prestado para el título de este comentario una frase de mi colega argentino Ernesto Schóo reproducida por Les Luthiers entre la parafernalia periodística promocional que incluyen en el programa de mano de su último espectáculo. Una velada con Les Luthiers es siempre, sí, una excursión a la felicidad, un pasatiempo adictivo contagioso y absolutamente impostergable. Prueba de ello es que desde hace semanas se han agotado las localidades para todas las funciones que este grupo musigenial ha programado en Madrid con Unen canto con humor su último invento escénico en el que, una vez más, pellizcan las nalgas a doña Solemnidad, hacen trizas de convenciones sociales y lugares comunes, y zurran la badana a la cursilería que suele acompañar a productos y ambientes que se agazapan tras la etiqueta de ÍUItiu- al. Abren su espectáculo con El regreso del indio canción de aires andinos con indescriptible traducción simultánea al francés y en la que rinden expreso homenaje a Tip y Coll. Pasan revista después a la vida y obra de un inefable cantautor, Manuel Darío, cuyas canciones tristes hacen llorar y las alegres... también visitan las filosofías orientales de la mano del venerable Sali Baba; se introducen en los movedizos y candongos territorios del merengue para averiguar que el negro quiere bailar; se van de procesión con música de tarantela para postrarse a los pies de San Ictícola de los Peces; vuelven a zambullirse en el re- pertorio inagotable del gran Johan Sebastian Mastropiero, recibido con una enorme ovación, para interpretar su memorable A la playa con Mariana balada ecológica; se mecen a los sones de Perdónala magistral bolero de celos y traición, y abren una ventana a lo esotérico con sus Fronteras de la Ciencia Impelidos por los aplausos del respetable, ofrecieron un feroz y regocijante estrambote de sesgo político con un mitin del candidato Ortega. Una velada completa, que incluyó la presentación de dos nuevos instrumentos informales: el bajobarriltono y el ferrocaliope (hay que verlos, cualquier descripción sería apenas un pálido reflejo de sus características) Les Luthiers están en plena forma. J. L GARCÍA GARZÓN El Concierto de la Almudena un homenaje a Madrid Madrid. S. E. Con motivo de la festividad de la Virgen de la Almudena, el Ayuntamiento de Madrid, en co- V laboración con Unión Penosa, ha organizado el Concierto de la Almudena que tendrá lugar en el Auditorio Nacional el próximo día 5 (a las 22.30 horas) con la participación dé la Orquesta Sinfónica de Galicia, dirigida por Uwe Mund, y del pianista Barry Douglas como soüsta. Este homenaje a Madrid incluye también la convocatoria, el próximo año, del I Premio de Composición Musical Virgen de la Almudena, cuya obra premiada será estrenada cada año en el Concierto. El galardón destacará el trabajo de un composi- tor sobre un tema que deberá estar relacionado con Madrid.