Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABC RELIGIÓN DOMINGO 13- 10- 96 La ciencia confirma que el Evangelio se Nueva York. Juan Vicente Boo den más credibilidad para sus ideas que para el testimonio preLos avíuices técnicos en papirología- el estudio de papiros- han vio de otras personas. El año 1835 abrió la polémica sobre el supermitido cerrar siglo y medio de polémica sobre el origen de los puesto carácter tardío de esos cuatro libros. El año 1996 la cierra Evangelios. Una vez más, la arqueología pura y simple viene a con la datación alrededor del año 60 de la copia más antigua: un confirmar hechos históricos puestos en duda por autores que pi- texto de San Mateo, cuyos fragmentos se conservan en Oxford. Los arqueólogos han termi- porque su corazón estaba embo- de Oxford, sentaron las bases empeño obsesivo de ciertos propara el descubrimiento de su co- fesores encumbrados por negar nado por encontrar la ciudad de tado La ofensiva moderna contra la lega protestante alemán Carsten la historicidad de los EvangeUós. Gennesaret, destruida por los romanos en su campaña contra la historicidad de los Evangelios P. Thiede, director del Instituto El papirólogo germano acude insurrección judía del año 66, en fue desatada por David Friedrich de Investigación Epistemológica a toda la panopHa de disciplinas el lugar donde la situaba el evan- Strauss en 1835 con su Vida de Fundamental de Paderborn, -epigrafía, arqueología, paleogelio de San Marcos. Fue precisa- Jesús título que emplearía de quien les rinde homenaje en su grafía, filología griega, entre mente el nombre de esa ciudad, nuevo el catóhco francés Emest libro Testigo ocular de Jesús otras- y añade los nuevos instruvisible en un fragmento de los Renán en 1863 para avanzar las publicado en Nueva York por mentos de precisión como los mimanuscritos de Qumran, lo que mismas conclusiones El escri- Doubleday y en Francia por Laf- croscopios electrónicos del Defont. Según partamento Forense de la Policía permitió al papirólogo español turista protesadelantó en la nacional Israeíí en Jerusalén o el José O Callaghan identificar el tante de matexto: era de San Marcos, capí- yor influencia Tanto en Oxford como Tercera de microscopio tomográfico confor ABC el acadé- cal epifluorescente por láser- patulo 6, versículos 52 y 53. Como en nuestro simico Eduardo tentado junto con el biólogo GeRudolf en Qumram se han las cavernas de los esenios en glo, García de En- org Masuch- que permite ver Qumran fueron abandonadas en B u l t m a n n concluyó que encontrado papiros con terría, su lec- hasta veinte capas distintas en el un avatar preciso de esa misma guerra, la conclusión era evi- no sabemos fragmentos de San tura es un ver- manuscrito, sacando a la luz tradadero placer zos invisibles al ojo humano. dente: las copias del Evangelio prácticamente intelectual y nada sobre la en griego de Marcos circulaban Marcos. Los métodos espiritual entre las comunidades cristianas vida o la persoBarcelona nalidad de de datación más antes del año 68. La nueva Jesús ya que datación del Carsten llega a las primeras modernos certifican Papiro del conclusión Thiede el Papirouna firme: del Los expertos, en contra fuentes cristiaMagdalen Co- Magdalen y el Papiro de Barceque se escribieron en llege de Ox- lona pertenecen al mismo códice nas no tenían Como suele suceder, un buen interés en esas ford, alrede- del Evangelio de San Mateo en número de expertos en Sagrada torno a los años 60 Escritura se negaron a recono- materias los Evangeüos fueron dor del año 60 en lugar del siglo griego, copiado á mano alredecer el hallazgo de José O Callag- escritos mucho más tarde para tercero o cuarto como se dor del año 60 o quizá antes. había dictaminado en 1901 a su han en 1972 por una razón muy idealizar una leyenda. Como los acontecimientos de sencilla: llevaban muchos años Para no ser menos, algunos ex- llegada a Oxford procedente de la Pasión ocurrieron alrededor repitiendo que los Evangelios no pertos dieron todavía otro paso, Luxor en el Alto Egipto, fue un del año 30 y la versión griega es fueron escritos- como indica el el último posible, afirmando que auténtico mazazo en el mundo posterior a la original en aratexto- por testigos oculares sino Jesucristo no existió: es una fi- académico anglicano y protes- meo, no hay duda de que los lecque serían tradiciones recopila- gura creada posteriormente por tante en general. La noticia del tores contemporáneos de Mateo das y embellecidas mucho más la Iglesia. La ignorancia, cuanto- Times de Londres en la Navi- incluían miles de los testigos dad de 1994, provocó una cascada oculares de la predicación y tarde para su uso en la cateque- más profunda, más atrevida. sis. No eran los primeros escéptiLos papirólogos españoles de rechazos inmediatos. Al cabo muerte de Jesucristo, así como cos. Irónicamente, ese versículo José O CaÜaghan y Ramón Roca- de año y medio, la respuesta de una minoría muy especial: los de San Marcos se refiere a un Puig, quien se dio cuenta de que Thiede, publicando en detalle testigos de su resurrección problema de incredulidad entre el fragmento de la Fundación sus métodos de análisis, ha ve- puesto que, según escribió San los propios discípulos: No San Lucas Evangelista era her- nido a ilustrar tanto la pericia Pablo en el año 57 a los cristianos habían entendido lo de los panes mano del de Magdalen College del papirólogo alemán como el de Corinto, se apareció a Cefas Un jesuíta español, pionero en Roma. Pedro Corral Un fragmento de papiro del tamaño de un sello de correos hizo célebre hace veinte años al bibliólogo José O Cálaghan. Aquel papiro, fechado en tomo al año 50 d. C, fue identificado por este jesuíta español como un pasaje del Evangelio de Marcos. A su madrugadora tesis, que provocó un terremoto en los estudios del Nuevo Testamento, se ha unido este año la del alemán Thiede, descubridor de un fragmento de San Mateo del año 60. El jesuíta catalán José O Callaghan, que heredó de su padre irlandés el recio apellido gaélico, hizo su revolucionario hallazgo en 1972, cuando se encontraba en Roma, como profesor del Instituto Bíbüco de la Universidad Gregoriana. El fragmento de papiro por él estudiado procedía de las cuevas de Qumram, a orillas del Mar Muerto, en donde a mediados de este siglo fueron hallados los célebres manuscritos conservados por la secta de los esenios. El papiro es el denominado 7 Q 5 y se encuentra en Israeljunto con los manuscritos hallados en las cuevas del Mar Muerto. Tiene el tamaño de un sello de correos y sobre su datación no existen dudas: es del año 50 después de Cristo expUca a ABC el padre O Callaghan, hoy profesor emérito del Instituto Bíbücó. texto corresponden esas pocas palabras al momento inexistentes. Tres meses de trabajo después el padre O Callaghan había resuelto el acertijo. Ahora no lo recuerdo bien, pero las probabilidades de errorde mi transcripción, según el cálculo que me hizo el matemático Alberto Dou, son de uno contra 36.000 billones. El pasaje que yo había identificado pertenecía al Evangeüo de San Marcos, del capítulo 6, versículos 52 y 53 relata el bibhólogo. Es el momento justamente después de que Jesús ha caminado sobre las aguas para alcanzar la barca de los apóstoles, durante la tempestad en el lago Tiberiades. El hecho de ser un fragmento narrativo del Evangelio fue un dato muy importante, porque si hubiera sido doctrinal lo fácil habría sido adjudicárselo a los esenios dice. Pero no es de los esenios, sino del relato evangélico de Marcos. ¿Cómo es posible que un papiro de Qumram del año 50 de nuestra era contenga un pasaje del Nuevo Testamento si los más antiguos papiros que se con- Datación neutral Los especialistas habían datado aquel papiro minúsculo sin saber de qué se trataba, por lo que era todavía un fragmento por explorar, con todos los elementos para desper tar la curiosidad de un bibüólogo. El papiro contenía solamente veinte letras en griego, dispuestas en una escritura horizontal a la manera de la scripto continua esto es, que no existe separación entre las palabras ni entre las letras afirma O Callaghan. Su transcripción era todo un desafío, pero no para él, un especialista en descifrar estos crucigramas y desentrañar no sólo a cuáles palabras pertenecen aquellos pocos signos, sino también a qué líneas de