Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 24 DE SEPTIEMBRE 1996 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUGA DE TENA E ido un día de agosto de Olimpia a Bassa, en las montañas de Figalia, entrando en Arcadia, a ver el templo de Apolo Protector: uno de los más espléndidos que quedan en Con nosotros estaban Federico Krutwig pie en Grecia. Iba en un cochecito alquila- Sagredo y Juan José Pujana (que fue do con José Luis Navarro, antiguo miembro de nuestro Senado) vascos y alumno mío y catedrático de Instituto, vasquistas, no profesionales del Griego, cuyo entusiasmo en la puesta en esceña pero furiosamente filohelenos (Pujana ha por sus alumnos de obras teatrales grie- traducido a Platón y feofrasto al eusgas y en enseñarles Grecia no tiene par. kera) Cuando los demás hablábamos o Antes de Bassa entramos en el pequeño leíamos en Griego moderno, ellos lo havillorrio de Andritsena, donde la Guía cían en el clásico (y se atraían las iras de Azul señalaba una antigua iglesia bizan- los griegos por la famosa cuestión de la tina. Para verla hicimos una subida pro- pronunciación erasmiana) pia de escaladores. Hablaban de sus gestiones cerca del Y la vieja iglesia la había arruinado un Parlamento europeo para que promoviera terremoto: la había reemplazado una la enseñanza del Griego y no se quedara nueva carente de interés. Pero el santo en las vacas, los peces, viñas y tomates era el mismo: San Terapón, venido de Chi- (no a nuestro favor, precisamente) pre, santo médico que en cierto modo susPujana y Navarro recordaban aquel mitituía a Apolo. Maldijimos el tiempo per- rificó Preuniversitario que yo expliqué y dido y las agujetas, pero pusimos dos ve- -ellos estudiaron y al que debían sus entulas al santo. Nos lo recompenso, ya se siasmos: un Preuniversitario con Homeverá. ro, Virgilio y Góngora. Llorábamos la de- Sólo después visitamos a Apolo: su tem- cadencia de la Enseñanza Media, la alta plo dórico hermoso, obra de Ictino, el ar- Enseñanza Media, en toda Europa, mienquitecto del Partenón. Pero al que han tras proliferaban la elemental y la espemetido en una carpa de circo o en un pre- cializada. Y nuestras desgracias con la servativo, con perdón, para preservarlo LOGSE y demás (en realidad, desde la Ley de los males ambientales. Nos dejó entre de Educación del 70) Y presagiábamos el exaltados y deprimidos, temiendo que fruto que de ello saldría con el tiempo. cualquier día nos metan al Partenón o al No es lo malo- decía Pujana- que vengaAcueducto de Segovia, pongo por caso, en mos del mono, lo malo es que vamos al mono un parejo artilugio, Pero he de comenzar por el comienzo. Yo les contaba, a mi vez, mis gestiones Me he pasado el verano saltando de Espa- con el Ministerio y cómo veía al Partido ña a Grecia. En julio, al Seminario de Bel- Popular lleno de excelentes intenciones, fos para profesores españoles, donde hici- pero tímido. ¿Miedo a incomodar á sus somos el manifiesto de que dio cuenta este cios catalanes, cuyo plan de Enseñanzas periódico (parece que ha hecho escuela) Medias no es el que habrían querido los En agosto, a Olimpia. En septiembre, a ítaca, al Simposio sobre la Odisea. Fue única la reunión de Olimpia: un Congreso para el uso internacional del Griego como primera lengua de la Unión Europea. Empresa un tanto quijotesca, pero entrañable, promovida por los griegos, que eran casi todos. Cantamos el papel cultural, a través de cuatro milenios, de la lengua griega, la lengua que (directamente o a través de la latina) a todas ha penetrado. Nuestros alfabetos derivan del Griego, éste conformó nuestra sintaxis literaria, éste nos trajo millares de palabras de cultura que siguen llegándonos cada día y son imitadas de mil modos. Hasta hacer que nuestras lenguas europeas y, en realidad, todas las lenguas del mundo hoy día, sean un semigriego o un criptogriego. Y casi todos nuestros géneros literarios son griegos y su vocabulario, griego. 1 435 53 35- 902 118 118 Lloramos por el poco aprecio por el í Brighton Goya n 7,1 Planta Griego en muchas partes. ABC DOMICILIO SOCIAL J. I. LUCA DE TENA, 7 28027- MADRID DL: M- r 3- 58. PAGS. 136 H SANTERAPONO CONVERSACIONES EN OLIMPIA idiomas profesores catalanes que estuvieron con nosotros en Belfos? ¡Y Cataluña es el país con más tradición griega y latina de España! ¿O sería miedo a la reacción de los socialistas o de los sindicatos o de los beneficiados por la demagogia de la reforma? En realidad, me da lá impresión de que muchos de ellos van estando de vuelta de la tal Reforma. Creo, de verdad, que se podría llegar a un acuerdo honorable: hoy hablar a favor de las Humanidades se ha puesto de moda, pero hay que concretar de una vez. Confío en que Esperanza Aguirre, que es una mujer de empuje, coja ese toro por los cuernos. Como las toreadoras de Creta. El igualitarismo educativo por lo bajo, decía yo, es a la larga tan dañino como el igualitarismo económico por lo bajo. Muchos no se dan cuenta de lo que significan esos programas o currículos de una elementalidad ridicula, como son los de la EGB ¿o le han cambiado el riombre? y la ESO ¡eso! De la falta de la Historia de España, de la Historia y Literatura Universales, del Latín. Del Griego ya ni hablo. Es la hora del pedagogismo: toman a los mayores por niños y a los niños por tontos, traumatizan al que es inteligente, que se ve frustrado en ese ambiente. Eso sí, con libros llenos de atractivos colorines, pero de escasa sustancia. El daño llega luego a la Universidad y a la Sociedad toda. Yo no diría que esto sea progresista. Estas eran las conversaciones de Olimpia. ¿Serían dignas de un diálogo a la manera clásica? El tema lo merece, quizá nosotros no estuviéramos a su altura, quizá faltaran otros interlocutores. Pero déjenme contarles nuestro viaje. Era en uri pequeño chismito monín (no digo la marca) bueno para lucirlo en la Gran Vía o en la carretera de La Coruña, pero no para las infames carreteras del Peloponeso y las mantas de agua que nos caían encima. A duras penas atravesaba las torrenteras que cruzaban la carretera, se salía de las curvas. Por fin, tras una de ellas camino del palacio del rey Néstor, se puso a danzar bajo la Uuvia y se fue hacia un olivo centenario. Poético sin duda, pero en lugar nada afortunado para nosotros. Nos vi en el hospital, vi en el aire (en doble sentido) mi avión. Pero a diez centímetros del tronco San Terapón puso su mano y no pasó nada, salvo el reventón de una rueda. Nos pagaba nuestras velas. ¿O fue. Apolo Protector, San Apolo, el que salvó a los de Figalia de la peste? En fin, allí quedamos dos helenistas vivos, para incordio de los sucesivos Ministerios de Educación. Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española