Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 20- 8- 96 NACIONAL El pasado dia 11, vándalos proetarras atacaron con piedras y botellas la casa de la familia Baleztena en la localidad navarra de Leiza; Los radicales arrancaron una bandera española de la fachada y la quemaron ABC 2 1 La familia denuncia la actitud del alcalde, de la coalición proetarra, y el párroco de la localidad durante los incidentes, pues permanecieron impasibles y no hicieron nada por evitar la agresión la convivencia es muy bonita, aunque votes distinto no pasa nada. Se sale de allí se toman unos tragos y no pasa nada. E incluso hay uno de HB que me dice, mira lo que más vale de ti es que eres coherente Zubítur también cree que el ataque con piedras y botellas y el intento de echar la puerta abajo fue obra de jóvenes de fuera venidos de Pamplona y de Guipúzcoa. Uno de ellos fue expulsado por particulares este jueves pasado. Se le acusaba de indeseable al haberse identificado como uno de los participantes en el ataque a Petroenea. Era navarro- dice el concejal- pero no de raza vasca. Eso es lo triste que gritan ¡Gora Euskadi! y luego no son vascos. Ya le dije: que un cerdo aunque nazca en un gallinero siempre será un cerdo ¿por qué estáis diciendo viva las gallinas? A ese le echamos particularmente nosotros, que yo también estoy respaldado, que también tengo gente a mi lado, gente de bien del pueblo cios, tu vida, a tus hijos que necesitan relacionarse con el resto de los niños y les van a hacer la vida imposible El párroco y el alcalde Por su parte, el concejal de Unión Independiente de Leiza que ayudó a la familia en el ataque ha recibido también muestras de apoyo desde Madrid; Sevilla, Valencia, Álava y Marbella. Sin embargo, ambos creen que, en general, la Prensa ha tratado los hechos de forma sensacionalista y que los fotógrafos han olvidado positivar las fotos de la agresión contra Rosario Baleztena, la quema de una bandera española y el intento de asalto de un hogar particular ante la pasividad del alcalde y el párroco de la localidad, quien, según Silvestre Zubítur, media hora antes, nos dijo en el sermón que los políticos tenemos que poner la paz, que la paz para arriba y para abajo, no paraba de nombrarla y cuando salió, estuvo en todos los actos, no hizo nada ni le dijo nada al alcalde. Porque si uno de los dos hubiese ido donde los jóvenes, aunque no les hubiesen hecho caso, habrían cumplido Ahí está lo malo- interviene Silvia Baleztena- que como ciudadano te encuentras con una impotencia terrible. Sin amparo alguno. Ahí tenemos a la parlamentaria Asun Apezíeguia, ¿qué le pasa? que está sola, y a ese concejal guipuzcoano de Eusko Alkartasuna que ha tenido que dejar su puesto. La libertad de expresión brilla por su ausencia Y nuestros gobernadores- añade después Silvestre Zubítur- como si no estuvieran, porque si hay una ley tenemos que acatarla todos. La bandera española tiene que estar ondeando en el Ayuntamiento y no sólo la ikurriña y la navarra, que están todo el año en su mástil. Eso es anticonstitucional e ilegal y alguien debería ocuparse de que no fuese así La historia se repite Los Baleztena han sido a lo largo de la historia blanco de numerosos ataques porque simbolizan el carlismo, en la figura de su tío Joaquín, presidente del consejo de Administración del periódico El Pensamiento Navarro y durante la guerra, jefe regional carlista de Navarra, a quien se le encomendó dar la orden del comienzo de la guerra para los carlistas en la Comunidad Foral. Con anterioridad la casa Baleztena de Pamplona había sufrido un ataque. Cuando se instauró la República en España, -ilustra Silvia- alguien que servía en la casa (situada en frente de la diputación de Navarra) abrió la puerta y lanzaron un bidón de gasolina y lo prendieron fuego. El fuego subió aprovechando el hueco de las escaleras. La familia tuvo que huir hacia el tejado y pasar a la casa de al lado. Mi madre estaba embarazada, llegó una ambulancia, la gente se arremolinaba en la puerta, cuando la sacaron en camilla dijo no queréis Baleztena pues aquí viene uno más En esa casa tenemos un oratorio dedicado a la Dolorosa. Cuando estaban todos en el tejado, una de mis tías se acordó de la imagen y bajó corriendo a por ella. La sacaron y al saUr al hueco de las escaleras, bajó una ráfaga de aire y sacó el fuego hacia la calle. Para nosotros fue un milagro, para otros, una corriente de aire que cortó la chimenea. El gobernador civil no actuó, el gobernador militar le amenazó con sacar al Ejército por lo que el primero mandó a dos policías a caballo y la chusma se dispersó. Vinieron los bom. beros y apagaron el fuego. El gobernador civil denunció a nuestra familia como personas non gratas y fueron detenidos a Comisaría. A su paso la gente gritaba mueran los capetos nuestro tío Joaquín el hermano mayor, alquiló una casa en San Sebastián hasta que pudimos volver a Pamplona Las casas de los Baleztena pueden considerarse como unos verdaderos museos. La biblioteca que tienen en Leiza fue centro del entramado carlista en la Guerra Civil y anteriormente refugio y hospital de viejos combatientes carlistas como el general Teodoro Rada Radica en 1876. En tono de humor Silvia bromea respecto al semblante de Zubítur tengo una fotografía que se parece a tí. Voy a poner una foto tuya junto a él y desde ahora será el segundo Radica Un ejemplo Silvia quiere dejar claro que Silvestre Zubítur acudió a la casa en su defensa no como concejal sino como amigo de la familia y que al dar la cara ha arriesgado mucho. Este hombre se ha expuesto mucho: él y su familia, su negocio y su manera de vivir. Porque vive en un sitio muy peligroso y no. es para que lo califiquen como escopeta nacional y lo tomen en broma ni a risa. Es para descubrirse ante su valentía, porque hoy en día en San Sebastián ¿qué solución han puesto? Suspender la procesión. En otro sitio, lo mismo; en Pamplona, sin ir más lejos, suspendieron el Riau- Riau en las fiestas de San Fermín de este año A Silvia Balextena le parece cínico el hecho de que el alcalde se plantee sancionar al concejal por lo de la carabina de perdigones. ¿Cómo puede denunciar al alcalde a un señor con una carabina, que es el primer regalo importante que se les da a los niños, para que rompan todos los cristales de la vecindad y algún pajarito? Un alcalde que no protesta ante las balas de Parabellun que matan a la gente, las bombas de goma 2, que pueden matar a más de cien personas, que deshacen edificios. Un alcalde que es incapaz de condenar estas actuaciones ¿puede llamar la atención de este concejal? La guerra de las banderas que ha hecho famosa por unas horas a Leiza parece haberse olvidado una semana después del alboroto. Las reacciones negativas están aún por conocerse, pero las positivas ya se conocen y han sido muchas. Silvia Baleztena ha recibido muchas llamadas de apoyo y solidaridad desde todos los puntos de España, y cita entre ellas a gente guipuzcoana sensacional, para descubrirse. Los pobres lo están pasando muy mal, no pueden dar la cara, tienen sus negocios, su vida y ellos saben dónde hacerles daño. Yo al concejal le dije no salgas porque tu vives en Léiza. Nosotros sólo pasamos las vacaciones aquí y nos marchamos a Pamplona, pero tú vives aquí tú tienes tus nego- EAHOio mim mi s Esmm I Cerrado Domingos aeAgosto) O J O Vía de Servicio cosladá- San Fernando c Otra. Barcelona, Km. 12.300 Tel. 747 47 36 I TA L I A N O ISTITUTO ITALIANO DI CULTURA MATRICULA ABIERTA PARA LOS CURSOS DE SEPTIEMBRE MAYOR 86, 28013 M A D R I D T E L S 542 76 84- 5 5 9 75 68 De 10 a 13,30 h o r a s