Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Pág. 82 SUCESOS SÁBADO 22- á- 96 Otra viuda negra sembraba la muerte en flospitalet Envenenó a cuatro personas y lo intentó con otras tres, que por fortuna lograron salvarse Una mujer bajita, analfabeta, poco agraciada, estrábica y deslenguada. Margarita Sánchez Gutiérrez, de 42 años y conocida ya como la viuda negra o lady veneno fue detenida el pasado miércoles por la Policía acusada de envenenar a siete personas. Cuatro de ellas ffdlecieron y otras tres sobrevivieron de milagro. Entre las victimas mortales se encuentra su marido y su cuñado. El móvil es estrictamente económico. No se descartan nuevas detenciones y denimcias, ya que Margarita Sánchez había cuidado ancianos hace años. El pasado 26 de agosto de 1995, J. A. C, de 69 años y vecino de Hospitalet, ingresó inconsciente en un hospital por intoxicación de etiología desconocida Hasta entonces, el paciente gozaba de una excelente salud. Durante su internamiento, desaparecieron 500.000 pesetas de sus cuentas bancarias. Los hechos fueron denunciados. Crecía la sospecha de un posible envenenamiento con ánimo de lucro. Pero lo que la Policía no podía imaginar es que este intento de homicidio era el último de una larga serie de sucesos similares que se remontan a 1992 y que tienen como principal protagonista a Margarita Sánchez Gutiérrez, de 42 años, una mujer analfabeta, estrábica pero dotada de una gran labia, que ayudada por su hija Sonia, de dieciséis, envenenó con un fármaco a siete personas, de las cuales fallecieron cuatro. Las víctimas son su marido, su cuñado y dos vecinos, a los que robó todo su dinero Barcelona. María Jesús Cañizares mientras que su suegra, que siempre sospechó de las malas artes de la nuera, se salvó. Junto a Margarita ñie arrestada su hija Sonia, de 16 años, quien supuestamente ayudó a su madre a falsificar recetas para adquirir un fármaco que, combinado con determinadas bebidas, produce efectos letales. Pero la juez encargada del caso decidió dejarla en libertad tras tomarle declaración. se trasladó con su hija Sonia y un hijo menor de catorce años. El cambio de aires no impidió que cesara la escalada criminal. El 11 de mayo de 1993 fue hospitalizado con los mismos síntomas un vecino de las nuevas inquilinas. Vivía solo y fue hallado en coma, pero también se salvó. La víctima, de 57 años, había entablado una cierta amistad con Margarita. La Policía investiga sospechosos movimientos bancarios en la cuenta de este vecino. Una lady veneno analfabeta Barcelona. M. J. C. En el barrio la llamaban da Bizca Margarita Sánchez, nacida en Málaga hace 42 años es bajita, algo cargada de espaldas, suele llevar minifalda y dice muchas palabrotas. Disimula su estrabismo con el pelo, moreno y medio largo. No es guapa y apenas sabe leer y escribir, pero es capaz de convencer a cualquiera con su labia. Dicen las vecinas que tenía relaciones con un poücía jubilado casado. Su aspecto era el de una persona normal, pero con la palabra engañaba a cualquiera comentan. Al parecer tenía dominada a su hija Sonia, una estudiante algo gordita que tenía novio pero pocos amigos. Su madre tampoco era muy popular en el barrio. Debía dinero a todos, robaba fruta en el colmado y en la mayoría de las tiendas tenía cuentas pendientes. Muchos vecinos (ücen que, desde hace tiempo, se rumoreaba que había matado a su marido, su cuñado y a Manolo, el veciño del ático. La Policía asegura que no tiene problemas psicológicos. Yo le dije a mi madre, que tiene 84 años, que tuviera cuidado. No me fiaba comenta una vecina. Por contra, otra, que reside en el mismo inmueble de la calle Riera Blanca, que Margarita, afirma que no sospechaba nada, pero cuando a su amiga Püar la hospitalizaron, pensé que la persona que me había hablado de Margarita no estaba tan chalada Estoy viva de milagro aseguró a ABC Pilar Hinojo, de 67 años y víctima de la viuda negra Vive en edificio contiguo al de lady veneno Se enteró por la radio de la detención de la persona que intentaron matarla. Me he puesto a temblar comenta. Califica a la supuesta envenenadora como lo más peligroso del barrio. Yo creo que mataba por placer, porque, para comer, dinero no le hacía falta. El que mata a uno le da igual a matar a diez sentencia. Simuló un embarazo Mezclado con bebidas Margarita era vecina y amiga de J. A. C, a quien suministró la letal sustancia mezclada con unas bebida preparada exclusivamente para una comida en casa de la víctima a la que asistieron cinco vecinos del inmueble. Cuando el propietario de la casa comenzó a encontrarse mal y acudió la ambulancia a recogerle, Margarita aprovechó los momentos de confusión para sustraerle la cartera, en la que llevaba una cartilla, tarjetas de crédito y el número secreto, objetos que fueron hallados luego en el domiciÚo de las detenidas. La viuda negra como empieza a ser conocida la supuesta asesina, fue detenida el pasado mes de abril por este supuesto robo, pero quedó en libertad tras pasar a disposición judicial. Sorprendentemente, sólo fue interrogada por la estafa. Pero las investigaciones continuaron hasta que los agentes del Grupo de Homicidios de Barcelona y de la Comisaría de Hospitalet descubrieron la escalofriante historia de Margarita y Sonia. Hace cuatro años, la mujer residía con su marido, José Navarro Nogués, conductor del Metro, y con su suegra en Barcelona. Margarita entabló amistad con una vecina, anciana de 70 años que a pesar de su avanzada edad, gozaba de buena salud. Sin embargo, el verano de 1992, fue hallada inconsciente en su domicilio. Diez días después fallecía por intoxicación desconocida. Durante el tiempo que estuvo ingresada y con posterioridad a su muerte, fueron extraídos cerca de un millón de pesetas de sus cartillas, halladas por la Policía en poder de las inculpadas. La siguiente víctima fue el propio marido de Margarita, quien ingresó en el hospital apenas dos semanas después de que falleciera su vecina. Según las periódicas revisiones médicas a las que era sometido, estaba en plena forma. Falleció el 26 de octubre de 1992 con idénticos síntomas que el caso anterior. Elfinadotenía una plan de pensiones de siete millones de pesetas y dejó una pensión de 150.000 pesetas a su viuda. Desde la muerte del marido de Margarita, la convivencia con su suegra se hizo insostenible. La anciana, de 74 años, sospechaba de su nuera. De hecho, a lo largo de 1992, tuvo que ser ingresada hasta en cinco ocasiones también por intoxicación exógena. Sobrevivió de milagro. La mujer echó de casa a Margarita, que alquiló un piso en el número 96 de la calle Riera Blanca de Hospitalet, a donde Entre los que lograron salvar su vida se encuentra su suegra, que la echó de su casa al sospechar de ella Mientras, las deudas comenzaron a agobiar a Margarita quien, según aseguran los vecinos, Uegó a colocarse un cojín bajo la ropa para simular un embarazo y conmover al propietario del piso, quien no obstante la echó. La mujer se fue a vivir con su hermana en el mismo inmueble de la calle Riera Blanca. A su cuñado, José Aracil Pérez, de 50 años, una persona encantadora según los que le conocían, no le hizo ninguna gracia que la familia de su mujer se trasladara a su casa. Fue su sentencia de muerte... El 14 de agosto de 1993, tras cinco días de intemamiento, falleció. Durante el mes anterior, había ingresado dos veces por intoxicación. La Policía asegura que la sospechosa se apropió de todo su dinero durante los intemamientos y que utilizaron su nómina para obtener créditos de consumo en comercios. ¿Qué papel jugó la hermana de Margarita en todo esto? En el barrio hay comentarios de todo tipo. Más víctimas. El 26 de septiembre de 1995, Pilar Hinojo, ima vecina de 67 años permaneció tres días inconsciente en su casa hasta que fue hallada por su hija y fue hospitalizada el 26 de septiembre de 1995. Durante los 23 días que estuvo ingresada, desapareció dinero de su libreta de ahorros, así como joyas y otros objetos que fueron hallados en casa de la viuda negra quien falsificó documentos y utilizó el certificado de pensionista de la víctima como aval. Las dos detenidas pasaron ayer a disposición judicial, pero sólo la madre ingresó en prisión. No se descartan más arrestos ni nuevas denuncias. Ayer, precisamente, Carmen Ibáñez, esposa de un compañero de trabajo del marido de Sánchez, denunció que fue envenenada por las dos mujeres, tras conocer la noticia en televisión. Le habían dado una copa de cava y le sustrajeron joyas. Una pareja de ancianos residentes en la calle Tort de Barcelona fallecieron recientemente en extrañas circunstancias. Al parecer, Margarita Sánchez les había cuidado.