Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ABC NACIONAL VIERNES 21- 6- 96 Entrevista al ex ministro de Justicia Enrique Múgíca Reagrapar a los presos de ETA sería volver a implantar la ley de la mafia en las cárceles Los errores del Gobierno socialista fueron tres: no investigar la corrupción a tiempo, dejarse llevar por el engreimiento y distanciarse del movimiento sindical y de los intelectuales Alguien dijo de él que era como un corcho, eternamente a flote en cualquier situación. Y es cierto: pocos políticos pueden hacer gala, como Enrique Mi ca, de una capacidad de adaptación sin limites conocidos ante cualquier circunstancia. El asesinato de su hermano Femando a manos de ETA fue un golpe en el corazón, pero Aunque a veces el alma le sangre por las hechuras, la vida sigue. En cuarenta años de militancia política ha pasado por la clandestinidad, la cárcel, la oposición y el Gobierno. Y ahora, vuelta a empezar. Consciente de que no es cómodo estar en la oposición, de que está en ella en buena medida por los errores de su partido y de que lo que hay en la cúpula del PSOE son habas contadas, que dejan escaso espacio para los relevos. En esta entrevista, el veterano dirigente socialista cuenta alguna de las verdades del barquero de nuestra historia reciente. Eso sí, con suma discreción en los nombres: Yo hablo de hechos- dice- no de personas -Desde que se ha formado el nuevo Gobierno, la crispación que ha vivido el país parece haberse diluido como un azucarillo en un vaso de agua. ¿Cómo interpreta usted este fenómeno? -Aquel estado de crispación previo a las elecciones no era normal. Lo normal es lo que se corresponde con la profunda estabiüdad histórica que tiene España, su profunda consolidación democrática. Afortunadamente, aquí nadie pone en entredicho, sino que todos defienden, los supuestos fundamentales de la democracia. Por eso, en cuanto se celebran las elecciones, ya no hay motivos para mantener el esperpento de lo crispado y el país vuelve a la expresión normal de la estabilidad permanente. ¿Qué opinión le merecen las formas que ha empleado el nuevo Gobierno en su toma de poder? -Todo se puede criticar, pero cuando viene un nuevo Gobierno- y pasó cuando entramos nosotros- se modificaron comportamientos y se realizaron cambios en la Administración... Eso es normal en todo relevo democrático. Lo que no resulta normal es que cuando hay cambios de ministros en Gobiernos del mismo signo se proceda a la sustitución automática de las personas que ocupan altos cargos en los Ministerios... -Está hablando usted de los Gobiernos del PSOE... -Eso ha ocurrido alguna vez enseguida se impuso su carácter de corredor de fondo. Hoy que vuelve a hablarse de la reagrupación de presos, ni olvida ni perdona: simplemente sigue creyendo que una buena forma de debilitar al terrorismo es aplicar aquel par de fuerzas- dispersión reinserción- que instauró en su etapa de ministro de Justicia. para el partido a sentirse- al menos algunos- utilizados por éste cuando era necesario. -Del análisis que acaba de hacer, se deduce que tienen ustedes muchas cosas que cambiar. La pregunta es ¿quién va a hacerlo? Porque al frente del PSOE siguen las mismas personas, comenzando por González... -Hay que tener en cuenta la reaUdad: y es que, por una parte, el trabajo del partido ha sido activo y dinamizador en todas las elecciones, y, por otra, la personalidad del secretario general ha permitido que la derrota sea menos importante de lo que la prospectiva decía, y con eÚo legitima el papel del secretario general. -Pero ha existido una derrota. Una derrota que, mayor o menor, les ha hecho perder el poder... -Efectivamente. Y un partido político como el PSOE sólo tiene dos salidas: o ser poder o ser alternancia. El haber sido derrotados, nos obhga a corregir actitudes y comportamientos y a realizar reflexiones nuevas, para volver al poder. Y para eso no basta con que el actual Gobierno lo haga mal, o cometa imprudencias- que es importante- sino que nosotros, como oposición, debemos plantear un programa, unas expectativas que puedan ser asumidas por los ciudadanos progresistas, sean las capas trabajadoras, las clases medias, los intelectuales, los profesionales y también, por qué no, los pequeños y medianos empresarios. ¿Es posible que los hombres de siempre puedan ejecutar un programa nuevo con nuevas ideas? ¿Y por qué no? Eso, en política, es una realidad muy frecuente. Por ejemplo, el programa que llevó al poder al Partido Socialista francés en 1981 tuvo que ser revisado porque no se correspondía con las exigencias económico- sociales de Francia. En las siguientes elecciones, ganaron de nuevo los socialistas tanto las generales como las presidenciales, con un programa diferente. -En los días previos a las elecciones del 3- M, se detectó en el PSOE un run run que apostaba sí U 1 1 i) í Mi El ex ministro de Justicia dice que comenzó a percibir el engreimiento del PSOE tras la consecución de la segunda mayoría absoluta, en 1986 con los Gobiernos del PSOE. ¡Ve- la necesaria comunicación en remos si ocurre también con el sectores de trabajo del partido y PP! del Gobierno con las bases sociales que nos pusieron en el poder. ¿Cuándo comenzó usted a Los errores del PSOE percibir esa prepotencia? -Hablemos del PSOE. Usted- Podría ser a partir de 1986, que tiene la historia de este par- después de la segunda victoria tido en la cabeza y en el corazón, electoral por mayoría absoluta. y que lo ha vivido en el Gobierno- ¿También se produjo en ese y fuera del Gobierno, tendrá una momento un distanciamiento enidea clara de cuáles fueron los tre el Gobierno y el PSOE? errores que les llevaron a perder- En realidad, el distanciael poder en las urnas... miento partido- Gobierno es me- El primero de todos, no haber nos real que aparente. No ha sido sabido descubrir y atajar a tanto. El PSOE depositó una tiempo comportamientos repro- gran confianza en su principal dibables. Al menor síntoma de co- rigente, que era el jefe del Ejecurrupción, lo primero que debe ha- tivo. Confianza que pudo ser descerse es investigar desde el pro- viada en beneficio propio por alpio partido, y eso no se hizo en el gunos que no la tenían. tiempo debido. El segundo error- ¿Más errores? vino derivado de las sucesivas- El tercero: la falta de una comayorías absolutas. Ciertos cua- municación permanente con el dros del partido y del Gobierno movimiento sindical y cierta decayeron en el engreimiento, en satención hacia los intelectuales, una prepotencia que quebrantó que pasaron de ser estimulantes