Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 ABC ESPECTÁCULOS Por libre Pop JUEVES 25- 4- 96 Tal como somos Tal como éramos fue el lema bajo el cual los liberales norteamericanos evocaron su juventud de los años treinta. Tal como somos parafrasea J. J. Armas Marcelo para dar cuenta de su actitud, comportamiento, ideología, usos y costumbres de los españoles de ahora, en una recopilación que acaba de publicar Espasa. Se trata de artículos aparecidos en estas páginas durante un lustro, y aquí nos interesa glosar uno de ellos, Elogio y refutación del teatro un juego dialéctico sobre el cual Armas Marcelo formula una sátira sin contemplaciones sobre la sociedad de los noventa. El teatro sirve al escritor como metáfora, de modo análogo al empleado en el Barroco y la Ilustración (recordemos el concepto del que se vale el padre Feijoo) El teatro del mundo pasa en el popular novelista canario a teatro de la vida cotidiana dentro de esta selección en la cual el prologuista, Martín Prieto, advierte una brillantez anglosajona, en el estilo provocador de Bloomsbury y LyttonStrachey Ironiza Armas Marcelo sobre la supuesta crisis del teatro. Piensa que los expertos se refieren a tal crisis cuando hablan del escenario y de los actores profesionales Piensa que incluso Narros, o Gala, o Nieva si leen con atención los periódicos, como reflejo de la vida cotidiana, pueden encontrar datos más que suficientes para elogiar, y al mismo tiempo refutar, el uso y abuso del teatro y su espectáculo secular que se hace hoy en España La ironía de Armas Marcelo roza el sarcasmo cuando se detiene a considerar la caüdad de los actores de este teatro de la vida cotidiana que no son más que personajes de saínete, persones francamente menores, muy apropiados para los Alvarez Quintero, nada de lonesco o Durrenmatt El escritor confiesa su hundimiento en la estupefacción conociendo las realidades de la vida y el pensamiento de los actores fundamentales Recorro como un lunático cada uno de los actos de esta obra dramática, grotesca, gótico- patética que es la vida nacional, a la espera de Galdós o de Zola... Su reproche se radicaliza: Nadie, en este cotidiano teatro del absurdo, es capaz sinceramente de ejercer el papel que le corresponde Decía Albert Camus, citando a Stanislas Fumet, que el arte hace a Dios una competencia culpable Tiene razón Armas Marcelo: si Narros, Gala o Nieva se limitan a transcribir la realidad cotidiana tal como es no encontrarían más que personajes mediocres en situaciones anodinas que no tendrían fácil cabida en un escenario convencional. El arte de los grandes, desde Shakespeare a Beckett, consiste precisamente en sublimar las ideas y las pasiones que discurren por la menuda vida cotidiana de su tiempo, elevándolas sobre su sopor y vacuidad. Eduardo G. RICO EMs Costello: Siempre me ha sorprendido el público español Madrid. Pablo Carrero Elvis Costello es uno de los grandes genios del pop contemporáneo. De entre las numerosas figuras de la Nueva Ola británica, Costello es quien se mantiene con mayor entereza. Después de un disco de versiones de algunas de sus canciones favoritas publicado el año pasado, Costello regresa con un flamante nuevo álbum, All thls useless beauty para el que ha reclutado a su grupo de los primeros tiempos, los añorados Atractions. Un encuentro que reúne a personas bien diferentes de las que se separaron a comienzos de los ochenta: Cada uno de nosotros ha evolucionado mucho por su cuenta- afirma un jovial Costello, cuya amabilidad contrasta con la imagen de tipo huraño y no especialmente simpático que se modeló en sus primeros tiempos- todos hemos estado trabajando con músicos diferentes y haciendo distintos tipos de música, así que somos los mismos de hace quince años pero con tres lustros más en edad y en experiencia De hecho, el supuesto regreso a los orígenes, al estUo y a las maneras de sus primeros excepcionales álbumes, del que habla últimamente la crítica especializada es para el propio interesado un nuevo invento de los medios. sentido que quizá no he podido expresar del todo con las palabras En el nuevo álbum, Costello ha recuperado canciones que en su momento escribió para otros artistas, como Almée Mann y, especialmente, Roger McGuinn: Colaboramos juntos en la época de Spike y desde entonces nos hicimos amigos. Yo le escribí esa canción para su último disco y ahora la he recuperado. No he utilizado el típico sonido de Rickenbaker de los Byrds, pero sí una guitarra de doce cuerdas. Es curioso que otra gente grabe tus canciones y comparar luego las distintas versiones. Después de una larga carrera sin apenas pisar suelo español, ha frecuentado en los últimos cuatro o cinco años los escenarios patrios. La experiencia, más que positiva: El público español me ha sorprendido mucho. Sobre todo, en la gira que di el año pasado con el Brodsky Quartet por ciudades pequeñas de Castilla. La mayoría de la gente no conocía el álbum The Juüet letters y sin embargo parecían entusiasmados con lo que estaban escuchando; estaban realmente atentos. Aquella gira me gustó especialmente porque tuve ocasión de disfrutar del viaje, no solamente de los conciertos. Pude ir a museos, pasear... es algo que nunca había hecho aquí en España y la verdad es que lo disfruté mucho. Una de las cosas malas de este negocio es que a veces no tienes tiempo para sencillamente disfrutar de la vida Pequeñas historias En cuanto al último, una nueva y espléndida colección de canciones de corte clásico, quizá una de las cosas que destaquen más frente a trabajos anteriores sean precisamente las letras: Cada una de las canciones es una pequeña historia, lo que ocurre es que no están contadas con el tradicional lenguaje del pop, sino con un lenguaje bastante más personal. Quizá eso sea un problema, ya que algunas pueden resultar un poco rebuscadas para quien las escuche. De todas formas, creo que en este disco la música ayuda a dar sentido a muchas de las letras; acaban de darle el -Canción- Luis Felipe Barrio: vuelta de tuerca a la canción de autor Madrid. Luis Martín No parece probable que el juglar haya pensado obsesivamente en Serrat o en Aute, y, sin embargo, ambos y algún otro están en el alma de su canción. Tiene Luis Felipe Barrio disco reciente y primero, al que ha querido titular Lo que la edad nos cura El temor, la angustia de vivir sin afecto, el hastío que padecen quienes opinan que ya no les queda nada por experimentar y esa terca convicción de que la vida es mejor haciendo de lo malo algo buen se encajan en imágenes y conceptos en los textos inteügentes de Luis Felipe, que en sus directos adecúa al soniquete instrumental del guitarrista Matías Avalos. Luis Felipe apenas cuenta nada directamente: se limita escoger detalles y vm tono de voz que aportan emoción y s nificado a lo desgastado e inconsecuente, creando belleza de lo cotidiano y, acaso, fuerza de la debilidad. Luis Felipe Barrio y Matías Ávalos iniciaron el martes, en Clamores, semana intensa de conciertos, que prosigue en Libertad 8 hoy jueves, en La Redacción dos días más tarde, y en la Universidad Carlos ni el lunes 29. Compay II: otro trozo de Cuba en Clamores Madrid. L. M. Máximo Francisco Repilado- Compay n para los amigos- es uno de los supervivientes de un mundo que se nos va rápidamente de las manos, el último de los auténticos, el refugio que aún nos queda. Único miembro vivo del Trío Matamoros, reposa en el hombre un conocimiento del son y el bolero cubanos que todavía asombra a esas cuadrillas de jóvenes músicos del país, que tantas alegrías han dado a los aficionados últimamente. Tiene empuje lírico y mucho fuelle su diseño del directo y, entre la gente que le flanquea, siempre hay cabida a lo no sobresabido y a una concepción del espacio sonante muy diferente de la que, a menudo, muestran las otras pequeñas orquestas llegadas desde Cuba hasta España. No han cambiado tanto las cosas: haber, lógicamente, hay muchas más ofertas para escuchar y ver, y es cosa que a cada uno le corresponde decidir, pero estaría muy próximo al disparate ignorar una propuesta que, como ésta, llega en forma de cuarteto, esta noche hasta la sala Clamores de Madrid, en sendos pases de 23,00 y 00,30 horas. T- n T! í