Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 21- 3- 96 DEPORTES ABC Pág. 79 2- 0: Triste adiós del Real Madrid a Europa Lamentable partido del equipo de Arsenio, que estuvo siempre a merced del Juventus No fue como en San Siró hace siete años, pero pudo serio. La imagen fue tan lamentable y patética como entonces, aunque el resultado haya sido más académico, por lo que se perderá en los números de ia historia. El Real Madrid se despidió ayer de Europa de forma tan lamentable como dijo adiós a la Liga hace Sin Sanchís y Zamorano, el conjunto blanco jugó acomplejado y sin fe todo el partido Turín. Enrique Ortego, enviado especial unos meses. En él encuentro más importante de la temporada puso en evidencia su impotencia más absoluta. Roto por las ausencias, herido por su inseguridad, el equipo de Arsenio estuvo siempre a merced de un Juventus que hizo lo justo para ganar. Evidentemente, la eliminatoria se había perdido en el Bernabéu. Al margen de virtudes tácticas, técnicas y físicas, un equipo es también, o incluso por encima de todo, un estado de ánimo, y el del Madrid ayer no era el idóneo para disputar un partido de cuartos de la Liga de Campeones ni siquiera para afrontar un encuentro de solteros contra casados. Diezmado por las lesiones, descorazonado por la inseguridad en sus propias fuerzas, vencido por su propia impotencia, el equipo de Arsenio se despidió de Europa con la cabeza baja y la tristeza en el cuerpo. En las ocasiones fallidas del Bernabéu se perdió gran parte de la eliminatoria. El resto se fue desgarrando á trozos en cada ausencia maldita. Primero, Hierro; después. Redondo y Buyo; por último, Sanchís y Zamorano. No son disculpas. Es la realidíid. Todo fue minando a un equipo que no cree en sus posibilidades, que se siente incapaz de marcar el ritmo del partido sea cual fuere el adversario. Es el título y el estribillo de la canción. El problema de este Madrid no es el rival. Es él mismo. Da igual el Juventus que el Albacete. La Copa de Europa que la Liga o la Intertotto, el futuro remedio de los desheredados. 2- 0 Pessotto Oes Champs (Lombardo, m 73 Juventus- R. Madrid Quique Rincón, m 56) Porrini Del Piero O ÍMaroccn m 89) Chendo PenaÉ Ju vic o -IM chel Esráider, m. 63) Cañizares íO liviom 46) Q ¿I O AIkorta Víerchowod O Conté Torricelli García C vo Luis Enn que Lasa Arbitro: Van der Ende (Holanda) Tarjetas amanllas a Michel Tornecelli, Dei Piero, Luis Enrique, Jugovic Des Champs, Torritelli (2, expulsado en m. 78) Compte y Milla. Roja directa a Alcorta en m 69. Goles: 1- 0, min. 17 Del Piero, en libre directo. 2- 0, nfiin. 53: Padovano. Un rival vnlgar Y lo peor es que el Real Madrid se despidió de la competición que se le niega desde hace 30 años ante un rival mediocre. Este Juventus es un equipo vulgar. Lo demostró en el Bernabéu y lo confirmó ayer. No es un grande de Europa ni mucho menos. Lo único que tiene es oficio. sed de triunfo y carácter. Suficientes elementos para ganar a este Real Madrid. Los hombres de Arsenio se enteraron áe quiénes iban a jugar y cómo iban a jugar dos horas y media antes del partido. Les daba lo mismo. Hablaba el técnico en la víspera de organización. De nada vale ésta si no va acompañada de otras cualidades. El fútbol no es la ONU. Volvió a ser el cuadro de Arsenio un equipo corto, encogido, cicatero en su presencia futbolística. La ausencia de Zamorano terminó por convertirlo en un puzzle que nunca se podría acabar porque le faltaban demasiadas piezas. El tándem Millá- Míchel no funcionó, Ni poco, ni mucho, ni nada. Luis Enrique no está para jugar tan arriba, aunque sea el puesto que prefiere y en su tiempo podría ser el idóneo para sus condiciones intrínsecas, y Raúl, tan arriba, se pierde. No sabe jugar de espaldas a la portería. Lo suyo es encarar y jugar de frente. Si a esto le añadimos que Laudrup estuvo negado y que los laterales siempre estuvieron por detrás del balón, se pueden imaginar el pastel. Roto en dos bloques Un gol de Del Piero de golpe franco al cuarto de hora obligó al Madrid, a hacer lo que no sabe. Tomar la iniciativa, tener el balón, buscar el ataque. Al campeón italiano le bastaba con su presión para mantener a siete azules en su campo y, como tantas veces, el Real se rompió en dos bloques desconectados. Le quemaba el balón. Nadie lo quería y, cuando no tenían más remedio que jugarlo porque caía en su poder, se lo quitaban de encima de mala manera. A pesar de ir igualado en la eliminatoria el Madrid era un equipo apático, que no se dignaba a recoger el balón cuando salía de banda o se cortaba el juego. Nada cambió tras el descanso. El Juventus atornilló su banda derecha coii Di Livio y la eliminatoria con un tanto de Padovano, en un despiste en bloque de la defensa madridista. Quedaba media hora, pero como si hubiera quedado una eternidad. El Madrid no era capaz de salir de su campo, de hilvanar dos pases seguidos. Arsenio mandó a Rincón sobre el campo, aunque si de él hubiera dependido le hubiera mandado a Colombia. Reajuste general. Luis Enrique al lateral. Rincón a la media punta junto a Laudrup. Nada nuevo. Al revés, si alguien se crecía era el Juventus. Apareció hasta Vialli. Del Piero echó a AIkorta en una carrera de cuarenta metros y, ya con diez, Esnáider entró para unirse a la desesperación e impotencia de sus compañeros. En plena fiesta, con el Milán y el Roma elirninados en la víspera, el Juventus se puso la camiseta de Italia y manejó el partido como quiso hasta el pitido final. Tarjetas, cambios, pérdidas de tiempo, provocaciones... Todo valía para llegar a las semifinales. Hasta se fue Torricelli para que los dos equipos terminasen con diez. Peruzzi no daba crédito al partido vivido. El único disparo con dirección del Madrid llegó en el minuto 90, fue de Milla, tras un rechace, y lo siguió con la vista. Aquello se había acabado. Para el Madrid ya hacía mucho tiempo que ese partido no tenía historia. Nuestros pasajeros nos ponen por las nubes. Un e tudto recienta demuestro que Spanaír es lo compañía ocrea con los posoierosmás satisfechos con el servicio a bordo. Nos esforzomo en ser ios nneíoi es stL d c f o (zodo p r tí iiíst o CTrM e 1 lo n a enl- e Madrid y fiúrCfllonú r Pague menos y viaje mejor. 10 3 3 2 Vuelos diarios y tarifas de ida y vuelos entre Madrid y Barcelona, desde vuelos entre Madrid y Pbima, desde vuelos entre Madrid y Canorias, desde vuelos entre Madrid y Santiago, desde vuelta: 15.400 13.800 28.900 13.800 ptos. ptas. ptas. ptas. Adquiera los billetes en su agencia de viajes. Para cualquier información, llame al 902 131415. Spanair