Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r París presentó el tactel último tejido inteligente Los patrones del futuro OR fin, un grito de auxilio que encuentra eco. Por fin, la moda, prisionera de sí misma desde hace varias temporadas, reclama con éxito un futuro distinto. Encadenada a los reviváis cautiva del blanco y negro y hastiada de no ver más allá de su propio ombligo, la costura explora otras latitudes. Los caminos se adentran por la senda de los tejidos, como pronosticaba hace unas semanas la diseñadora Amaya Arzuaga. La revolución vendrá de la mano de los materiales dijo la burgalesa en la Pasarela Cibeles. Así parece. París- siempre París- ha sido el escenario escogido para la puesta de largo de una nueva fibra con la que ya trabajan varios modistos: el tactel Diecisiete creadores europeos, entre ellos tres españoles, participaron en un desfile con vistas al 2000. Algunas prendas formaban parte de sus colecciones, otras fueron realizadas para la ocasión. Toca, toca Faltaban unos minutos para que comenzara el pase y todo el mundo quería tener en sus manos la nueva fibra de Dupont, la misma casa que revolucionó el mercado primero con el nylon y, más tarde, con la lycra. En los pasillos del Hotel Intercontinental se hablaba de versatilidad, y es que el tejido en cuestión tan pronto parece punto como algodón, tan pronto resulta deslumbrante como maté, principesco como olímpico, cálido como fresco... Sus inventores hablan de cinco efectos o variedades con distintos niveles de suavidad, brillo y caída. El diábolo el aquator (que permite el control de la humedad, corporal) y el multisoft son los más utilizados hasta el momento. Prácticamente todas las primeras firmas de lencería lanzan esta primavera una serie de modelos realizada con alguno de los dos primeros tipos de este derivado de la poliamida. Inteligente le llaman. Tras ver de cerca el tactel (ligero y agradable al tacto) llegó la hora de comprobar sus efectos estéticos. Los diseños del catalán David Valls, uno de los pioneros en su utilización, abrieron un desfile en el que también participaron los españoles Andrea Morros y Armand Bassi, quien llevó a París una muestra bakaladera de lo P que había presentado en el último Salón Gaudí. Nadie hubiera dicho que prendas tan dispares como las que se vieron sobre la pasarela estaban realizadas con una única materia prima. Cosas de la tecnología, que permite convertir la misma cadena de ADN en minifaldas y camisas de cuadros de lo más veraniego (como las de la línea de Prada Miu Miu) y en acolchados invernales firmados por Romeo Gigli. El italiano aprovechó la ocasión para preestrenar sus propuestas G. Gigli de cara a los próximos fríos. Sobre un escenario inmaculado, Phillip Mac- París ha sido el escenario escogido para la puesta de largo de la nueva fibra con la que ya trabajan varios modistas. Arriba, una propuesta cbakaladera de Armand Basl. Junto a estas líneas, un momento del desfile de David Valls Las primeras firmas de lencería incluyen en sus colecciones de esta primavera el nuevo tejido inteligente con distintos niveles de brillo, suavidad y caída. En la imagen, la modelo muestra un body tactel diábolo de la casa Fürstenberg kenzie fue el encargado de buscar un argumento común a este show de autores múltiples y diversos. Su coreografía, un homenaje callado a Lindsay Kemp, dividió las opiniones del público. Cayetano Martínez de Irujo- ahora reside en la capital francesa por motivos de trabajo- Luis Juste de Nin, responsable de los diseños de Basi; y los citados David Valls y Andrea Morros estaban entre los espectadores. El patio de butacas aplaudió las creaciones de los italianos Max Mará, Mariella Burani y New York; los británicos Ben de Lisi, John Crummay, Quinton Chadwick y Pearce Fionda; los belgas Dirk Bikkembergs y Sami Tillouche, y los franceses Michel Klein, Olivier Guillemin y Véronique Leroy. El futuro no conoce fronteras. Ana MUÑOZ SÁBADO 16- 3- 96 ABC n 3