Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 1- 3- 96 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro ABC 8 7 El embrujado Donde Valle- Inclán va más allá del esperpento El embrujado de Ramón María del Valle- Inclán. Dirección: Francisco Vidal. Escenografía: Gabriel Carrascal. Banda sonora: Goldstein y Steinberg Música: Martin Rasskin. Iluminación: Josep Soibes. Intérpretes: Francisco Hernández, Blanca Portillo, Amparo Valle y Gerardo Qiacinti. Teatro Lara. Don Ramón María del Valle- Inclán está aquí, otra vez en Madrid lo mismo que la última vez que uno recuerda haberle visto a finales de 1933, unas semanas después del estreno en el escenario del Español, de su obra Divinas palabras según un medido arreglo de Rivas Cheriff Como entonces, Valle- Inclán no ha salido esta noche a saludar al público, aunque no por una terquedad de las suyas. Unos meses antes se había estrenado en el entonces Teatro Beatriz, antes Infanta Beatriz, Bodas de sangre de García Lorca. Estaban aquí, en aquellos escenarios, Margarita Xirgu, Enrique Borras, Josefina Díaz, Manuel Collado y, frecuentemente, entre el público, Benavente, los hermanos Álvarez Quintero, Unamuno, Pemán, con El divino impaciente ¿Qué ha pasado? ¿Qué nos ha sucedido? Esta noche lo que está en el histórico y remozado escenario del Teatro Lara es Ei embrujado un Tragedia de tierras de Saines cuyo texto había, leído don Ramón María antes, el 26 de febrero de 1913, y había aparecido publicado en volumen, el cuarto de su Opera omnia de Rivadeneira: el Retablo de la Avaricia, la Lujuria y la Muerte que aparece el año de 1970 en una edición de Aguilar, debida al discreto y permanente cuidado del primer marqués de Bradomín, mejor dicho el segundo, nombrado por Su Majestad Don Juan Garios I, ya que el primer marqués lo era el propio don Ramón María del Valle- Incián, su creador. Componen el grandioso Retablo de la Avaricia, la Lujuria y la Muerte además de El embrujado Ligazón La rosa de papel Lá cabeza del Bautista y Sacrilegra Desde 1913 las piezas van saliendo en aparente desorden hasta quizá 1926. La avaricia, la lujuria, la muerte y muchas otras pasiones humanas desfilan llenas de sangre, de alma, de carne por las páginas de esa poderosa creación literaria, más alia de la novela, a los propios límites de lo teatral. El valle de Saines, la tierra donde esta tragedia valleinclanesca sucede, el valle del Umia, Arosa, Cambados, el monte Giabre, la tierra y el mar, la vid y las ostras y allí, en ese mundo, la Galana: ¿Está el amo? quiere darle aviso de Rosa Galana es el centro humanísimo, profundamente gallego de un paisaje violento, estremecido por el que va el Ciego de Gondar, un ser entrañable, imprescindible del misterio, de la ternura, de la magia de lo galaico. Valle- Inclán, en su mundo, en su enorme riqueza espiritual, entrañable, penetradora de lo más profundo del corazón humano, es tan grande como Moliere. Tan creador de formas, tan genio de la expresión formal del drama como Bertold Brecht. Es uno de los más grandes autores teatrales de todo el teatro español desde antes de Lope hasta hoy En la variedad de formas del Retablo de El embrujado es por su brevedad, por su condensación de sucesos, por el vigor de caracteres de los personajes, un récord dé precisión, de dinámica expresiva. Avaro y orgulloso, el rico labrador, don Pedro Bolaño, se debate entre el orgullo y la avaricia que le Impulsan a negarse al expollo al que la Galana quiere someterie y su propia ansia de conservar al niño que cree hijo de su propio hijo asesinado. La Galana es todo un tipo femenino en el que la maldad se aguijonea por la codicia. El Ciego de Gondar es un tipo extraído poderosamente de la tierra galaica, mezcla de maliciosa milagrería y de maligna capacidad de engañar. La fuerza de Valle- Incláh reside en la vida profunda de sus personajes que viven la acción, que no la cuentan. La malvada conspiración contra el viejo poderoso va mostrándose entre murmuraciones, mentiras, sugestiones profundamente pep ersas y todo el conjunto de personajes constituye un mundo real, sacado de la tierra, de la lluvia, del sol, de los respetos y sometimientos sociales de un mundo qué sobrevive al cambio de los tiempos. Francisco Vidal se atiene fielmente al original, y así los tres cortos, apretados episodios van desvelando la conspiración de todo el mundillo rural que rodea a don Pedro. Tal vez podría ser algo menos gritado, un poco más profundo el tono de los personajes. Toda la dimensión trágica la da lo que acontece. Una Galicia profunda está en esa marcha de la acción del personaje, poderoso, despótico, que en fondo más que querer a un nieto dudoso se quiere a sí mismo. Superstición más fe religiosa y al mismo tiempo una fe melodramática que lleva al oculto culpable al que se cree, embrujado por ser víctima de la apasionada necesidad deconfesar su. crimen- para salvarse y someterse a la presión sexual que la Galana ejerce sobre él, sobre los otros. El tono exacerbado, vallélnclanesco, está vigorosamente mantenido, pese a que la tonalidad prescinde de matices. El lenguaje de ValleInclán, ese castellano rítmico, bellamente galleguizado, sitúa la acción trágica en su ámbito natural. El exceso de tono es perceptible, pero Valle- Inclán constituye algo así como un atractivo amaneramiento de la naturalidad. El don Pedro de Francisco Hernández da bien la figura. Tendría más verdad si gritara menos, si su tono sonara más adentro. Blanca Portillo deja en las últimas escenas que se le desdibuje un poco la sexualidad, la malicia con la que subyuga a sus cómplices Rosa la Galana. Funcionan bien Amparo Valle en Juana de Juno, ei Anxelo atormentado de Glacinti y, sin tiempo para precisiones analíticas, el conjunto sólo con un poco más de precisión tonal alcanzaría el. gran clima que la fuerza de Valle- Inclán da a su historia en la que lo que. sucede es más cosa de insinuación profunda que de violencia sonora. El embrujado es un profundo retrato de un pueblo sensible y compiicado, de una sociedad que ha ascendido ya en este teatro del constum- brismo a la categoría sociológica. La recuperación del gran teatro de Valle- Inclán es un acontecimiento positivo, estimulante. Hay un mensaje lleno de pasión, provocativo, emocionante, que va mucho más allá del modernismo temporal a la superior categoría de lo permanente: Lorenzo LÓPEZ SANCHO París emprende una nueva etapa cultural con la reapertura del legendario Gamier París. Juan Pedro Quiñonero Esta noche se reabre la Ópera Garniercon Don Giovahni tras un cierre, por trabajos, de dieciséis meses de reformas. En ese intervalo de tiempo, no sólo se ha modernizado la infraestructura técnica de la ópera histórica de París: también se ha modificado, radicalmente, el funcionamiento político, administrativo y financiero de toda la política artística, intentando sanear una herencia económicamente explosiva, culturalmente problemática. La Ópera de París, en el legendario Teatro Garnier, en la plaza del mismo nombre, bien conocida por sucesivas generaciones de turistas y melómanos, en el corazón histórico de la ciudad moderna, cerró sus puertas para consumar una histórica reforma el mes de octubre de 1994. Durante esos dieciocho meses, se han invertido ciento cuarenta y cinco millones de francos (unos tres mil seiscientos veinticinco millones de pesetas) en trabajos de restauración técnica, destinados a modernizar y ofrecer un nuevo confort a. un edificio y unas instalaciones que inauguró el mariscal Mac Mahon, jefe del Estado, el 5 de enero de 1875. Ese lifting técnico es, gólo, una parte del proceso de reformas que deberá prolongarse hasta los primeros años del siglo XXI. Sin embargo, la reapertura física del TeatroÓpera Garnier es sólo, la más espectacular, para ei gran público, de otras reformas más profundas, que afectan a toda la gestión de la política artística nacional. Esas reformas comenzaron hace unos meses con el nombramiento de Mugues Gall al frente de una nueva institución tutelar, controlando, al tiempo, el destino de la Ópera Garnier y la Ópera de la Bastilla, que, durante más de una década, habían sido víctimas de un enfrentamiento catastrófico y devastador. La Ópera de la Bastilla nació por voluntad de Frangois Mitterrand, que instaló como director a sn amigo Pierre Berge. Concebida como ópera popular la Bastilla se transformó muy pronto ea una gigantesca catástrofe financiera y artística. Su primer director, Daniel Barenboim, fue despedido precipitadamente. El segundo director, Whohn Chung pronto se convirtió en cabeza de turco. Con la llegada de Jacques Toubon al Ministerio de Cultura (1993) se inició un proceso de grandes cambios que hoy culminan con la reapertura de la Ópera Garnier. Geprg Solti dirigirá Don Giovanni Mozart y Solti no sólo marcarán el final de unas costosas, largas y por lo tanto audaces obras de rehabilitación destinadas a regenerar la vida del teatro en las que llamarán la atención las nuevas normativas de seguridad y la tecnología escénica unida a la informática más avanzada. Se ha devuelto a la sala su esplendor original, desde el terciopelo rojo Trianon y la negra madera de sus mil no- vecientas noventa y una butacas a la cúpula pintada por Chagáll en 1964. Un segundo Mozart, Cosí fan tutte dirigido por el italiano Ezzio Toffolutti, continuará mañana los actos. y-