Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ABC ELECCIONES GENERALES 96 DOMINGO 11- 2- 96 j Circunscripción Álava Albacete Alicante Almería Asturias Ávila Badajoz Baleares Barcelona Burgos Cáceres Cádiz Cantabria Castellón Ceuta Ciudad Real Córdoba La Coruña Cuenca Gerona Granada Guadalájara Guipúzcoa Huelva Huesca Jaén Resyi d 0 S 1 SS 3 PP 1 2 5 2 4 2 2 4 6 2 2 3 2 3 1 2 2 5 2 3 2 1 2 1 2 PSOE 2 2 4 3 4 1 4 3 12 2 3 5 3 2 3 4 4 1 2 4 1 2 3 2 4! U 1 1 3 1 0 1 Otros PNV 1 CÍU 10 ERC 1 CiU 3 EA 1 HB 1 PNV 1 isitenclófi de voto S 0 PP 2 2 6 3 4 2 3 4 7- 8 3 2- 3 4 3 3 1 2- 3 2- 3 5 2 1 3 2 1 2 2 3 PSOE 1 2 4 2 3- 4 1 3 2- 3 7- 9 1 2- 3 3- 4 2- 1 2 2- 3 2- 3 2- 3 1 1 3 1 1- 2 2- 3 1 2- 3 lU 1 1 0- 1 4 1- 2 0- 1 1- 2 0- 1 1 0- 1 0- 1 Otros PNV 1 CIU 8- 9 ERC 1 Ei nuevo mapa electoral sería parecido al de la trandción, con un gran partido de centro mayoritario y el PSOE como primer grupo de la oposición gran incógnita de estas eiecciones qué, tai y como reconoce no sólo el Partido Popular sino el PSOE e lU, no es si va a ganar el PP- al que todos dan como seguro vencedor- sino por cuánto. La obtención de la mayoría suficiente de la que habla tanto José María Aznar se ha convertido en el principal objetivo de los populares que se quieren garantizar un gobierno sin ser- vidumbres ni dependencias ajenas. Esa horquilla entre los 168 y 172 diputados, aunque no es la absoluta (176 parlamentarios) sí les podría dejar gobernar con cierta tranquilidad, más aún si consiguiera un acercamiento a los regionalistas de Unión Valenciana y a los de Coalición Canaria, con los que gobiema en esa Comunidad autónoma. Las mue stras de entusiasmo dadas en elXII congreso nacional del PP, si bien parecían inevitables, ha llevado a algunos dirigentes a hablar del peligro de caer en triunfalismos porque podrían desmovilizar a parte del electorado que dé por segura la victoria. De ahí parten los llamamientos al voto masivo y las reiteradas advertencias de Aznar de que su proyecto de Gobierno necesita de la fuerza de los votos. para poder poner en práctica todas las medidas que preconiza. Participación El 40 por ciento o más del porcentaje de ios votos que dan la totalidad de las encuestas al Partido Popular, -entre las que se incluyen las que los propios partidos manejan- podría auparies a esa mayoría absoluta, pero además todo depende, por un lado, del nivel de participación y, por otro, del porcentaje que alcancen los socialistas, La distancia con los socialistas en intención de voto es bastante considerable. El PSOE, a tenor de los diferentes sondeos realizados, podría conseguir como mucho 123 escaños, un auténtico descalabro que, además, les Impediría cualquier pacto contra el Partido Popular tanto s ¡miran a su derecha (nacionalistas vascos y catanales) como si lo hace a su Izquierda (con lU) BNG 1 GiU 3 EA 1 HB 1 PNV 1- 2 Impulso final El PSOE, por su parte, dice disponer también de encuestas en los que esa diferencia se rebaja a los tres o cuatro puntos. El mensaje que quieren transmitir a los electores de Izquierda es claro: con un impulso final todavía se podría superar al Partido Popular. De la sangría de votos del PSOE (con un porcentaje de voto del 28 al 31,5 por ciento) bebe la coalición que dirige Julio Anguita, Izquierda Unida, que experimenta un espectacular crecimiento, pasando de los 18 diputados que consiguió en las anteriores generales de 1993 a una horquilla de entre 24 y 35 escaños. Sin embargo, dentro del electorado de iz- quierdas, la certeza de que el PP puede ganar las. elecciones podría movilizarie y concentrar de nuevo sus votos hacia del PSOE. El nivel de participación también es un buen dato a tener en cuenta. Según las encuestas internas de los partidos, la abstención se nutre en buena parte por desencantados socialistas y gente de izquierda. Un alto nivel participativo, como el que se dio en las elecciones generales de 1993, acor- -Titi! 7ii nn- -TTirTMrnitr! inHiT: íiim- -Tiir; r- -ra r- n -i-