Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABC CULTURA MARTES 2- 1- 96 Sotheby s subastará 1.200 objetos de Jacqueline Kennedy Madrid. S. C. La casa Sotheby s ha anunciado que sacará a subasta, del 23 al 26 de abril en Nueva York, obras de arte y objetos personales procedentes de la testamentaria de Jacqueline Kennedy Onassis. La subasta constará de unos 1.200 lotes- obras de arte, muebles, objetos decorativos, joyas, arqueología y libros- que proceden fundamentalmente del piso de Nueva York en el que Jacqueline vivió desde 1964 a 1994. La importancia de esta subasta reside en el contenido de la misma, que refleja la personalidad de una de las mujeres más carismáticas del siglo XX, y muestra su interés personal por la literatura, el arte o la historia. La sesión dedicada a pintura incluye cuadros europeos antiguos y del siglo XIX, pintura americana, dibujos y acuarelas, además de retratos de la familia Kennedy. Otra de las jomadas estará dedicada a las joyas. Junto a piezas de Van Cleef Arpéis y otros diseñadores, destaca una sortija con un brillante lapidado Marquise de 40,42- quilates, que le regaló Aristóteles Onassis a su mujer. La gema formaba parte del brillante Lesotho (601 quilates) uno de los mayores del mundo, expuesto en el Instituto Smithsoniano de Washington y en el Museo de Historia Natural de Nueva Yori antes de ser dividido en 18 piezas, de las cuales, la que saldrá a subasta, es la tercera en tamaño. En cuanto a la biblioteca personal de Jacqueline Kennedy, saldrán a subasta unos 3.000 libros, divididos en 300 lotes. Se trata, fundamentalmente, de obras sobre Historia del Arte, danza, teatro y horticultura. Algunas llevan el sello presidencial y otras fueron encuadernadas especialmente por la propia Jacqueline y llevan sus iniciales en la cubierta. Se incluyen también ejemplares de libros escritos por el propio presidente Kennedy y otros con sus anotaciones manuscritas. El misterio de los Guerreros de Riace confunde a los arqueólogos La alta tecnología arroja nueva luz sobre las dos excepcionales estatuas Roma. Pedro Corral Los Guerreros de Riace las dos estatuas de bronce del siglo V a. C. halladas en 1972 en el fondo del mar Jónico, frente a las costas italianas, serán expuestos de nuevo al público en las próximas semanas después de dos años de restauración. Los trabajos han arrojado nueva luz sobre el enigmático origen de los dos héroes clásicos, considerados el mayor tesoro artístico descubierto hasta hoy por la arqueología submarina. Rescatados de las aguas el 16 de agosto de 1972, frente a las costas de Riace Marina, los dos héroes de bronce marcaron entonces toda una época de la arqueología submarina. Hoy han vuelto a señalar otra nueva era, esta vez en el campo de la restauración de obras de arte, al ser objeto de una intervención sin precedentes para evitar su seguro deterioro. La operación, con un costo cercano a los doscientos millones de pesetas, ha durado dos años, y en ella han colaborado el instituto Central de Restauración, del Ministerio de Bienes Culturales, y una empresa especializada en alta tecnología, Finmeccanica, que ha proporcionado el presupuesto y el sofisticado material con que se ha realizado el trabajo. aire, un elemento que las estatuas no conocían desde hacía más de veinte siglos, ya que los dos Guerreros fueron localizados bajo el mar en una cámara murtuoria natural, de arena y fango, casi embalsamados A la operación de restauración, puesta en marcha en 1993, se le dio el nombre de Asi- mov el científico ruso- norteamericano, narrador de viajes imposibles. La razón por la qué se eligió este nombre demostró ser convicente: los restauradores de los Guerreros un equipo de cinco personas, iban a viajar por el Interior de las esculturas gracias a un brazo articulado controlado a distancia, al que se dotó de una microcámara para poder observar, gracias a un monitor, todos los abismos, galerías y cavidades de ambos bronces. El brazo articulado, que se introducía por el pie en la estatua A y por el ojo en el guerrero B estaba dotado de un minúsculo bisturí de ultrasonidos con el que los restauradores, a lo largo de dos años, fueron limpiando todas las entrañas de las esculturas: de cada una de ellas fueron evacuados sesenta kilos de tierra de fundición mezclada con pelos de animal, un recurso éste último que en la época garantizaba una mayor resistencia del modelo en el momento de la fundición. Los dos héroes del Jónico se sometieron pacientemente a esta larga intervención, turnándose en el quirófano del Museo de Arqueología de Reggio Calabria, el centro que ahora los expone con todo orgullo, pero también con todas las precauciones. Ambos han sido colocados en unos pedestales especiales, diseñados por Finmeccanica, que logran absorber fuertes movimientos sísmicos, y su sala ha sido dotada de un sistema que asegura unas condiciones de temperatura y humedad óptimas para su edad. Sofisticado medios Tras su descubrimiento, y antes de sus multitudinarias exposicioaes en Roma y Florencia, que les dieron celebridad en todo el mundo, los Guerreros conocieron una primera restauración superficial. En 1981, cuando fueron trasladados al Museo Arqueológico de Reggio Calabria, los responsables de su conservación ya alertaron del peligro que corrían las dos estatuas. La amenaza ya no procedía del exterior, silno de su interior, que conservaba la tierra arcillosa empleada por los artistas griegos para realizar el modelo. Sobre este modelo de arcilla se aplicaba luego la cera, para después conseguir la figura final en bronce, que es el llamado método de fundición directa Aquella tierra de fundición, que permanecía Incrustada a las paredes del metal por todo el interior de las esculturas, se había convertido en un agente de enorme corrosión para el metal. El factor que desencadenaba el poder corrosivo de este material era el contacto con el De obeliscos a sillas de montar La subasta contiene todo tipo de objetos personales que fueron utilizados por la familia Kennedy durante los años que pasaron en la Gasa Blanca. Entre ellos, figura una pareja de obeliscos Luis XVI, adquiridos para el Salón Rojo una de las estancias más admiradas de aquellas a las que tiene acceso el público, redecorada por la propia Jacqueline, quien la consideraba como la recreación de la opulencia del Imperio Americano de principios del siglo XIX Además, se incluye una cinta métrica de plata de Tiffany, grabada con las iniciales JBK. Entre los muebles que se pondrán a la venta destaca una pareja de butacas Luis XVI del último cuarto del siglo XVIII, que se cree fueron adquiridas por Thomas Jefferson en 1780, cuando sustituyó a Benjamín Franklin como embajador en Francia. También se incluyen miniaturas indias- Jacqueline mostró un gran interés por la India tras el viaje que realizó a este país en 1962- tres sillas de montar a caballo, una con una placa que tiene la inscripción Mrs. A. S. Onassis A principios del año pasado, sus hijos Carolina y John Kennedy donaron a la Fundación Biblioteca John F Kennedy miles de objetos relacionados con la Casa Blanca, cumpliendo así el deseo familiar de que los objetos que tuviesen una importancia histórica fueran accesibles a todo el público. La donación incluía, además de obras de arte, libros y miles de fotografías, documentos y notas manuscritas, así como la copia personal del Presidente del Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares de 1963. La historia se lee en las entrañas Roma. P. C. Hallados en el fondo del mar el uno junto al otro, el hecho de que no hubiera ninguna traza de la nave en la que viajaban ni de la carga que les acompañaba, hace difícil demostrar que los famosos Guerreros de Riace procedieran de un naufragio. A falta de elementos que confirmen qué es lo que hacían allí los dos Guerreros su restauración ha proporcionado nuevos datos sobre su origen, gracias al análisis del material extraído de su interior. La primera conclusión de estos análisis es que los héroes de Riace no son gemelos, pese a su similitud general. Además de sus diferencias estilísticas, el estudio de la tierra empleada para su función ha determinado que no fueron realizados en la misma, época ni tampoco en la misma ciudad. La escultura A conocida como El bello héroe fue fundida entre los años 460 y 450 a. C, y está relacionada con la producción de Fidias. La figura B bautizada con el nombre de El guerrero triste fue creada entre el 430 y el 410 a. C seguramente por un discípulo del anterior, Alkamenes. Los especialistas aseguran que con una profunda investigación sobre la arcilla emplea da podría determinarse con exactitud el lugar en donde se encontraban las respectivas fundiciones de donde salieron las figuras. Atenas y Corinto Por el momento, se especula con el nombre de dos ciudades: Atenas y Corinto. Además de ayudar a establecer la técnica de fundición de ambos Guerreros el material del que han sido liberados ha proporcionado algunos elementos que pueden arrojar luz sobre las relaciones entre el escultor y el broncista. Así, el descubrimiento de fragmentos de cerámica dentro de una de las esculturas hace suponer a los expertos que el artesano no debió de cumplir honestamente con su encargo, al utilizar material de segunda mano para componer el modelo de arcilla del guerrero. Dato curioso éste que, además de lo que aporta, no hace sino aumentar la leyenda que rodea ya a los Guerrerros de Riace ry. -inr- r- nTn-