Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ABC NACIONAL DOMINGO 17- 12- 95 El Burladero Cuaderno de notas EURONATO Por Víctor MÁRQUEZ REVIRIEGO muy natural que EShaya provocado enloeldel euro economista Pedro Solbes furores evangélicos. No todos los días se bautiza una nueva moneda, aunque sea con nombre tan poco afortunado: neologismo bastante feo, según dice, y dice bien, Ángel Martín Municio. En una de las varias cunas de Europa, en Florencia, cuando se acuñó el florín, pusieron en él la imagen de San Juan Bautista, el patrono de la ciudad maravillosa. Buena cosa para un bautizo colocar a un santo con pila para los bautizadoel libro de Giscard en Saber Leer A mí tampoco me gusta el nuevo nombre del neonato, casi menos que el antiguo. Puestos a sacar antigüedades, mejor hubiera sido recurrir al thaler, alemán de Bohemia, y padre lejano del dólar. Así señalábamos el carácter germánico de la futura Europa- para qué nos vamos a engañary preparábamos la todavía más futura unión con el dólar. Un amigo ¡lustrado que yo tengo me dice que Europa va a ser una especie de Fondaco dei Tedeschi un gran almacén de los alemanes. (Y no diré lo de gran superficie que es la cursilería catastral que se usa ahora para nombrar a los grandes almacenes. Porque una gran superficie es La Mancha, y no digamos el Océano Pacífico; pero Galerías Preciados era un gran almacén, y El Corte Inglés lo es todavía mas) El euro, pronunciado a la española por vía rápida, puede resultar casi taurino. En vez de euro van a decir los de mala prosodia, entre los que me cuento, simplemente uro el viejo bisonte ahora recuperado en granjas genéticas. Y por ahí enlazará con la fiesta nacional por antonomasia, las corridas de toros. Aunque mi ilustrado amigo, pesimista además de ilustrado, me dice al oído del corazón, que la fiesta nacional es la guerra civil. Quiera el general Gutiérrez Mellado, que tanto luchó por evitarla, que nunca jamás vuelva a ser cierta tan trágica cosa. Por lo demás, ecu o euro o uro o dólar o thaler o tálero o talego, que suena muy bien, nadie nos quitará la maldita sed de oro. EL EUROFESTIVAL FELIPISTA Por Lorenzo CONTRERAS S Pedro Solbes El gran líder español perdió res, cantada por Dante: Nel mió la batalla de ¡a pesca en bel San Giovanni, fatti per luogo aguas canadienses, que ni side. battezzatori Pero si el San quiera estaba claro que lo fueGiovanni de Dante era guapo, no sen, cuando la crisis del fleparece que lo sea este euronato tan. Ha perdido también el recién parido. pleito de la pesca en el banco Claro que peor era lo del ecu, sahariano, que tampoco es un hijo de la vanidad de Giscard d banco de soberanía marroquí Estaing. Lo cuenta él mismo en porque sus aguas sus memorias El poder y la vida son litigiosas y todonde hay más poder davía pertenecen, que vida, creo yo. Relata una reunión del Consejo mientras un referénEuropeo en Bremen, cerdum limpio no decica de Hamburgo, que es da lo contrario, al otra cuna de Europa, hija pueblo saharaui. Los ella de tantas madres y seis meses de manmadre de tantos padres. dato español no se Y allí propuso lo de Euhan caracterizado ropean Currency Unit por resultados prácpara meter de rondón el ticos en el sentido acrónimo ecu, confiado tradicional del térmien que los contemporáno. Han sido, en deneos ignoraran que afinitiva, la oportuniquello era el nombre de dad de una escenifiuna vieja moneda francación hábilmente cesa de tiempo de los conducida para finaValois. Porque Giscard lidades partidistas es tan dinástico de las concretas e incluso, glorias francesas que más que partidistas, confunde el chauvinismo, personales y de que es la vanidad nacio clan El cierre de nal, con la propia e inmeesa etapa ha ofrejorable opinión de sí miscido características mo. (Este chauvinismo lo de festival. El gran ve muy bien Leopoldo- Han visto cómo se puede ser presidente de la Unión Europea estando festival felipista. Calvo- Sotelo, lector de imputado en crímenes de Estado. Ya sólo me falta demostrar que también fina percepción, al glosar se la puede presidir desde la cárcel. E ha celebrado en Madrid la cumbre europea y ha terminado, entre fogonazos y relumbrones, el euromandato de Felipe González. Han sido seis meses terriblemente provechosos. Provechosos para el feliplsmo, con la torticera interpretación de que todo ello- esa sucesión de estampas brillantes, con marco español- ha sido benéfico para nuestro país; una especie de puesta de largo de España en la sociedad internacional. En Madrid ha nacido el euro la moneda de la Unión Europea para el siglo XXI. En Madrid se ha consagrado la ascensión de Javier Solana a la secretaría general de la OTAN. En Madrid han expresado los líderes europeos sus alabanzas a Felipe González por lo bien que lo hizo y por lo que merece seguir haciendo al frente de nuestros destinos; una sutil intromisión en la lucha preelectoral que sobre nuestro suelo se libra. Madrid, capital de la propaganda para el político bueno, dócil, solícito, que practica el amor comunitario, esa suerte de amor paulino que todo lo comprende, que todo lo perdona, que por todo se sacrifica, que no pregunta, que siempre sonríe y también abraza. A eso se llama aprovechar el tiempo. A eso se llama saber rematar una faena con garbo y gracia y alzarse con las dos orejas del prestigio, los euroapéndices de la gloria viejocontinental. La opinión nacional padece ahora riesgo de deslumbramiento, Mientras tanto, la situación social de España se degrada, el paro crece, la confianza política se hunde más cada día, lo cual no es obstáculo para que de vez en cuando alguna voz autorizada proclame que la cosa marcha, que todo va a mejor. El señor Kohl y sus acompañantes europeos tratan a González como se trata al vecino simpático cuyas virtudes ponderan sin tomarse el trabajo de considerar cuál es la realidad de su estado doméstico. Un vecino que, sobre su pésima administración, arrastra la condición de sospechoso y de posible objetivo judicial.