Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 13- 11- 95 ESPECTÁCULOS ABC Pág. iOó James Bond regresa a las pantallas encarnado por Pierce Brosnan, el quinto actor de la serie Goldeneye llena de fantasmagorías mecánicas, se estrenará en Londres Cuando en 1989 el comunismo se rindió al soplo de los tiempos, entre las muchas preguntas que se hacía la humanidad estaba ésta: ¿Qué pasará ahora con James Bond, esa criatura visceralmente atada a la Guerra Fría cuyas Felizmente la vida real ha conspirado en favor del regreso de James Bond. El caos político en la Rusia de nuestros días, con sus ex agentes del KGB convertidos en mafiosos sentados sobre el polvorín de un arsenal nuclear cuya mecha todavía está al alcance de su mano, ha dado a la United Artists y al presentador Albert Broccoli la ocasión de mantener con vida la serie de películas de cine más larga de la historia y hacer realidad un sueño que parecía haber quedado sepultado bajo los escombros del comunismo desmoronado: la película número dieciocho de James Bond. Londres. Alvaro Vargas Llosa acrobacias al servicio de Su Majestad a lo largo de 25 años parecían exigir el desafío del Telón de Acero? La respuesta está a punto de colmar las pantallas de cine en el Reino Unido, encarnada en el nuevo 007, actor Pierce Brosnan. cias machistas de James Bond han sido atenuadas con el tipo de respuestas agresivas que las mujeres de hoy darían a seductores como Bond. Una de ellas es proporcionada por Xenia Onatop, una ex piloto soviética que intenta asfixiar al agente británico entre sus muslos. También Izabella Scorupco, una actriz sueca de 24 años que es la gran novedad femenina de Goldeneye y que hace de Natalya, una espía experta en programación de ordenadores, pone en ridículo a Bond en más de una ocasión con flamígeros rapapolvos retóricos contra su misoginia Tierra y libertad de Loach, Félix 95 La película Tierra y libertad centrada en la Guerra Civil española y dirigida por el británico Ken Loach, fue galardonada ayer en Berlín con el premio Félix 95 a la mejor película del año. Loach, que obtuvo ya en 1991 el premio con Riff- Raff aventajó en el favor del jurado a las producciones de Eric Rohmer y de Theo Angelopoulos. El odio de Mathieu Kassovitz, fue la mejor producción joven. El galardón de la Asociación Internacional de Crítricos correspondió al griego Theo Angelopulos por La mirada de Ulises una obra de tres horas sobre la guerra de los Balcanes. El premio Europeo para la obra de toda una vida fue otorgado a Marcel Carné, director, entre otras de Los hijos del Olimpo Y el dedicado al mejor ducumental, al alemán Jens Meurer. La ceremonia de entrega de los premios podría ser la última realizada en Berlín después de que el gobierno cancelara su apoyo anual de sesenta y tres millones de pesetas y la Unión Europea le quitara su subvención de ciento veintiún millones de pesetas. Tras perder el apoyo de Berlín, la Academia se mudará de ciudad, probablemente a Estocolmo, Florencia o París. Pierce Brosnan ocasiones hasta por el impacto de sus nudillos, podía herir tantas sensibilidades contemporáneas? En ambos casos- la supervivencia política de James Bond más allá de la Guerra Fría y su adecuación al mundo políticamente correcto de hoy- los treinta y cinco millones de dólares invertidos en la película han buscado inspiración en la vida real. La resurrección Este James Bond, encarnado por Brosnan, el héroe de la serie de televisión Remington Steele cuyas esporádicas apariciones cinematográficas incluyen la muy decorosa presentación en Mrs. Doubtfire cora Robin Williams, intenta ser el mismo personaje de siempre adaptado al mundo políticamente correcto de ios noventa. Porque esa era el otro factor que conspiraba contra la resurrección de Bond: la corrección política. ¿Cómo mantener con vida a un personaje cuyo machismo destellante y sexísmo enfermizo, recostado sobre ese rutilante abanico de damiselas constantemente subyugadas por el agente del Servicio Secreto británico y en Connery, Moore, Brosnan La medida del personaje- y por tanto del desafío que enfrenta Brosnan- no la da, claro, Timothy Dalton, que sólo hizo dos películas de James Bond, ni George Lazenby cuya pretensión sólo duró una película en 1969. Los parámetros están establecidos por Sean Conney y Roger Moore. Ambos lograron, cada uno con matices diferentes, encarnar al personaje de Fleming al que el escritor británico Kingsley Amis describió una vez inmejorablemente: Bien parecido, elegante, valiente, fuerte, cómodo en ambientes caros, depredador aunque caballeroso en sus empresas sexuales, con un toque de malancolía Byroniana y el ceño fruncido con cierta distancia Insolencia machista Por una parte, la historia, aunque llena de las fantasmagorías mecánicas que suelen acompañar los films de James Bond, no es imposible: un grupo de ex agentes del KGB convertidos en mafiosos intenta hacerse con la última gran arma secreta del Occidente, el Eurocopter; por otra, las insolen- Dimite Win Wenders En la ceremonia, el cineasta Win Wenders anunció que renunciaba a la dirección de la Academia. Tras ocho años de trabajo- dijo Wenders- la Academia ha hecho muchos logros, creando el único premio fílmico europeo y provocando una red de ¡deas y solidaridad. La Academia sale de Berlín de mala gana y sin amargura dijo Wenders, señalando que el cine europeo padece de ridículos problemas, tales como los de la distribución, y que los norteamericanos son más listos y se compran las ideas cinematográficas europeas El italiano Scola citó una frase en español de la película premiada, Tierra y libertad para que la cinematografía europea siga adelante: La lucha continúa La estatuilla debe su nombre al restaurante Chez Félix, de Cannes, donde Wolker Hassener lo anunció en mayo de 1988. Aparece el espía que sirvió de inspiración a Fleming Londres. A. V. L. Añade al peso sobre los hombros de Brosnan la súbita aparición, a sus 82 años, del espía que inspiró el personaje de Fleming: Patrick Dalzel- Job, agente 036652- un hombre que osa preferir la monogamia, que detesta los martinis con vodka y que no tiene mucho respeto por los cigarrillos hechos a mano. Siempre rodeó mucha duda a la identidad real del personaje de Fleming, que murió en 1964 sin dejar pistas. Aunque él mantiene cierta ambigüedad, los que saben lo aseguran: Dalzel- Job es el agente 007. Confiesa no haber leído nunca un libro de Bond ni haber visto sus películas. Durante la Segunda Guerra Mundial perteneció a la unidad, compuesta por doscientos agentes de inteligencia de la Marina, que comandaba el propio Fleming y que trabajan detrás de las líneas enemigas. La unidad era secreta y tenía un nombre mágico: 30 AU (unidad de asalto) Según Dalzel- Job es un secreto que, se supone, nadie debía saber Cuando Dalzel entró al despacho de almirante Fleming en 1944, ya tenía una historia de audacias y desobediencias, pero también de actos llenos de coraje y valor, muy parecidos a los de James Bond. Era una unidad secreta de Fleming y teníamos la misión de encontrar información útil sobre los planes de los nazis y su armamento La unidad penetró en territorio enemigo, a travesando Normandía, Bélgica y Alemania, y dio, entre otras cosas, con el centro de control de los alemanes en Francia desde el cual se dirigían los bombardeos contra los aliados en el Atlántico. La inspiración para los objetos ingeniosos de los que el Servicio Secreto provee a James Bond fueron los inventos ingeniosos del Jefe de Provisiones, Charles Fraser Smith. Dalzel recuerda que cosió un botón en mi uniforme en el que estaba escondido un mapa, teníamos mapas de seda cosidos dentro de la chaqueta militar y una pipa con rincones secretos donde también estaban escondidos varios mapas