Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA 9 DE NOVIEMBRE DE 1995 SOCIEDAD ANÓNIMA- ABC MOVILIZACIONES DOMICILIO SOCIAL J. I. LUCADE TENA, 7 28027- MADRID DL: M- 13- 58. PÁGS. 192 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA P ROBABLEMENTE lo más acertado del famoso libro de Orwell, 1984 afortunadamente tan poco profético, es lo que dedica a lo que llama newspeak (traducido como neohabla la transformación de las palabras, hasta hacerlas decir lo contrario de lo que significan. He señalado a veces que los enemigos del liberalismo llaman liberalización a lo que deberían llamar socialización por ejemplo del aborto. Ahora se habla mucho de movilizaciones pero suelen consistir en paralizaciones Que dejen de volar los aviones y se cierren o atasquen los aeropuertos; que los trenes o los autobuses o el metro se detengan; que cierren los comercios y los bancos, se detengan las fábricas, se deje de comprar, vender, negociar, producir. O bien que se corten los ferrocarriles o las carreteras, según dicen para que se pueda pescar en diversos lugares o vengan las lluvias. Sin contar las paralizaciones del movimiento en las ciudades, porque unos señores ocupan las calles y plazas para comunicar así sus deseos particulares. La vida es movimiento, y no paralización; esta es un penoso accidente que puede sobrevenir y se debe evitar en lo posible. En el mundo actual, y en proporción especialmente alta en España, hay una forma de paralización que se llama precisamente paro habría que investigar en qué medida es inevitable o se debe a causas que no lo son; habría que indagar también la razón de ese exceso español. Para ello habría que movilizar algo que también tiende a la parálisis: el pensamiento. Si no me equivoco, de esta proceden en su mayoría los males que afligen innecesariamente al mundo. Los hay que proceden de la estructura misma de la realidad, de las limitaciones que lleva consigo; a ellos hay que resignarse. Pero otros muchos podrían eliminarse si las cosas se hicieran mejor. Y sobre ellos habría que concentrarse, contra ellos habría que movilizarse. Acaso lo más urgente sea movilizarse contra la confusión. Acabo de ver unos amplios programas de actos culturales -realizados unos, otros inminentes- algunos merecen confianza, por la calidad de las personas participantes y el interés de los asuntos; pero en otros casos faltan totalmente esas condiciones, una de ellas o las dos a la vez. El resultado es que todo va mezclado en el mismo saco, lo valioso es un pabellón que cubre y justifica lo que carece de esa cualidad o es contraproducente. La desorientación que esto produce es inevitable; se da por bueno lo que no lo es, en vista de que va acompañado de algo que puede ser excelente, o se produce el desprestigio de esto, arrastrado por la evidencia de lo negativo. requisitos tiene la existencia de lo que se llama opinión pública y encontré que entre ellos La gravedad de estos fenómenos se se cuenta el que se pueda volver sobre lo acentúa cuando se llega a las colaboraciodicho y manifestado, que sea posible recornes en asuntos que invaden el terreno de la dar lo que se ha producido en el pasado. Si decencia y tienen consecuencias que afecesto se impide o no se pone en práctica, tan a la vida general del país. Hay personas sean las que sean las leyes, la vida colectiva o grupos que se dedican concienzudamente deja de ser pública; y como no es ni puede a falsear la realidad; que mienten sistemátiser privada, se convierte en clandestina sin camente, inventan la historia que nunca ha que nos demos cuenta. Sería urgente medir existido, que procuran la difamación de los hasta qué punto se ha deslizado la clandesque consideran enemigos; cuando se lee lo tinidad en muchos aspectos de una convique dicen o aparecen sus rostros en la televencia que en teoría es absolutamente públivisión, ya que sabe lo que se puede esperar, ca y transparente. y efectivamente la expectativa se cumple Mi esperanza se concentra en Ja capacipuntualmente. Recuerdo que Ortega, en los dad de los españoles para movilizarse desde años anteriores a su muerte hace cuarenta la verdad, la exigencia de calidad, el rigor y años, decía: Es que no se puede circular la elemental decencia para imponer esas Es lo que sucede en algunas dimensiones condiciones y, en el peor de los casos, de la vida: no se puede circular, y hay que apartarse de los que practiquen las conducejercer una retracción para no confundir y no tas opuestas. Digo en el peor de los casos, ser confundido. porque creo que puede hacerse mucho Una de las formas principales en que la más: la retracción, el apartamiento, es como desfiguración se lleva a cabo es dirigir la una especie de cordón sanitario que deja en atención, tal vez insistente, obsesiva, maniáun lazareto a los que violan las normas exigitica, hacia ciertas cuestiones, de manera bles de convivencia; pero se puede hacer que se olviden otras y así desaparezcan del mucho más: intentar curar la dolencia, aun horizonte. Un caso particularmente claro es en el caso de que sea epidémica. el descubrimiento cotidiano de escándalos Si se muestra lo que es indebido y no se o tropelías, de manera que los lectores o colabora con ello o se lo da por bueno, se espectadores no dan abasto, y van olvidanhace muy difícil desarrollarlo y difundirlo. do lo de la semana anterior- no digamos lo Pero si se oye sin pestañear la falsedad o la que sucedió o se comunicó hace unos insidia, si se pasan por alto las consecuenmeses. Los autores de las fechorías que cias que tienen los actos ejecutados, por parecen antiguas se benefician de la desaejemplo las movilizaciones paralizantes tención provocada. ¿Quién se acuerda de lo todo eso encuentra el campo libre y una que pareció tan grave antes del verano? especie de aceptación social que lo fomenSe buscan ávidamente complicidades con ta. operaciones que indudablemente son inaLas energías individuales de los españoles ceptables; pero los que lo hacen consiguen son considerables; España es uno de los así que nadie piense en posibles complicidapaíses con mayor vitalidad, con más intensides propias con hechos incomparablemente dad cuando verdaderamente se moviliza. más graves, amplios y duraderos. Pero nuestra vida está llena de renuncias, de Hace cuatro decenios que me pregunté en aplazamientos, de encogimientos de homserio qué es público por ejemplo qué bros; hay una funesta propensión a la indiferencia. Y existe una desconfianza en que los demás secunden lo que cada uno, por sí mismo, estaría dispuesto a intentar. Esto produce ei abandono, la convicción de que no se puede hacer nada Cuando, hace medio siglo, o treinta años, un joven me decía melancólicamente: Aquí, no se puede hacer nada le contestaba: ¿Lo ha intentado? La respuesta era el silencio. Para decir EDICIÓN INTERNACIONAL. eso hay. que haber intentado hacer algo. Ahora no existe ni siquiera el pretexto que podía ser mínimamente válido entonces: se Un medio publicitario único puede intentar lo que se quiere. Para ello para transmisión de mensajes basta con movilizarse positiva, productiva, comerciales a ciento sesenta acaso creadoramente. naciones Julián MARÍAS de la Real Academia Española