Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 31- 8- 95 REGIONES A B C 57 POR El PARTIDO S 0 CIAII 8 W El grupo radical ha utilizado instalaciones y medios públicos para lanzar sus campañas antiespañolas su oposición a la catalanización y la unidad de la lengua. Observadores políticos no se llegaban a explicar cómo era posible que este grupo dispusiese de la cantidad de medios que exhibía en sus ataques a Zaplana. La respuesta está en que este complejo se alimenta fundamentalmente de las ayudas oficiales, que se multiplicaron según se acercaban los comicios autonómicos. La revista El Temps estaba financiada en gran parte por la Generalidad Valenciana y la de Cataluña a través de la publicidad institucional. Con Joan Lerma en la presidencia autonómica, se subvencionaron a esta revista suplementos especiales a todo color. Durante el ejercicio de 1994, la Generalidad de Cataluña concedió al menos 80 millones de pesetas a la revista en concepto de publicidad y subvenciones mientras que la Administración Lerma le dio no menos de diez, según aseguró en su día el PP. El Bloc dispuso durante la presidencia de Joan Lerma de un inmenso apoyo. No sólo utilizaba medios públicos para remitir sus comunicados, sino que el propio Ejecutivo socialista se encargaba de convocar a las entidades sociales y culturales valencianas a los actos de protesta Un aspecto de la manifestación independentista convocada por el Bloc el pasado mes de mayo Tras las revelaciones de los cerebros del Bloc, se pudo saber que Lerma no sólo lo financiaba y auspiciaba sino que prologó un anuario que defendía la idea de un País Valencia como integrante de los Países Catalanes que protagonizaba el grupo nacionalista. Así, el Bloc usó fax, papel y material de imprenta entre otras cosas pertenecientes a organismos públicos para difundir sus comunicados de Prensa y las convocatorias de actos. Sin ir más lejos, el grupo usó el fax de un centro de la Universidad de Valencia de atención a los estudiantes para convocar una manifestación donde se incluía un manifiesto donde se llamaba ladrones y criminales a los políticos españoles por diseñar un falso proyecto de libertad inventado desde Madrid Ese mismo d o c u mento llegaba a asegurar que el País Vasco y Cataluña son ejemplos de pueblos que no quieren morir víctimas de un Estado centralista y castellanista Desde la Generalidad Valenciana de Lerma se invitó a entidades sociales a participar en actos culturales del Bloc como manifestaciones a través de la Dirección General de Relaciones Institucionales del Ejecutivo autonómico. El ideólogo Climent ha buscado una fórmula histórica como el Rey Jaime I de Aragón para transformarlo en paladín de los supuestos Países Catalanes y dotar su doctrina de historia a pesar de que olvida que Valencia nunca dependió de Cataluña ni estuvo integrada en unos Países Catalanes siempre inexistentes. Además, Jaime I fijó la frontera en la. línea Blar- Busot, dejando integrada en el Reino de Mur- cia buena parte de lo que hoy es la provincia de Alicante. Las denuncias de Climent Climent llegó incluso a denunciar el intento de asesinato de uno de los intelectuales más destacados, Joan Fuster, poniéndole bombas en su casa o el atentado contra Manuel Sanchis Guarner Las supuestas bombas contra Fuster resultaron ser un masclet de pirotecnia en la ventana de la planta baja de Fuster y el atentado contra Sanchis Guarner un petardo enviado de forma anónima. Tras las revelaciones de las actividades y los cerebros del Bloc, se pudo saber que Lerma no sólo financiaba y auspiciaba el Bloc sino que llegó o prologar un anuario de un diario de Barcelona en el que se defendía la idea de un País Valencia como parte integrante de una entidad superior, los Países Catalanes El anuario llegaba a fecilitar a Lerma por su cambio de estrategia hacia el catalanismo Al artículo de Lerma le precedía otro del presidente catalán Jordi Pujol donde éste celebraba la labor del anuario por su defensa de la Identidad catalana y ayudar a la construcción de una conciencia histórica La publicación en la que Lerma colaboraba se refería en todo momento a la Comunida Valenciana como el País Valencia y como parte integrante de una entidad superior los países catalanes En definitiva, subvenciones, colaboraciones y declaraciones que muestran cómo el Partido Socialista, a través del ex presidente regional y ahora ministro Joan Lerma, ha impulsado y auspiciado un movimiento radical, independiente y antiespañol sin ningún escrúpulo durante años. olerancia con gritos a favor de Terra Llrare concentración cuando algunos manifestantes enmascarados lanzaron piedras y naranjas contra unos balcones desde donde colgaba una pancarta de apoyo a la lengua valenciana. También se arremetió contra una bandera española desplegada en una ventana, según corearon los radicales esa bandera es extranjera Incidentes que respondían al clima de opinión que habían preparado días ames los organizadores al pedir que la manifestación transcurriera de la form; más engrescada y ruidosa posible Sin embargo, el Partido SOCÍE sta de Valencia aseguró el día despuf, de la concentración que había sido una muestra de paz ciudadana por la defensa de nuestra identidad como valencianos y todos aquellos que se consideren como tales deberían felicitarse Una semana antes, el Bloc del Progrés organizó otra manifestación en Alicante durante la cual se produjeron graves incidentes, como el apedreamiento de la Comandancia de la Guardia Civil y se exhibieron, como en Valencia, banderas independentistas y pancartas con el lema Alicante es Cataluña Al día siguiente de la manifestación, el entonces presidente valenciano, Joan Lerma, se apoyaba en el valencianismo radical, reivindicaba los mismos valores del Bloc como un intento para lograr su reelección. Lerma, siguiendo los lemas de los nacionalistas valencianos, aseguraba que en las pasadas elecciones estaba en juego la dignidad de la lengua valenciana si el PSOE no salía reelegido. Según Lerma la lengua valenciana había sido perseguida y ridiculizada durante años y en cambio desde su llegada al poder el valenciano había recobrado su dignidad. La concentración también fue interpretada como un intento de evitar la victoria del Partido Popular el pasado 28 de mayo.