Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Pag. 48 TRIBUNA ABIERTA LUNES 14- 8- 95 fAYA remolino que ha organizado Aranguren! Se desmontan sus argumentos o, menos sesudamente, se le compara con Damborenea. Y todo porque se ha atrevido a decir que el GAL era, en el año 83, legítima defensa de la democracia. Recuerdo a Aranguren como un hombre valiente, cuando se enfrentaba al franquismo en los años sesenta. Recuerdo la conferencia sobre la Ciencia griega que di en su seminario. Recuerdo aquella famosa manifestación de Febrero del 65, en la que los catedráticos que iban en cabeza acabaron en la Dirección General de Seguridad. Recuerdo cuando ellos (Aranguren, Montero, García Calvo y, con ellos, Tovar) se reunieron en mi casa inmediatamente después que los soltaron. Recuerdo nuestra estrecha colaboración de entonces: por ejemplo, cuando leí ante la Junta de Facultad su escrito explicándose, cuando intenté ayudar, a él y a los demás, de varias maneras (lo que me trajo no pequeños problemas) Luego hemos estado más o menos distantes, dentro de un mutuo afecto: yo soy, evidentemente, menos progre que él. Y ahora me encuentro con su airoso arranque: es el de siempre. Me hace pensar en aquello de Quevedo a Felipe IV (disculpen, estoy en el campo, cito de memoria) ¿Nunca se ha de decir lo que se siente? ¿Siempre se ha de pensar lo que se dice? ETA, EL GAL Y ARANGUREN Esto no quiere decir que yo esté absolutamente de acuerdo con Aranguren. Hay que decir que, si aquello fue defensa lógica y esperable en aquellas circunstancias, no fue legítima salvo en el sentido de la frase hecha. Su expresión es una verdad a medias. El hecho es que, si sólo quedaba esa salida, la de los GAL más que calificarla de legítima habría que decir que procedía inexorablemente de un error de planteamiento. De Adolfo Suárez, de Felipe González, de su necesidad prioritaria de establecer la democracia y llegar a una especie de acuerdo con los nacionalismos periféricos, que siempre aprovechan los momentos de debilidad de España. No sé. El hecho es que es una verdad histórica bien comprobada que una democracia funcionando al ciento por ciento es incapaz de ganar una guerra revolucionaria o una guerra a secas. To- BUSCA PISO l A LAIE 1 RA PEQUEÑA nocer ese desastre, que luego trataron de tapar torpemente o dejar que alguien lo tapara Por Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS con el GAL. Demasiada hipodas las Constituciones tienen artículos que recresía: por eso hay que saludar el gesto de bajan provisionalmente la democracia, suspenAranguren. den ciertas garantías, durante una situación tal. Habría habido que esperar, pacificar EsComo la rebajaron provisionalmente americapaña, antes de negociar estatutos de autonos e Ingleses, cuando los primeros llegaron nomía. Sin conspiraciones ni planes, por la hasta a detener, por meras sospechas, a todos misma fuerza de los hechos, los nacionalistas los japoneses en su territorio. violentos y los pacíficos se han Cuando implantaron la censura de ayudado objetivamente en casos guerra, etcétera. como éstos. Chipre fue un buen ejemplo de esa colaboración. Los Luego, en Vietnam, quisieron gaviolentos arrancan concesiones nar la guerra con todas las gapara los pacíficos, estimulan a ésrantías democráticas y con los tetos a presionar más; los pacíficos levisores metiendo en las salas de proponen conversaciones, atacan estar todos los horrores de la guela represión La misma historia rra y con cierta Prensa y ciertos de siempre. políticos justificando al enemigo. Y la perdieron. Cierto que se odian porque unos Contra una guerrilla que utiliza y otros aspiran al poder. Pero surlos derechos políticos, judiciales, gen reacciones en cadena y los no periodísticos, individuales de una violentos del lugar que sea, en un democracia, que tiene partidos, momento, llegan a pedir autodeterperiódicos, tribunales benévolos, minaciones e independencias. O, propaganda pública, no puede ha- F. Rodríguez Adrados por lo menos, a imponer inmersiober victoria. Extorsiona, aterroriza ¡y de la Real Academia nes y dictados que al final llevan a acusa de antidemócratas a los lo mismo. Pésimo camino. Española demás! Este es un hecho histórico. Sobre todo: se cultiva, por mala La suma hipocresía es que, entonces, ciertos fe o cobardía o irresponsabilidad, la falsa imagrupos o el mismo gobierno, no se sabe, orgagen de que el GAL de hace doce años es el nizaron, tras tanta exquisitez democrática, una problema número uno de la España de hoy. No represión no legal. Es algo casi mecánico, inees verdad: lo es ETA. Lo es la hipocresía con vitable, igual que un organismo produce antique los más de los que se manifiestan en púcuerpos ante una infección. No justifico: exblico encaran el fenómeno. Lo son sus conseplico. La creación de una legalidad adecuada cuencias en cadena. Por eso es sana la reacpara tratar aquella agresión habría sido la verción de Aranguren, aunque deje cuestiones dadera respuesta. Esa sí que habría sido una abiertas: sancta ira legítima respuesta. Me habría gustado reencontrarle en El EscoEsos mecanismos funcionan en todas parrial, saludarle con afecto como siempre que tes. Piensen en De Gaulle frente a la OAS, en muy de tarde en tarde nos vemos, rememoel Estado alemán frente a la Baader- Meinhoff, rando tiempos antiguos cuyo espíritu lleva él en los ingleses en Malaca, en Videla, en Fujitodavía. Pero a El Escorial me invitaron y me mori, etcétera, etcétera. Critíquenlos si quieren, desinvitaron luego: me invitaron en cambio a la yo puedo acompañarles en las críticas. Pero no Menéndez y Pelayo de Santander, que no es son sino una consecuencia ineluctable. mi Universidad, aunque sí una muy querida. Dioses tienen los Cursos de Verano. Así, el GAL fue tan ¡legítimo como inevitable. ¿Qué decir de un partido, el socialista, que Es este un problema muy serio, que habría creía que la ETA era un grupo de demócratas que encarar con seriedad en vez de irse por que hacían la faena sucia de asesinar a Calas ramas (el GAL es una de ellas) Sin hiporrero y luego se disolverían cuando llegara la cresía, con decisión por parte de todos: es democracia? ¡Valiente ingenuidad, cuando ETA este un problema nacional. ¿Servirá la llamada nunca ocultó lo que pensaba! ¿Y qué decir de de atención de Aranguren? partidos que rechazaban cualquier legislación antiterrorista fuerte? No justifico la ley Corcuera, pero sí una provisional más fuerte todavía, donde fuera necesaria, mientras durara el estado de emergencia. ¿Y qué decir de un ambiente nacional para el cual el GAL es el primer problema de España, cuando no fue sino el turbio, detestable producto de ETA? Pues así seguimos todavía: discutiendo sobre galgos o podencos de hace A toda velocidad. Poniendo su anuncio por palabras en ABC. doce años, mientras la liebre se nos escapa. Casi ni se habla de ella. El GAL fue detestable, aunque inevitable y lógico. Primero, moralmente. Segundo, porque fracasó, como no fracasaron De Gaulle, los alemanes, etcétera (la victoria es un reconocido detergente, lava más blanco que nada) Tercero, porque se ha convertido en arma de ETA: en arma contra la democracia, contra el Estado español, contra España toda, que está en estos momentos (ojalá haya un vuelco) perdiendo esa batalla. Injustamente: no fue España la que dio nacimiento al GAL, sólo la política desastrosa de unos hombres que se niegan, todavía, a reco- YENDA SU COCHE SOBRE LA MARCHA