Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 30 DE JULIO DE 1995 ABC DOMICILIO SOCIAL J. I. LUCA DE TENA, 7 28027- MADRID DL: M- 13- 58. PAGS. 128 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA A medida que una España liberal se convierte en una parte do embajador republicano en Washington sin inevitable de la Unión Europea, la visión de ser consultado. Madariaga aceptó a pesar de futuro de Salvador de Madariaga parece sus reservas a ejercer a las órdenes de cada vez más sorprendente. En el mundo Alejandro Lerroux, que había sido nombrado académico y cultural, Madariaga fue plenaministro de Asuntos Exteriores por la sencilla mente reconocido con innumerables doctorazón de que sus colegas republicanos conrados honoris causa, entre ellos los de sideraban que era el cargo que ofrecía Oxford y Princeton, y con el ingreso en las menos oportunidades de corrupción. Academias de España, Francia y Bélgica. Sin Madariaga sólo había estado en Washington embargo, sus mayores logros y su legado más profundo están en su compromiso con siete semanas cuando fue requerido para representar a España en el Consejo de la la idea de una España liberal en el seno de Sociedad de Naciones. La necesidad de resiEuropa. dir casi permanentemente en Ginebra se Pese a que Madariaga se consideraba resolvió mediante su traslado a París en europeo antes que español, su obra estaba enero de 1932. Madariaga tenía en Ginebra dominada por la búsqueda de un carácter más influencia de la que se podía esperar, nacional que, en el caso español, le llevó a porque muchos delegados latinoamericanos encontrar en Don Quijote la quintaesencia del tendían a seguir su ejemplo. Además, como ser español. El mismo don Salvador tenía una dimensión quijotesca de idealismo desintere- Lerroux sabía poco de política exterior, sado que estaba en el fondo de su europeís- Madariaga tenía una libertad excepcional para dictar en la práctica la política exterior mo. Paradójicamente, se identificaba tanto española, que inclinó hacia el apoyo de la con Don Quijote como con Sancho Panza. postura de la Sociedad de Naciones. Inventó el seudónimo Sancho Quijano, que reúne el sentido común de Sancho Panza El principal acontecimiento internacional con el idealismo de Don Quijote. Sus incurque tuvo que afrontar fue la invasión japonesiones en el mundo, nada moral, de la diplosa de Manchuria en septiembre de 1931. Sus macia internacional de! a era fascista no esfuerzos por organizar una acción internapodrían haber sido más quijotescas: era cional contra Japón hicieron que el secretario honesto, idealista y comprometido con una de Exteriores británico, John Simón, se refivisión del mundo. Además, en el fondo de su riese a él como la conciencia de la Sociedad creatividad había un impulso enteramente de Naciones y también le hicieron mereceespañol. dor del apodo de don Quijote de la Manchuria Tanto el nuevo ministro de Pasó once años en Francia, desde los Exteriores, Luis de Zulueta, como el presicatorce. Aunque estudiaba ingeniería, se dente del Consejo de Ministros, Manuel desarrolló en él una pasión por la historia de Azaña, creían en febrero de 1932 que España. Entonces empecé a ver España Madariaga ve demasiado a España como desde fuera, perspectiva que completa la una pieza de la Sociedad, y hay que frenarlo, visión desde dentro y la fecunda; pero mirando al interés de España, para no lanzarademás, ya muy pronto (según hoy percibo) se a quijotadas En el plazo de un mes, fui adquiriendo una postura internacional A Zulueta volvió a quejarse de que Madariaga su francofilia añadió una dimensión anglosatoma posiciones quijotescas en favor de jona: visitó Inglaterra por primera vez en China que nos indisponen con Japón 1910, y en 1912 se casó con Constance Azaña comentó al sociólogo francés Ángel Archibald, una historiadora escocesa. En Marvaud que la actividad de Madariaga en 1921 obtuvo un puesto en la Sociedad de Ginebra sería mucho más eficaz si estuviese Naciones, en el que sus capacidades lingüísticas y su inteligencia le permitieron convertirse en director de la Sección de Desarme de la Sociedad en 1922. A lo largo de aquellos Si deseas buenos resultados años desarrolló una perspectiva verdaderaven a estudiar a mente internacional. Le decepcionó profundamente que la Sociedad nunca llegase a convertirse en una organización realmente internacional, cosa que atribuía al abstencionismo norteamericano. La Eliana (Valencia) DUBUN- BOSTON En 1927 dimitió de su cargo en la Abierta matrícula CURSO 9 5 9 6 Sociedad y tuvo la suerte de que le ofrecieEGB, BUP, C O U SELECTIVO sen la recién creada Cátedra Alfonso XIII de Selectivo en el mismo colegio de Dublín y Boston Estudios Españoles en Oxford. Madariaga nunca se sintió cómodo con la vida de profeINTERNADO SELECTO en Valencia sor. En otoño de 1930 inició una gira como Preparación de asignaturas conferenciante por EE. UU. Méjico y Cuba; y SELECTIVIDAD en agosto durante el viaje cayó la Monarquía. Al llegar a La Habana el 1 de mayo de 1931, se enteró INFÓRMATE TEL. (96) 274 02 72 por los periódicos de que le habían nombra- DON QUIJOTE DE LA MANCHURIA apoyada por una poderosa escuadra Pero los esfuerzos que Madariaga realizó en este periodo al frente del grupo de naciones conocido como los ocho rectos y formado por Noruega, Checoslovaquia, Suecia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Suiza y España dieron de hecho a Madrid un prestigio internacional que no tenía desde hacía muchos años ni volvió a tener hasta muchos años después. De eso puede haber pocas pruebas mejores que la irritación causada a la Italia fascista por lo que fue descrito como el fanatismo ginebrino y francófilo de Madariaga. Madariaga esperaba que Azaña le ofreciese la cartera de Asuntos Exteriores. Creía, acertadamente como hemos visto, que Azaña no daba el paso porque le preocupaba que Madariaga comprometiese idealista y peligrosamente en iniciativas de la Sociedad un poderío militar del que España carecía. Madariaga permaneció en Ginebra durante dos años hasta que, en la primavera de 1934, regresó a España para trabajar brevemente con Lerroux como ministro de Educación (del 3 de marzo al 28 de abril de 1934) e incluso más brevemente como ministro de Justicia. En los once días del ejercicio de su cargo en el ministerio de Justicia, del 17 al 28 de abril de 1934, se concedió la amnistía al general Sanjurjo por su papel en el intento de golpe de Estado del 10 de agosto de 1932. Esto hizo que Madariaga se ganara el odio de la izquierda. Continuó representando- a España de forma ad hoc en la Sociedad de Naciones y en 1935 desempeñó el cargo de presidente del Comité del los Cinco (Gran Bretaña, Francia, Polonia, Turquía y España) que trabajó en vano para detener la agresión italiana en Etiopía. Sus fervientes esfuerzos para iniciar el arbitraje de la Liga en el conflicto etíope estaban inspirados por un enfoque ético y humanitario pasado de moda que le hizo ganarse la aprobación y posterior amistad de Anthony Edén. En 1936, Madariaga se convirtió en objeto de violentos ataques que le llevaron a abandonar los cargos oficiales y finalmente España, el 1 de agosto de 1936. Describió la situación en términos característicamente serenos: Yo era un parlamentario europeo liberal cuando a la gente no le interesaba ni Europa ni el sistema parlamentario ni el liberalismo El que en la España de 1936 no hubiese lugar para Madariaga es trágico. Sin embargo, lo que es todavía más preocupante es una idea aplicable a la España e incluso a la Europa de 1995. Una Europa liberal y parlamentaria- el logro parcial del ideal de Madariaga- permanece apartada mirando la destrucción de Bosnia con la misma falta de certeza moral con la que contempló la destrucción de Manchuria, de Etiopía y de Checoslovaquia. ¿Dónde está hoy en Europa esa otra faceta del legado intemacionalista de Madariaga que es el idealismo, el quijotismo? Paul PRESTON