Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 3 DE JULIO DE 1995 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA IACE unos días visité la exposición que, con motivo de su 150 aniversario, ha organizado el Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid. Allí yo fui catedrático durante quince años, de 1949 A 1964: magnum mortalis aevi spatium un gran espacio en la vida mortal, que dijo Tácito. Allí empecé a interesarme por la enseñanza en general y no sólo por el Griego, que era mi asignatura, decíamos entonces. Fui hasta Jefe de Estudios: un buen observatorio de la vida humana, se aprende mucho. Ahora ya casi no conozco a nadie y todo está muy cambiado, tiene otro aire, es bien lógico: el profesorado, el personal no docente, los alumnos y las alumnas. No las había, sólo las que se examinaban de libres: el director de San Isidro, para admitirlas y burlar la prohibición, había inventado aquella frase de que la matrícula no tiene sexo. Las aulas: ha dejado como muestra una sola de aquellas aulas imponentes, en que uno hablaba desde un alto estrado rodeado de una barandilla de hierro a cien alumnos sentados en los bancos de un graderío que subía hasta casi el techo. Buena para hacer películas de época. Muchas cosas han mejorado, se han adecuado a los tiempos. Pero es el momento de recordar, después de todo esto, que Cisneros, igual que San Isidro, Lope de Vega y los otros institutos que se fueron creando, era algo importante en Madrid. Desde 1845, en que se fundó como Instituto del Noviciado, desgajado de la Universidad, que Isabel II trasladó desde Alcalá a Madrid. La fundación de los Institutos de Bachillerato por el ministro Pidal fue un logro del liberalismo español. Ponía en práctica el informe Quintana, de 1812, que dividía la enseñanza en tres grados y responsabilizaba de ella al Estado. Si quieren, podríamos buscar los antecedentes remotos en Platón que, en Las Leyes presentó por primera vez el plan de una enseñanza obligatoria a cargo del Estado. Repasando esa exposición se encuentra uno con mil incidentes internos y con huellas de la Historia de España. De la revolución de 1868, cuando Salmerón y Giner de los Ríos dieron allí clases y Ortiz y Lara Romeo fueron cesados por negarse a firmar la Constitución de 1869. De nuestra guerra, cuando el Instituto se destinó a cuartel de Milicias, cosa que no prosperó, y el director Francisco Cebrián oficiaba para que repararan los desperfectos producidos por un obús. ¡Guerra y burocracia! De la depuración... De la normalización paulatina. Allí están recordados los más antiguos directores, como Galdo, que fue alcalde de Madrid, Commelerán, ilustre latinista, o Suárez Somonte. Luego García de Diego, Arévalo, Igual, Aleixandre, Oñate, Ramiro y los que vinieron después, fuera ya de mis tiempos. La nómina de personas que como profesores o alumnos (oficiales o libres) pasaron por allí es una buena parte de nuestra historia intelectual. Allí estaban los expedientes, cito unos pocos: Aranguren, Gutiérrez Mellado, Machado (los dos hermanos) Marías, Tierno, ABC DOMICILIO SOCIAL J. I LUCA DE TENA, 7 2 80 2 7- M A D R I D DL: M- 13- 58. PÁGS. 136 H LA EXPOSICIÓN DEL CARDENAL CISNEROS, Y OTRA VEZ LA ENSEÑANZA Después, -cuando el plan de Ruiz Jiménez el Griego quedó reducido a tres años en la Sección de Letras, las cosas mejoraron. Aquellos años en que Terán, Alvarado, Colino, Fernán Gómez... los alumnos estudiaban, uno al lado de otro, a En mi tiempo había un plantel de catedrátiHornero, a Virgilio y a Góngora, son de los cos y profesores excelentes, como en otros mejores recuerdos de mi vida. Muchos alumInstitutos de España. Arriba nombré a algunos. nos, que encuentro aquí o allá piensan lo Entre otros, a Cebrián, el matemático, cuñado mismo. de Besteiro, hombre entrañable: él y yo éraTodo esto es uri poco melancólico, sobre mos el terror de los miles de alumnos libres todo hoy cuando los Institutos y la Enseñanza que en junio nos tenían trabajando todo el día, Secundaria en general están en un mal hasta la media noche. Al director Igual, muermomento. Un momento de recortes (de siete to recientemente. Y había tantos y tantos y años el Bachillerato ha pasado a dos) de destantos. concierto. Cuando, reforma a reforma, la ola Anécdotas innumerables podría contar: pedagógica ha creado una Enseñanza todavía se unían la Ciencia y el pintoresquisObligatoria que es una enseñanza elemental, y mo, a veces ahora es más aburrido. Y allí un pequeño Bachillerato lleno de materias estaba el maestro Afrodisio, a quien Alfonso especializadas. La idea de una Enseñanza XIII había nombrado catedrático de esgrima y Media de alto nivel, para, la formación y no que disponía a sus alumnos, florete en mano, para la especialización, dirigida a una élite en la gran escalera. Hombre popular, cordial y importante, que necesitamos, se pierde. desgarrado, cuyas inconveniencias algunos Estamos descapitalizando culturalmente a temían. España. Nos llevábamos bien: no había esas faccioMe comentaba Julián Marías, que había nes de algunos Departamentos universitarios, examinado el expediente suyo y el de su mujer, movidas por los celos. Y eso que también cuántas y cuáles cosas sabíamos en aquellos había sus tormentas, las Actas las reflejan. Yo tiempos. Y cuando hay una reunión sobre era combativo, dicen quienes las han leído. Y temas de enseñanza entre personas que allí figura el episodio de cuando Igual me envió luchan hoy por ella en los Institutos y en la un telegrama a Grecia diciendo que me dejara Universidad (he estado en varias estos últimos de tonterías y me volviera a dar clase. Era mi tiempos) las anécdotas surgen a chorro. primer viaje a Grecia: recuerdo el Congreso de Sobre lo que sabían, por ejemplo, los alumnos Estudios Bizantinos en Salónica y la inaugurade ingreso a los diez años (y de esto soy testición presidida por el rey Pablo, a quien nuesgo) Sobre lo que ignoran muchos de ahora. tros discursos adormecían. Sobre esos planes (o diseños curriculares, A este centro, que tanto había de influir en que dicen, aunque la Academia no me los mi vida, llegué por una circunstancia bien quiso admitir en el Diccionario) en que se aboajena a mí. El Ministerio de Educación, por mina de la memoria. En que la Historia alguna razón, bloqueaba la oposición a la comienza anteayer y la lengua española (o cátedra de Griego que luego ocupé en la castellana) consiste en una jerigonza termiComplutense. Prefiero olvidar esas historias: nológica en vez de enseñar a leer y escribir hubo de esperar a que llegara al ministerio correctamente. Para Ciencias es lo mismo. Ruiz Jiménez. Entre tanto, entré en Cisneros: En fin, no quiero aburrir con este tema. Pero era la época en que podíamos pasar de la me gustaría que alguien, alguna vez- y no me Universidad al Instituto o al revés, en que no refiero a nadie en específico- estudiara si se había barreras ni verticales ni locales. podría combinar la idea de la enseñanza obliY me enfrenté con la tarea casi imposible de gatoria, no sé hasta qué año, con un verdadeenseñar Griego, impuesto más bien nominalro Bachillerato. Sé que hay problemas, pero, mente por el plan de estudios del 38, a una de todos modos, por ahí fuera existen soluciotribu un tanto selvática que estaba convencida nes que respetan el Bachillerato. Rectificar es de que esa asignatura no se daba de sabios. Y los mismos socialistas estuvieron dudando antes de decidirse- malos momentos los tenemos todos- por el miníbachillerato de dos años. Y conste que no llego a pedir un Liceo Clásico como el de los croatas de Zagreb que vinieron en mayo a representar en Segóbriga las Traquinias de Sófocles. Algunos llevaban siete años de latín y seis de griego. Por cierto, que mientras estaban aquí les cayó una EDICIÓN INTERNACIONAL. bomba de los serbios en el Instituto. Quizá fuera un castigo por tanta cultura, no es para nuestros tiempos. O quizá pueda decirse que Un medio publicitario único Sófocles les salvó la vida. En fin: un oficio y para transmisión de mensajes seguir adelante. comerciales a ciento sesenta naciones Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española