Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 A B C ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS La financiación del PSOE LUNES 22- 5- 95 El PSOE pretendía servirse de información privilegiada para poder concurrir a contrataciones, subastas o licitaciones, quebrando el principio de igualdad (Viene de página anterior) Contratas bajo sospecha Los Ayuntamientos de Madrid, Murcia, Marida o Baracaldo han sido escenarios de irregularidades socialistas Madrid. Sección Informes La financiación ilegal del PSOE tiene sus antecedentes mucho antes de que asumiera el Gobierno de la Nación. Los primeros ayuntamientos con mayoría socialista serían una especie de caldo de cultivo de posteriores tramas como la de Filesa. Durante los años de hegemonía socialista se han producido graves escándalos, además de en el valenciano, en los Consistorios de Madrid, Murcia, Mérida o Baracaldo. Madrid Septiembre de 1981: Estalla un monumental escándalo por presuntos sobornos al PSOE a cambio de las concesiones del servicio de limpiezas de Fuencarral, Hortaleza y San Blas Baracaldo: Abril de 1990: Euskadiko Ezkerra denuncia que varias empresas vinculadas al PSE- PSOE obtenían más de trescientos millones de pesetas anuales utilizando come tapadera subcontratas o adjudicaciones. en la utilización de información privilegiada, puesto que se trata de concurrir a contrataciones, subastas o licitaciones en condiciones de superioridad con respecto a otros eventuales participantes. El principio de igualdad quedaría, también, quebrado. Indudablemente, una sustancial parte del dinero logrado mediante ese cobro pasaría a engrosar, según las fuentes consultadas, las arcas de la formación socialista en concepto de fuente extra de financiación La circular pide finalmente que se envíe la información, especialmente la relativa a la confección y revisión de los planes generales de ordenación urbana, conforme se vaya produciendo y repito, con tiempo suficiente, a la secretaría de política municipal indicando a continuación el nombre de la calle a la que debían remitirse los informes, en la que se encontraba situada la sede, y dos teléfonos de Valencia. Al parecer, se pretendía extender este modelo de financiación irregular progresivamente, a medida que el socialismo fuese ganando mayores cotas de poder municipal. De hecho, tras las elecciones municipales de abril de 1979, parece ser que numerosas federaciones enviaron a sus alcaldes y concejales circulares de este tipo que, a su vez, recogerían las instrucciones emanadas de la comisión ejecutiva federal. Dado el carácter ilegal de estas comisiones, los miembros del partido insistían, como puede comprobarse en el documento que reproducimos, en el carácter reservado de tales operaciones. El montante que puede alcanzar una contrata municipal como la de limpieza varía mucho entre municipios en función de su tamaño. En el caso de Alicante, en estos momentos asciende aproximadamente a 6.000 millones de pesetas. Esta cifra puede dar cierta idea del elevado volumen de dinero que manejan las empresas especializadas en este tipo de servicios. En Alicante tampoco es la primera vez que existen sospechas de una posible financiación irregular de los socialistas. En 1980, se organizó un gVan escándalo en Elche tras salir a la luz el ilegal mecanismo de la concesión de recogida de basuras en esa localidad. Dicha concesión se adjudicó súbitamente a una empresa del grupo de SEMAT, Itursa, que obtuvo una contrata de más de 214 millones. En Itursa trabajaba Vicente Alejandro Torres, miembro del PSOE y amigo personal del entonces responsable socialista de asuntos municipales, Luis Fajardo. El último escándalo surge en un momento en el que se ha acusado a Lerma de financiar al Bloc de Progrés un colectivo nacionalista radical, para frenar el fuerte ascenso del PP en la Comunidad. La suma de corruptelas y asuntos turbios- como el waterlerma acumulados durante la legislatura han colocado a Lerma al borde de un estrepitoso fracaso electoral. Murcla- LorcaMérida- Mahón: 1981: Denuncian una trama de contratas irregulares, a instancias del entonces responsable de finanzas la Ejecutiva federal de PSOE. Geografía de los escándalos en 1980, sale a la luz el mecanismo ilegal de concesión de la concesión de recogidas de basuras en esa localidad. Elche CeUta Febrero de 1984: Un destacado miembro del PSOE ceuti admite haber recibido dinero de la empresa Ingeniería Urbana para favorecer la adjudicación de la contrata de limpieza. Marbella: 1979: Tras recibir instrucciones desde el PSOE, una empresa vinculada al partido acarapa las contratas Uno de los primeros precedentes se produjo en el Ayuntamiento de Madrid en septiembre de 1981, cuando saltó un escándalo de grandes proporciones. Todo empezó cuando el concejal de UCD Florentino Pérez comunicó a Joaquín Leguina, concejal de Hacienda; a Baltasar Aymerich, delegado de Hacienda; a Jesús Espelosín, delegado de Saneamiento y Medio Ambiente, y a Alonso Puerta, segundo teniente alcalde, la existencia de rumores sobre sobornos al PSOE a cambio de las concesiones del servicio de limpiezas de Fuencarral, Hortaleza y San Blas. Espelosín admitió haberse entrevistado con el militante socialista Pedro Galindo, quien le pidió el apoyo del partido en la concesión de limpiezas a una empresa determinada a cambio de dinero para el partido. Espelosín dijo que se lo habían comunicado a Juan Barranco, secretario de política municipal del PSOE. Por su parte, Alonso Puerta pidió la destitución de Aymerich y Espelosín, pero ese seria el principio de su calvario y de su expulsión del partido. Como el Ayuntamiento no se querelló contra las supuestos autores del intento de soborno, lo hizo Puerta. Reunió algunas pruebas contra Pedro Galindo, pero la muerte de éste impidió llevar a cabo su proceso. Respecto a otro de los implicados, Vicente Torres, no consiguió pruebas suficientes en Madrid, pero sí logró un gran dossier de sus actividades en otras ciudades españolas gobernadas por los socialistas como Murcia, Lorca y Mérida, y las denunció públicamente. En la trama sobre las contratas que se organizó en aquellos años figuraban tres nombres: Emilio Alonso, responsable de Finanzas de la ejecutiva federal; Luis Fajardo, responsable del área municipal de la ejecutiva y su amigo Vicente Torres, miembro del partido, quien había comenzado su labor como comisionista en tiempos franquistas y continuó luego para el PSOE. A partir de 1979, cuando el PSOE asume el gobierno de numerosos ayuntamientos, y trabajando Vicente Torres en la empresa SEMAT, ésta consigue una numerosa lista de contratas en Marbella, Elche, Algeciras, Ibiza, Sagunto, con algún que otro escándalo. La empresa de la competencia, Sellberg, se enteró de que la varita mágica estaba en las influencias de Vicente Torres, y decidió ficharle en 1981. Dos millones y medio de pesetas más el uno por ciento de todas las contratas que consiguiera iban a ser sus honorarios. Efectivamente, Sellberg, que principalmente queria renovar la contrata de Murcia, no sólo consigue ésta, sino la de Mérida, Lorca y Mahón. Sellberg (o Ingeniería Urbana) fue acusada, a través de declaraciones ante notario, de facilitar cheques de varios millones de pesetas con el fin de que este dinero fuera entregado al secretario de Finanzas del PSOE, Emilio Alonso. Posteriormente, en febrero de 1984, el presidente de la Junta de Obras del puerto de Ceuta y destacado miembro del PSOE, Antonio Muñoz Rodríguez, durante el Congreso extraordinario del PSCE- PSOE ceutí admitió ante todos los delegados socialistas haber recibido dos millones de pesetas de un representante de Ingeniería Urbana En abril de 1990 EE denunció que empresas vinculadas al PSE- PSOE obtenían más de 300 millones anuales utilizando como tapadera subcontratas o adjudicaciones.