Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 19- 3- 95 BODA REAL ABC Vil das que reproducen piezas del tesoro tartessio del Carambolo. Ya convertidos en marido y mujer, Jaime de Marichalar ayudó a Doña Elena a quitarse el velo. Prosiguió la celebración de la misa con el rezo de las preces. Se pidió por la Santa Iglesia; se pidió por los nuevos esposos, Elena y Jaime, para que el Espíritu Santo los llene de gracia y haga de su unión un signo vivo del amor de Jesucristo a su Iglesia se pidió por todas las familias del mundo, y por último, se rezó por nuestros hermanos Juan, Pablo, Federica y Amalio; que han muerto en la esperanza de la resurrección, para que Cristo los acoja en su Reino y los revista de gloria y de inmortalidad Ésta última, una petición muy especial, en la que se ruega por Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, una ausencia especialmente sentida por todos; por los Reyes Pablo y Federica de Grecia, padres de la Reina Doña Sofía. Por último, se pide una oración por el padre de Jaime de Marichalar, eí conde de Ripalda, fallecido en 1979. El Rey manifestaría más tarde a varias personas su tristeza por que su padre, Don Juan, no haya podido ver la boda de su nieta mayor. La música del órgano vuelve a centrar la atención: esta vez, coin- cidiendo con el ofertorio, suena el. Ave María de Tomás Luis de Vitoria. Tras la oración sobre las ofrendas, irrumpirán las notas del Sanctus de la Misa de la Coronación de Mozart. A continuación, los novios y todos los asistentes se arrodillaron al llegar el momento de la plegaria eucaristica. Suena el Ave verum Corpus de Mozart, tras el cual seguirá la plegaria. No se oye nada durante ESPUÉS de terminar la ceremonia, los novios posaron ante el Altar Mayor y, en seguida, del brazo, salieron de la catedral por la Puerta de Palos, subieron a la carretela y emprendieron su recorrido hacia la iglesia del Salvador, donde la novia depositó su ramo la celebración de la ceremonia. Aquellos invitados que por la estructura del templo no pueden ver el Altar Mayor, siguen la ceremonia por unas pantallas de televisión. Diez sacerdotes impartieron la comunión repartidos por toda la catedral. Justo antes, sonó el canto del Agnus Dei de la Misa de la Coronación de Mozart y, en la comunión, la cantata coral Jesús bleibet meine freude de Bach. A la Orquesta Sinfónica de Sevilla la dirige Vejkoslav Sutej; al Coro Nacional de España, Tomás Cabrera; y las voces son las de María Oran, soprano; María Aragón, mezzosoprano; Manuel Cid, tenor, y Alfonso Echeverría, bajo. Tras la comunión concluye la ceremonia y tiene lugar la firma del acta matrimonial por parte de los testigos. Glorificad a Dios con vuestra vida. Podéis ir en paz