Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 10 DE FEBRERO DE 1995 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA N el artículo tercero de la Constitución vigente (con redacción pedestre, sibilina y cauta, producto áspero de enmiendas contemporizadoras) se reconoce el carácter oficial del español y el derecho y el deber de usarlo, con todo lo que allí más largamente se contiene. Me abstendré de referirme a si este precepto se acata adecuadamente o si en realidad se hace la vista gorda ante su incumplimiento. Que la justicia juzgue. Yo iré por vereda más acorde con mi andadura de lingüista. Se puede observar la lengua desde fuera o desde dentro. La lengua española, según las últimas estadísticas, es idioma que hablan casi, o sin casi, cuatrocientos millones de individuos, y por tanto uno de los más utilizados en el mundo. Se suele exponer esta particularidad externa con justa vanagloria, que a veces no es más que gloria vana, porque en cuanto se deja de contemplar la sobrehaz cuantitativa del español y se pasa a hurgar en los fondos de su calidad, recorre la piel del alma un escozor muy inquietante: ¿ese español que se habla tanto, es español bien hablado? Y enseguida nos desasosiega otra pregunta no menos grave: ¿qué es lo que se dice en español y cómo? Y por poco que obliguemos a nuestro oído a registrar con atención desapasionada lo que se oye en el entorno inmediato, el gozp túrgido, que nos hinchaba primero como globos, se escapa sigiloso en tristísima deflación exangüe. Mas no hemos de deprimirnos al admitir la verdad de estos hechos. Al fin y al cabo, la penuria idiomática de los más de los hablantes no es privilegio de la comunidad lingüística española, sino de casi todas las que existen en el planeta. Tampoco debe preocupar demasiado la difusión superficial de ciertas lenguas internacionales, ya que ello significa solo su utilización como código de intercambio comercial o turístico, de mera aplicación práctica, sin ninguna trascendencia en el dominio espiritual del humanismo que nosotros profesamos y al que debemos aspirar. No hay que olvidar que el manejo exacto de la lengua exige miramiento y cuidado y que, recordando a Luis de León, es negocio de particular juicio y no de la común entendedora. Por ello, todas las normas, emanadas de las academias y defendidas por sus acólitos, se han basado y se basan en la autoridad de los buenos escritores. Dejémonos, pues, de estadísticas comparativas y de lamentos por tener el español menor número de hablantes que el inglés. ¡Qué importa! y émonos a describir sin adornos afectiv la situación del español como vehículo de mero intercambio humano más o menos desarrollado, hoy, a fines del siglo XX, es decir, dos mil años largos después de haber comenzado nuestros antepasados hispánicos a estropear el latín que los ABC DOMICILIO SOCIAL J. I. LUCA DE TENA, 7 28027- MADRID DL: M- 13- 58. PAGS: 188 E BALANCE DEL ESPAÑOL (I) eos o de catalanes, valencianos y baleáricos, en cuyas hablas se aprecia el efecto romanos, cultos o analfabetos, les pusieron contaminador del contacto de lenguas en lo por modelo al venir a la Península e instalarse fonológico y fonético, en lo morfológico y en ella para civilizarlos y de paso explotar sus sintáctico y en lo lexical, sin contar, claro es, recursos naturales como era de rigor. con la diversidad melódica del tonillo, que es Cuando pretendemos escribir o hablar, nos ya suficiente, como el shibboleth hebraico, atenemos a un sistema lingüístico concreto, para delatar el origen geográfico de cada uno con la esperanza, en nuestro caso, de ser por mucho que quiera ocultarlo. comprendidos en todos los territorios donde Aparte las variedades del español de los la lengua española es natural desde la cuna. bilingües, en el resto de España se separan Mas es evidente que bajo esta norma general dos tipos de español: de un lado, las modalia la que casi todos nos ajustamos, late una dades surgidas al establecerse el castellano jerarquía de normas varias, particulares a medieval en los territorios mozárabes, y de sectores más restringidos. Cualquier hablanotro las que, en los territorios leoneses y te, y cuanto más culto con mayor facilidad, navarro- aragoneses, resultaron de la paulatimaneja, según la situación de habla, normas na absorción de sus hablas por el castellano. distintas: la norma literaria, la norma coloProbablemente el proceso de consolidación quial, la norma familiar, la norma vulgar, la del español se produce en cada una de las norma jergal de cada profesión u oficio, etc. zonas de forma distinta. En el centro y en el También puede ocurrir que se entremezclen sur hay que contar con la homogeneización varias normas en circunstancias propicias. de hablas de diversa procedencia y el conNada de esto, sin embargo, afecta al buen tacto con lo que quedase del mozárabe. La funcionamiento del instrumento lingüístico. expansión por el oeste y el este no es resultado de ninguna imposición, sino que se debe La lengua española presenta variedades más bien a difusión de tipo cultural, a las vencomo consecuencia de su desarrollo desde el tajas sociales que procuraba su uso, y al territorio originario cantábrico, de su difusión prestigio de ser el castellano la lengua de la hasta los límites actuales en España y de su diversa convivencia con otros idiomas. Al cancillería regia y de las obras literarias. Pues no olvidemos que hasta la Constitución de ritmo de la expansión política y guerrera de la 1931 nunca se había declarado oficial de la reconquista, el primitivo castellano se fue nación la lengua española. Con el régimen extendiendo sobre hablantes romances absoluto establecido desde los Reyes varios; al principio sobre los mozárabes del Católicos, al fundir las coronas de Castilla y centro; luego, absorbiéndolos en grado variaAragón, nunca hubo preocupación por esgrible, sobre leoneses o aragoneses y navarros; mir la lengua como instrumento de poder, a después, en los siglos tardíos medievales, pesar de las amonestaciones, más inspiradas con el declive de la mozarabía en el mediodía en lo religioso que en lo idiomático, contra peninsular, sobre hablantes árabes. Allí, moriscos de que nos habla la Historia. además, se nivelaron las modalidades de los diversos conquistadores norteños. En realidad, si atendemos a los hechos La expansión general del castellano se americanos, el interés de los colonizadores detuvo en las fronteras con los dos romances del nuevo continente se dirigió en esencia a laterales (el gallego- portugués y el catalán) y manipular las riquezas y a salvar las almas de quedó allá como una especie de superestrato los indígenas, misión para la cual la iglesia o adstrato que actuó con eficacia diversa consideró más práctico aprender las lenguas según las circunstancias históricas y culturavernáculas generales y predicar en ellas. Hay les, lo mismo que en territorio vascuence. No que reconocer que el español hoy está vivo y es ahora el caso de apuntar las particularidapujante en aquellos territorios gracias a las des del español en boca de gallegos, de vasventajas que su uso general ofrecía a los políticos de los nuevos países independientes. Si el español se habla entre tanta gente, ello ha sido cosa de los americanos y no de nosotros europeos, ni menos de los parientes emigrados de nuestros antecesores. Por eso mismo, desde la casa madre- Castilla al principio, luego España- no tenemos ningún derecho, con nuestro exiguo contingente EDICION INTERNACIONAL. demográfico en cotejo con la millonada de hablantes americanos, a considerarnos los Un medio publicitario único únicos herederos y exclusivos administradopara transmisión de mensajes res de la lengua común. comerciales a ciento sesenta naciones Emilio ALARCOS de la Real Academia Española