Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABC CULTURA MIÉRCOLES 23- 11- 94 Ramón Gaya leyó en Madrid sus poemas escritos entre 1938 y 1980 Madrid. L. L. A través del cuerpo compacto de la realidad recibimos algo que no es el alma... No tenemos alma, porque el alma acude a nosotros cuando acude. Ese algo animado que nos parece entresentir detrás de la realidad está siempre y desde siempre en ella. La realidad es sagrada, no divina, por portadora de ese algo tan evidente Ramón Gaya explicó así el principio del arte, en una realidad que ha de mantenerse presente pero intacta, durante el recital de poemas que protagonizó ayer en la Residencia de Estudiantes de Madrid. A la lámpara Atardecer en México La Casa de Dios Poema a Ticiano o el Soneto a propósito de Velázquez son algunas de las quince rimas extraídas de la obra Algunos poemas del pintor Ramón Gaya que él mismo leyó a un auditorio del que formaban parte Antonio Colinas, Andrés Trapiello, Clara Janes, Francisco Brines y Luis Antonio de Villena, entre otros. Desde 1938 a 1980, estos poemas recogen su realidad en la guerra civil, con la muerte de Fe Sanz, su mujer, durante un bombardeo del 39; el exilio en México, derivado de su colaboración en el Pabellón Español de París en 1937, que se prolongó durtante catorce años en los que conoció a María Zambrano, y sobre todo, su pintura, que practica desde los diez años de edad, en Murcia de los años veinte. Así, de la obra de Velázquez, a quien toma de modelo, dice: parece bien pintada la simple realidad indiferente, pero el alma está dentro, agazapada. El Palacio de Velázquez expone las joyas del arte japonés del siglo de Oro La muestra renovará gran parte de sus piezas dentro de un mes y medio Madrid. S. C. La ministra de Cultura, Carmen Alborch, inauguró ayer la exposición Momoyama: La edad de Oro del arte japonés que estará abierta hasta mediados de febrero de 1995 en el Palacio de Velázquez del madrileño Parque del Retiro. La muestra, de gran calidad, reúne las obras del arte nipón en su edad de oro, que, de hecho, coincide con otra edad de oro, como es la española, aproximadamente con el reinado de Felipe II. La exposición es realmente doble, pues dentro de un mes y medio, más o menos, permanecerá cerrada durante dos días para cambiar la mayor parte de las piezas y dar una visión más rica de este periodo del arte japonés, que va de 1573 a 1615. Es la época en la que Japón recibe los primeros contactos con los comerciantes portugueses y españoles, con Occidente, por tanto, y con la Cristiandad. El periodo Mamoyama es inrhediatamente anterior al periodo Edo, que supone el cierre de las fronteras de Japón y el ensimismamiento de su cultura. No obstante, nada de lo más propiamente japonés falta en la muestra, desde el mundo religioso al costumbrista y decorativo. Incluso alberga piezas de enorme importancia y valor patimonial, como algunas de las pinturas sobre biombos- tal es el caso de la llamada Pinos proviniente del Museo Nacional de Tokio, que representa un conjunto de estas coniferas en mitad de la niebla y que, por primera vez se expone fuera de Japón, tal y como señaló el comisario de la exposición Fernando García Gutiérrez. La muestra es también fruto de la buena relación de intercambio cultural que se plasmó en 1991 con la exposición de bodegones españoles del siglo XVII que pudo verse en Tokio y Nagoya. El amplio y documentado estudio sobre esta exposición ha dado lugar a un espléndido catálogo. Entre las piezas expuestas en esta ocasión, cabe destacar también los abanicos decorados, las armaduras y máscaras, las tallas en madera policromada y una reproducción a tamaño natural de una casa de la ceremonia del té, acompañada por un equipo informático que explica los principales rasgos de esta ofrenda espiritual y simbólica de hospitalidad. De los hombres, héroes y dioses La muestra está dividida en ocho partes: El encuentro con Europa, La huella de los héroes, Atavíos de los señores de la guerra, Suntuosidad y sencillez, Fiestas y escenas de género, Objetos decorativos, Misterio y profundidad espiritual y El mundo de 1 as creencias. A la inauguración de la muestra también asistieron, entre otras personalidadades el embajador de Japón en España, Tatsuo Yamaguchi, y el director general de Bellas Artes, Jesús Viñuelas. Breves D Ormeson, premio Chateaubriand El premio Chateaubriand 1994 ha sido concedido al escritor, periodista y académico francés Jean D Ormesson por el conjunto de su obra. Dotado con 50.000 francos, el premio se concede anualmente a un autor cuyos escritos hayan tenido resonancia fuera de Francia. Periodismo Bernardino M. Hernando, premio Atlántida Barcelona. Manuel Calderón El periodista Bernardino M. Hernando obtuvo ayer uno de los premios Atlántida que concede anualmente el Gremio de Editores de Cataluña. Los premios a profesionales y medios de comunicación que prestan su apoyo al libro recayeron en la revista Elle por su papel en la difusión de la literatura y del libro y en Bernardino Hernando, por sus artículos publicados en Tribuna en Fernando G. Delgado, desde su tarea en los informativos de Televisión Española, y al programa de TVE La isla del tesoro cuyo equipo continúa con el programa El Lector Otros medios y profesionales premiados han sido el suplemento Cultura del Diari de Mallorca y los periodistas Óscar López y Josep Rovira, que están al frente del programa La Llibreria de Radio Barcelona, y de los Servicios Informativos de TV 3. Jacques Santer, primer ministro y ministro de Cultura del Gran Ducado de Luxemburgo y futuro presidente de la Comisión Europea, ha recibido el premio Atlántida al Lector Famoso. Santer recogió personalmente el premio en el transcurso de una cena que reunió a gran parte de la industria editorial establecida en Barcelona. El premio al Lector Famoso se otorga a aquellas personalidades públicas que han prestado su apoyo constante al libro. Juan Antonio Samaranch, Václav Havel, Simone Veil, Rafael Hernández Colón y Luis Ángel Rojo, recibieron el premio en años anteriores. Más de 80 periodistas expresan su solidaridad con JoséRey Madrid. S. P. Un escrito, firmado por más de ochenta periodistas de Madrid, se entregará mañana en la Audiencia Nacional. La nota dice lo siguiente: Los abajo firmantes, periodistas de distintos medios de comunicación de Madrid, queremos manifestarle nuestra más enérgica protesta por la orden de encarcelamiento del periodista José Benigno Rey. A salvo de pruebas en contrario que nosotros no conocemos y que, de aparecer, seríamos los primeros en respetar, la acción judicial emprendida contra nuestro compañero nos parece que irrespeta elementales principios de la libertad de información y expresión. La labor de Pepe Rey, mientras no se demuestre lo contrario, es de las que empujan a que la Justicia española acabe descubriendo los grandes escándalos de este país. No es matando al mensajero como se contribuye a la necesaria limpieza de la sociedad española. José Rey, veterano investigador de las cloacas que tanto proliferaron en los últimos años, merece un tratamiento diferente al que su señoría le ha dado considerándolo un delincuente inmerecedor de la libertad condicional, por lo menos. En consecuencia, señoría, le rogamos reconsidere su determinación y someta a nuestro compañero a una pronta resolución del estado en que se encuentra Arte austríaco en Madrid Ayer se inauguró en la Fundación la Caixa, La visión austríaca. Tres generaciones de artistas una exposición organizada por el museo de arte moderno Ludwig de Viena, que reúne una selección de 17 artistas austríacos contemporáneos y un total de 50 obras (pinturas, esculturas, dibujos, videos, etc) pertenecientes en su mayoría al museo vienes, entre los que cabe citar a Otto Muehl, Brus, Nitsch y Attersee. El objeto encontrado Antonio Pérez inauguró ayer la exposición El objeto encontrado que reúne objetos de desecho- piedras, restos metálicos de máquinas y fragmentos de cosas muy diversasseleccionados y cuidados por el propio Pérez, con la ayuda de artistas como Saura, Gordillo, Bonifacio... Los objetos tienen tendencias de toda índole. El CARS compra un Zuloaga El Estado español adquirió anoche el cuadro de Ignacio Zuloaga Antonia la Gallega en 6.870.000 pesetas en la subasta efectuada en la sala Sotheby s de Madrid. La obra, cuyo i: precio de salida fue de A millones, engrosará los fondos del Centro de Arte Reina Sofía.