Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Entrevista Pablo Oses, portavoz de la Plataforma del 0.7 por 100 Cuando te pones del lado de los treinta millones condenados a morir de hambre, ves las cosas de otra manera Nos oponemos a la actual manera de gestionar los créditos FAD, porque su principal característica es la opacidad, y cuando no hay transparencia vienen los chanchullos No es que haya logrado su objetivo, pero por lo menos ya no predica en el desierto. A su alrededor, frente al Ministerio de Economía y Hacienda, más de setecientas tiendas de campaña de madrileños que han optado por cambiar de lugar su cama -como dicen ellos- para demostrar su apoyo, son un testimonio elocuente que, además, va en aumento y se extiende a otras muchas ciudades de España. Y allí, en el campamento de la Solidaridad rodeada de jóvenes melenudos que salen del saco de dormir para acudir al trabajo o a la Universidad, y regresan de noche a ocupar su tienda, rememoro viejos tiempos en los que otros jóvenes hacían cosas parecidas para reivindicar el fin de la guerra o la libertad y no ponían a sus sueños nombres de financiero... y me convenzo- tal vez me convence él- de que, en efecto, nos queda la esperanza. El lobby de los hambrientos ¿Se comprende mejor el hambre del Tercer Mundo cuando se experimenta en carne propia? -Sí, claro que sí. Pero no es una cuestión de sensaciones físicas. En este mundo nuestro, en el que treinta millones de seres humanos están condenados a reventar de hambre este año, lo que hacemos con la huelga es pasarnos al lado de los que van a morir... y desde aquí las cosas se ven de otro modo. Lo bueno, o lo malo, de ponerte en esta siutuación, es que sabes que dentro de un mes te puedes morir. ¿Está dispuesto a llegar hasta ese extremo? ¡Claro que sí! Esto no es un juego. Hablamos de vidas y de muertes. De evitar que treinta millones de personas revienten este año de hambre y la única forma de remediarlo es exigir en serio. ¿Qué es lo que pretenden ustedes exactamente con este campamento? 14 A BC Este hombre emana fuerza. Vestido con un viejo chándal, sentado en el interior de una diminuta caravana, debilitado por un ayuno que dura ya más de diez días, con su pelo revuelto y cano, esos ojos que sé llenan más de una vez de lágrimas mientras habla. Sesenta y dos años de edad, de los cuales los tres últimos han estado dedicados íntegramente a una lucha desigual y solitaria, Pablo Oses, nuestro particular apóstol del 0,7 por 100 trasluce un carisma muy especial y alberga una fe y una esperanza que se contagian. Poco a poco, a través de las huelgas de hambre, las movilizaciones y, sobre todo, una perseverancia a prueba de impotencias, desengaños y elementos en contra, este ingeniero se ha convertido en el Pepito Grillo que despierta las conciencias españolas a la necesidad de cooperar cor al Tercer Mundo; un Pepito Grillo molesto e incordiante que sigue erre que erre en sus trece y amenaza con no rendirse hasta convencer al Gobierno y ai Parlamento de la urgencia de plasmar esa solidaridad en las cuentas del Estado para ei año que viene. -Esto es un lobby; es el lobby de los que se mueren de hambre y de los jóvenes, del futuro, y se enfrenta al de los poderosos. Nosotros nos basamos en la visión de la realidad que tienen la mayoría de los expertos, por ejemplo, la que tuvo la cumbre de Rio en J 92, cuando dijo un colapso social y medioambiental de consecuencias incalculables. ¿Usted cree que los países ricos son directamente responsables de la situación de los países pobres? -No me suelo meter en eso. Yo creo que históricamente tienen una responsabilidad, aunque no son los únicos responsables. En cualquier caso, de lo que estoy convencido es de que ellos son los que pueden resolver el tema. Todos ios estudios que se han hecho al respecto concluyen que quienes han de tomar la iniciativa son los países ricos; ellos son los que han de proporcionar a los más pobres la caña de pescar para que puedan trabajar y en Rio se ha descubierto que esa caña de pescar vale 125.000 millones de dólares a! año, que habría que pasar en buenas condiciones a los países empobrecidos desde el año 1993 hasta el 2000. Esta cantidad es equivalente al 0,7 por 100 del PIB de los países rices y alcanzarla es la única manera de conseguir el desarrollo sostenible de los países que si en estos diez años no se da pobres. La alternativa es un colapso social y medioambiental generalizaun cambio fundamental en ei comdo. portamiento de los países ricos, no se erradican la pobreza y la miseria- ¿Qué rebate a quienes sostienen del mundo y no se cambian las pau- que el Tercer Mundo es el principai tas de consumo de manera a deteresponsable de sus males, por tolener el deterioro medioambiental, en rar gobiernos que, además de tres o cuatro décadas se producirá corruptos, son muy malos adminisDGMIN 6O.3 Q- V -X 4.