Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El color de la mañana -s; STE: nombre figura en cualquier diccionario de seudónimos y también aparece en la Enciclopedia Espasa, en el artículo de Modesto Fernández y González, que era quien lo utilizaba. A mí me resulta especialmente simpático por razones obvias. Don Modesto nació al mismo tiempo que el pintor Fortuny, o sea, cuando empezó a rodar el primer ferrocarril cubano, y murió al tiempo que asesinaron a Cánovas y Ader voló en aeroplano; cincuenta y nueve años no son muchos, es cierto, pero es que antes la gente duraba menos que ahora. Don Modesto había nacido en Orense en 1838, el día del santo profeta Nahum, que está enterrado en Begabar, y se fue a morir en Madrid en 1897, el día de los santos mártires Rufo y Zósimo, de quienes escribe San Policarpo en su carta a los filipenses. Don Modesto firmaba con su seudónimo no sólo sus artículos de La Correspondencia de España sino también otros escritos de muy variada espiga e intención. De él guardo una fotografía, hermosamente pálida por el paso del tiempo, que me regaló mi ilustre amigo don Dionisio Gamallo Fierros, uno de los hombres con mayor curiosidad intelectual en toda la historia de España; por detrás está dedicada a mi abuelo paterno, a quien debía algún favor en su carrera administrativa y con cuyo nombre firmaba en su homenaje. Don Modesto fue delegado de Hacienda de Madrid, presidente del Fomento de las Artes, vicepresidente de la Asociación de Escritores y Artistas e individuo de número de la Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación; tuvo varias condecoraciones españolas, y los franceses lo nombraron caballero de la Legión de Honor. Ahora he encontrado en una librería de lance, no tan de lance porque no están ya nada baratas, un libro con un prólogo suyo y me puse muy contento. Se trata de La cocina por gas. Agenda de cocina para 1897 por Ángel Muro, Madrid, Imprenta de El Nacional, 1897. La verdad es que no se acaba nunca de cebar el saco sin fondo de todo aquello a lo que, por la razón que fuere, uno se siente vinculado. Camilo José CELA E CAMILO DE CELA SÁBADO 8- 10- 94 ABC 11