Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 5- 10- 1994 DEPORTES ABC Pág. 85 El triunfo más esperado de Juanito 4- 0 del Real Madrid al París S. G. en el homenaje a su ex jugador Madrid. Ignacio Torrijos El Real Madrid homenajeó anoche, en el Santiago Bernabéu, a Juanito. Unos cuarenta mil espectadores acudieron al estadio. El equipo blanco ganó 4- 0 al París Saint Germain. La victoria fue Fue muy emocionante, auténtico. Un hermoso clamor. Estas horas entraron directas, sin regate alguno, en el corazón. El homenaje real, lanzado al alma, se produjo antes del partido, aunque haya que incluir, por supuesto, el esfuerzo y los goles de los futbolistas. Homenaje (de homo- inis significa acto de respeto, acto de respeto a un hombre. Ya durante el partido, algunos sucesos contradijeron el espíritu respetuoso y alto de la reunión. Horrísonos insultos al seleccionador nacional, Javier Clemente, que abandonó pronto el Bernabéu, desviaron la atención hacia cuestiones rastreras que no tenían relación alguna con Juanito. Sin duda, Juanito no tendrá en cuenta esto tanto como quienes- e n la grada o en el campoparticiparon positivamente en su homenaje. Seguramente, en el ámbito donde ahora existe Juanito pierden su sentido terrenal las cosas como el fastidio y el rencor. De modo que Juanito no debió de torcer ayer el gesto por nada ni por nadie Pero aquí, en este lado del viaje, donde todavía no hemos alcanzado esa elevación y la rabia araña, hay que dejar constancia de esos gestos (en todo caso, por imitar la gracia trasmumdana de no juzgar, eludiremos la adjetivación) precedida por el triunfo más esperado de Juanito: dos años y medio después de su muerte, el público le expresó sus sentimientos mientras un alarde tecnológico proyectaba la imagen luminosa del futbolista en la grada y en la hierba. ron... No todos encontraron al menos un momento para lucir: Dubovsky falló siempre y la grada no consideró que esta ocasión fuera inoportuna para abroncarle. Sonó mal, el ánimo no estaba para negaciones. Así transcurrió la noche, emotiva, limpia por encima de todo, generosa y vivísima, dedicada a Juan Gómez Juanito aquel amigo al que la muerte le pilló viviendo de verdad, aquel jugador que antes de irse ya hacía un fútbol que no era de este mundo. Juanito Clemente abandonó el estadio protegido por la Policía Madrid. Rafael Marichalar El homenaje a Juanito, al margen del esplendor en su organización, tuvo la nota negativa de lo sucedido en torno al seleccionador nacional Javier Clemente. El técnico vasco hacía más de un año que no acudía al estadio Bernabéu para presenciar partido alguno. Recordaba que su ausencia partió de una ocasión cuando intentaron agredirle. Los madridistas no le han perdonado que apartara de la selección a determinados jugadores y de forma concreta a Míchel. Anoche volvió al Bernabéu pero tuvo que abandonarlo- antes de cumplirse media hora de juego- ante la masiva protesta del público, con insultos de todo tipo, que nacieron en la zona de los ultra sur y que muy pronto se propagaron a todo el estadio. También hubo algún reproche a tal conducta por un sector minoritario. Alguien había previsto lo que podía suceder y tomó medidas. Damián Sedaño, jefe de seguridad del estadio Bernabéu, recomendó que Clemente, protegido por dos policías, fuera ubicado en un lugar discreto. El seleccionador ocupó una butaca de la última fila de uno de los palcos colindantes al presidencial. A su lado se sentó Dani, ex futbolista del Athletic de Bilbao, y hoy directivo. Localizado Clemente, comenzó la bronca, aumentando de forma paulatina. La cara del seleccionador- y o lo tenía muy cerca- reflejaba seria preocupación. Y de pronto llegó de forma apresurada el jefe de seguridad, cruzó unas palabras con Clemente, recomendándole tomar una decisión. Debía marcharse. Dicho y hecho. Clemente saltó por encima de su butaca, alcanzó el antepalco y dijo Por el Real Madrid y por todos lo mejor es que me vaya porque esto no va a cesar Delante de la puerta cero del estadio había aparcado un coche de la policía. Clemente se subió al mismo y se marchó. Nadie quería opinar sobre el asunto. Cortés Elvira, nada de nada. Ángel María Villar, ante mi petición, respondió con esta pregunta: ¿Es para publicar? Le dije que no, que era para contárselo a mis nietos, cuando los tenga. Gerardo González, no pudo evitar reirse. Finalmente alguien habló. Fue Ramón Mendoza. Señaló: Yo ordené a mi director general que se pusiera en contacto con la Federación y que les dijera que mi opinión era que no debía venir Clemente Y el seleccionador nacional dijo que el Madrid le pidió que fuera. Los goles fueron más satisfactorios que el partido. En cada avance hubo un anhelo de ofrecer nuevos pequeños homenajes, pero hay que comprender que no todo el mundo es Juanito. Juanito hizo algo muy infrecuente en el fútbol: supo llevar a los partidos todos los prodigios que era capaz de crear en los entrenamientos. Es el estilo de las auténticos talentos. Demostró, como pocos, que el lujo es útil, que puede llegarse a lo práctico por el camino del encanto. Anoche hubo insinuaciones de esto, alegrías: Butragueño estuvo en todos los goles; Gordillo (Betis, Madrid, inseparable Juanito... marcó el primero; el juego subió cuando Laudrup, Martín Vázquez y Dani aparecie- Ficha técnica Real Madrid: Cañizares; Chendo, Nando (Hierro, m. 60) Alcorta, Gordillo (Lasa, m. 32) Míchel (Martín Vázquez, m. 46) Milla (Luis Martínez, m. 46) Sandro (Laudrup, m. 60) Amavisca; Butragueño y Dubovsky (Dani, m. 60) París Saint Germain: Fernández (Bats. m. 74) Llacer, Augan (Mboma, m. 46) Dieng, Colleter; Bravo, Sechet (Nouma, m. 66) Nurati (Allou, m. 77) Valdo (Cobos, m. 46) Raí (Guerin, m. 46) Weah (Ginola, m. 46) Arbitro: Martín Navarrete. Tarjeta amarilla a Chendo y Cobos. Goles: 1- 0, m. 16: Gordillo, de penalti. 2- 0, m. 67: Dani. 3- 0, m. 79: Butragueño, de penalti. 4- 0, m. 89: Butragueño. Su imagen iluminó el Santiago Bernabéu Madrid. Manuel Frías La imagen de Juanito planeó por las gradas y el césped del Santiago Bernabéu, minutos antes de que comenzara su partido de homenaje, con todo el recinto madridista a oscuras, el público encendiendo cerillas y bengalas y mientras desde la grada se coreaba el grito preferido de los aficionados en la noche de ayer: Illa, illa, illa, Juanito maravilla acompañado del Se nota, se siente, Juanito está presente Diapositivas de Juanito, vestido con las camisetas del Real Madrid, Málaga y selección nacional, se iban proyectando, mientras desde la megafonía se hacía una breve s e m b l a n z a deportiva. La alocución la cerró Ramón Mendoza, con unas palabras de recuerdo hacia el fallecido jugador. Posteriormente, saltaron al terreno de juego los dos equipos portando dos grandes banderas, una con el número siete y otra con la imagen del jugador, banderas que después de recorrer todo el terreno de juego fueron entregadas a los ultra sur Tres de los cuatro hijos de Juanito recibieron sobre el mismo terreno de juego cuatro balones con las firmas de todos los jugadores que participaron en el acto. Fue el homenaje oficial del club a su emblemático jugador. La grada, en especial el grupo ultra sur lo celebró también de forma muy intensa. Desde antes de que comenzara el encuentro, una gran bandera con el número siete estaba en el fondo sur, justo detrás de la portería. Las pancartas alusivas al jugador se repartieron por todo el estadio, con leyendas como Sec. 7. Juanito Juanito ultrassur Illa, illa, illa, Juanito maravilla y Juanito: olvidarte, jamás Fuentes del club blanco informaron que la recaudación global del homenaje, entre taquilla- e n torno a los 40.000 espectadores- derechos de televisión y fila cero oscila en torno a los 125 millones de pesetas, aunque esta cantidad puede ser aún superior dado que la fila cero tardará varios días más en cerrarse. Antes del encuentro entre el Real Madrid y el París Saint Germain, los veteranos del Real Madrid ofrecieron un bonito espectáculo en el que barrigas y calvicies iban en p r o p o r c i ó n inversamente proporcional en los ídolos blancos del pasado. Santillana- e l socio de Juanito, como se diría en! a terminología actual- fue el más aplaudido de la noche, en especial cuando marcó un gol de cabeza como lo solía hacer cuando estaba en activo.