Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 2 DE SEPTIEMBRE DE 1994 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC dónales desde el, siglo XV o antes, del antiguo régimen en suma. En conjunto se crearon sólidas estructuras de poder espiritual y político: sistemas atados ¿Y luego? DOMICILIO SOCIAL J. I. LUCA DE TENA, 7 2 80 2 7- M A D R I D DL: M- 13- 58. PÁGS. 168 U N átomo es un sistema de corpúsculos diversos encadenados entre sí por fuerzas encontradas de atracción y repulsión. Esas fuerzas pueden quebrarse liberando una energía inmensa: es la fisión del átomo. Pero las partículas quedan inertes, el átomo se ha desintegrado. LA FISIÓN DEL ÁTOMO ellos tienen sus ataduras, sus rigores, sus secesiones, sus guerras (entre sí y con los restos Este modelo- q u e podría multiplicarse dentro del mundo físico- opera también en el mundo humano: en nuestras sociedades. Éstas son sistemas de pequeños sistemas que a su vez... Así hasta el infinito. En cualquiera de esos mínimos sistemas hay tensiones que, si son fomentadas, pueden hacerlos explotar. Los organizadores de tensiones sociales lo saben muy bien. Un mínimo ejemplo. En una Facultad universitaria hay el decano y los demás cargos y hay los profesores; entre éstos hay (o había) numerarios y contratados, catedráticos, titulares y ayudantes; hay personal docente y no docente... En cada grupo hay grupúsculós de diverso fundamento. Habitualmente, esas tensiones no explotan, el todo cuenta con ellas: es la bella armonía de los opuestos de que hablaba Heráclito. Pero una circunstancia excepcional o un cultivo externo hace que todo explote: es como la fisión del átomo. Sigo con el modelo. Puede haber sistemas decadentes, sin fuerza para que de su muerte nazca algo nuevo. Pero hay otros que al morir liberan energía, creadora de un sistema nuevo. El rey ha muerto, viva el rey. Comencemos con este segundo modelo ejemplificándolo en primer término con la evolución de las lenguas, de) as que nacen otras. Los fallos o lagunas de los múltiples subsistemas que se organizan en el sistema de una lengua, se tiende a sanarlos mediante una evolución que produce, dentro de una misma lengua, diversas variantes sociales y estilísticas, diversos dialectos; luego, diversas lenguas. Como cuando del latín nacieron las lenguas románicas. Desde un cierto punto de vista esto es corrupción; hablamos de latín clásico y de latín decadente y corrupto. Pero pasado un punto límite de no retomo- c o m o un río que se lanza por un valle- se crean nuevos sistemas y subsistemas de fonemas, de gramática y de léxico: lo que era latín es ahora castellano o francés. Un mundo nuevo de posibilidades para expresar el mundo externo y el interno del hombre ha quedado abierto. Las tensiones que rompieron el viejo sistema han creado así otro u otros nuevos. ¿Mejores, peores? No es cuestión de valoración absoluta: abren nuevas posibilidades, niegan otras, satisfacen otras de nueva manera. De un modo semejante, la historia humana podría concebirse como una serie dé sucesivas fisiones que crean productos culturales luego fisionados a su vez. ¿Con qué perspectivas? Este es el problema. Veamos más despacio. Comencemos con el concepto de una cultura atada es decir, rígidamente organizada, con márgenes mínimos de libertad. No menos ciertas son sus tensiones internas. La cultura griega del siglo IV y III antes de Cristo era, en cierto modo, una cultura desatada libre de los antiguos lazos (no de todos) Y la de Roma, una cultura en cierto modo atada, desatada después en cierto modo. Y entonces vino el gran atador, el cristianismo, aliado enemigo de los emperadores medievales en Germania, de los reyes de los nuevos Estados na- del anterior sistema) Clásicos y barrocos, barrocos y neoclásicos, neoclásicos y románticos (y los que detrás vinieron) se combaten. ¿Y qué decir de los distintos cristianismos- católicos o reformados- -o Hay que decirlo: luego, todas las maravillosas marxismos y de los liberalismos y las reacciones creaciones desde el siglo XIV y aun antes naciesucesivas? ron de la disolución Be esas antiguas rígidas Es como una palmera de fuegos de artificio: ataduras. Así en el terreno del arte. Cierto, el re- múltiples explosiones que provocan otras y otras descubrimiento de la Antigüedad Clásica fue un en cadena. Y que al final se degradan y acaban factor importante que actuó sobre las incoherenen tinieblas. Es la fisión del atómo: al final, un cias y limitaciones que se sentían, de donde una poco de materia amorfa, radiactiva. serie de rupturas. Siempre hay factores como Este es el gran problema. Un sistema, una ése. forma ¿generará otras sin límite a la vista o, a partir de un momento, no se liberará ya energía Explotaron las formas de las vírgenes góticas creadora, habrá un simple castillo de naipes que y nacieron las Venus renacientes. Como explotó se derrumba? la visión teológica del mundo y surgió la cientíA veces, cuando contemplamos nuestro fica. Explotó Santo Tomás y surgieron Lutero y mundo, parece como si éste fuera el caso: una Kant. Explotó el antiguo régimen y surgieron el coexistencia inorgánica de formas residuales, parlamentarismo y el liberalismo. Explotó el agotadas, sin esperanza. Parece como si, tras hombre medieval y surgieron el humanista y los tantos istmos y después de Picasso, las formas héroes de Shakespeare y Werter y Byron. Un de la pintura, salvo que quieran imitar lo de mundo nuevo, muchos mundos nuevos. atrás, están en quiebra y bancarrota. Igual la No sin tensiones, no sin frustraciones y retromúsica, la poesía: son refugios minoritarios con influjo general cada vez menor... La novela nos cesos. Allí estuvo la Inquisición con sus hoguepresenta siempre los mismos análisis morbosos ras, y las Reformas, y las guerras de religión, y la Revolución y... Pero esas tensiones, al rom- que nos abruman y nos invitan a leer, es raro el arte narrativo que nos descubra mundos nueper los antiguos lazos, alumbraron mundos nuevos. En cambio, los géneros ínfimos, derivados vos. de la Fiesta y la Literatura, todos lo envuelven y El proceso es siempre el mismo: tensiones e penetran. incoherencias de las que en un momento dado ¿Y en las ideas? No era la censura la causa se toma conciencia, horizontes lejanos que se de la esterilidad, como se decía, sólo el agotaadivinan, ansia de nuevas combinaciones de miento. ¿Y en la política y la religión? Las factores conocidos, ondas que se expanden, fórmulas de los viejos partidos parecen más que oposiciones que se crean. Difícilmente se haagotadas. Catolicismo y comunismo parecen dellará algo totalmente nuevo, sin precedentes: los corados de otros tiempos bajo los que vive, con elementos del barroco están en el arte renaun cierto encogimiento de hombros, un pueblo ciente, la nueva Ciencia halla estímulos en Arisdiferente. Liberalismo, socialismo, socialdemotóteles y en Galeno, el parlamentarismo y las cracia, centro- derecha, centro- izquierda son exCortes tiene raíces medievales. presiones diversas de una misma sociedad amorfa, hedonista y sin esperanza. Una sopa de Es lo mismo, pero crecido, organizado de letras en la que los votantes escogen con cannuevo, con conciencia de novedad y dejando sancio, en general siguiendo reacciones circunsatrás lagunas de cosas que se hunden. Viejas tanciales. doctrinas se silencian simplemente, viejos atisUna ola de decaimiento, de estar de vuelta de bos ocupan arrogantes el centro de la escena. la página anterior y sentir pereza ante la nueva, Pero la cosa es mucho más complicada: el envuelve al mundo. Una multiplicidad de etiqueviejo sistema atado ya era complejo, más lo son tas, de fuegos fatuos, de cenizas de esplendores pasados nos envuelve. Es como la decadenlos nuevos sistemas que lo desataron. También cia del Imperio romano, pero sin la esperanza de la llegada de los bárbaros. No sé si esto es un estancamiento final del mundo humano, una degradación de sus estructuras sociales e ideológicas coetánea de los triunfos de la tecnología. O si, como en ocasiones anteriores, nuevos sistemas nos esperan, producto de nuevas fisiones. Tras la caída de ios sistemas de ataduras más rígidos, el comunismo y el fascismo entre ellos, hay que esperar que nos libremos de formas de poder opresivas y absolutas como las que apuntan en las nuevas religiones mágicas y en las posibilidades implícitas en el imperio incontrolado de la informática. Y que las nuevas fisiones lleven a soluciones más libres, a sistemas más humanos que hagan avanzar esta pobre libertad incompleta, pero a veces tan bella, que gozamos, sanándola de sus frustraciones y sus taras. Símbolo de dhtuicíón vrrero San Francisco de Sales, 12 Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española