Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A B C NACIONAL MARTES 23- 8- 94 El Burladero Cuaderno de notas OFICIAL DE GUARDIA Por Víctor MÁRQUEZ REVIRIEGO MUERTE EN EL BATZOKI Por Lorenzo CONTRERAS E con chapela, y por consiguiente, tarde o temprano, perjudica como la que más los intereses de quienes detestan un orden determinado. Dentro de su novedad, el nuevo asesinato coincide con otros recientes en la circunstancia de que ETA aproveche lugares de juego o esparcimiento, donde la víctima totalmente desapercibida, desprevenida, aumenta contra sí el grado de alevosía que le dedican sus verdugos. No es una consideración baladí si sirve para subrayar la infamia y desprecio que merecen los esforzados gudaris y el perfil especialmente odioso de sus acciones, en pleno debate sobre la política de reinserciones y lenidades penitenciarias que algún día, a este paso, favorecerán también a los asesinos del policía José Santana Ramos. Naturalmente, cuando les llegue la hora de arrepentirse y desaprobar la García Vargas llamada lucha armada Ahora va y dice Anasagasti, harán turnos, pero eso no creo portavoz parlamentario nacionaque tenga ninguna importancia, lista, que en materia de reinser ¿no? ciones hay que mirar hacia dePues es verdad. ¡Qué más da! lante, hacia el futuro, del mismo Los funcionarios que responden modo que, tras la muerte de eso saben muy bien lo que diFranco, muchos franquistas de cen. En la gramática administraturbio pasado quedaron bajo la tiva, un ministro es algo transiprotección institucional de la juditivo y transitorio, propiamente catura o de la propia Policía. Es eventual, que probablemente dedecir, siguieron siendo policías y jará el cargo cuando empiece a jueces, a pesar del historial que saber algo de lo que se hace en encamaban. el departamento corresponEl argumento ser a válido si diente. Las tres interrogaciones esos antiguos servidode los guardianes agosres de la Dictadura huteños pertenecen a los bieran continuado sustitutos de García atrepellando derechos V a r g a s Carmen Aldentro de una organiborch y Jerónimo Saazación subsistente y, vedra. Este último penpor añadidura, arsará (y pensará bien) mada. Ya lo recordé que es preferible asistir ayer. La disolución de a sus músicas anuales ETA político- militar, de Salzburgo antes que absoluta y verdadera, sacrificar las vacaciones sirvió para explicar la a una poltrona donde reinserción de sus miliPujol o Roca tienen tantes. Pero, ETA en más a s i e n t o q u e él su configuración acmismo. Y, además, hay tual, no ofrece disoluotra cosa que ya dije ciones, sino que exihace meses a cuenta de gen para ella los naciclas muchas instituciones nalistas el perdón donde faltaban puestos gratuito de sus miempor cubrir. Da igual, rebros desactivados. pito. Los españoles vaAnasagasti argumenta mos a estar tan defendique hay que respetar dos con un Defensor del el dolor de las familias. Pueblo titular como con A ver si se acuerda del la suplente. La justicia respeto que merecen funcionará con idéntica- Y prueba de que a ETA la estamos debilitando es que ya no mata disparando las familias de las víctipachorra con quorum o con metralleta, sino con pistola, que pesa menos. sin él en el consejo enmas. N doble página abecedaria intenta Rosa Belda un imposible: saber quién sustituye a los ministros durante sus merecidas vacaciones. Se simula un Gobierno de guardia y en tres carteras ministeriales un signo de interrogación ocupa el sitio del sustituto oficial. La contestación media, a la pregunta por el responsable estival, es la siguiente: No lo sé. Supongo que habrá alguien y seguro que se cargado. La catedral de Burgos se deslapidará lo mismo con la ministra o no. Acaso porque por ahí venga lo que en crónica tribunicia llama Bernardino M. Hernando la venganza de las catedrales. Escribe: Se van a vengar de nuestro descuido como más fácil lo tienen: derrumbándose. Fulcanelli, en su libro famoso y hermético, hablaba de un laberinto de las catedrales misterioso conjunto de círculos concéntricos. Era el laberinto de Salomón. En el reportaje nuestro se nos cuenta que el intento de poner nombre a las personas encargadas de la sustitución ministerial es también un laberinto sin salida Lo malo de todo esto es que en E s p a ñ a se d e s p r e c i a la ciencia experimental y no sabemos aprovechar el lado útil de todo esto. ¿Por qué no prolongar indefinidamente las vacaciones ministeriales? Más aún: ¿por qué no borrar del organigrama gubernativo a varias carteras? Las cosas no iban a ir peor. Tal vez tampoco mejorarían mucho, pero por lo menos el gasto público disminuiría algo. Con lo cual le daríamos una alegría al ministro de Hacienda, Pedro Solbes, de nombre, por si lo habían olvidado, que es, por cierto, el único que no se ha ido. Lo más chusco de todo esto es la respuesta que a la periodista dieron en el Ministerio de Defensa: Aquí no hay nadie que se quede haciendo guardia. No será así. Seguro que un oficial estará en la puerta. SCLAVO de la actualidad, el periodismo político se encuentra con un hecho nuevo: el asesinato de un agente del Cuerpo Nacional de Policía en un escenario insólito, cual es un batzoki o local social del PNV. Es, en efecto, la primera vez que ETA profana, por así decirio, un recinto de la organización nacionalista, aunque la víctima escogida haya sido un representante de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Es de necesaria observación el hecho de que, en los últimos días, la ira etarra se haya concentrado sobre la Ertzaintza, pero sin atentar contra la vida de ninguno de sus miembros. A la hora de matar, como siempre, la elección recae sobre, digamos, el español de turno, si es uniformado mejor. De todos modos, la propaganda filoetarra ha destilado últimamente tales cantidades de descalificaciones corrosivas contra los componentes de la Policía autónoma vasca como para imaginar que corren éstos los riesgos de entrar pronto en los turnos habituales de la muerte. El hecho de que exista ya algún precedente, como fue el caso del sargento de la Ertzaintza cuyo asesinato, no muy lejano en el tiempo, movilizó todos los recursos dialécticos y todas las indignaciones posibles del PNV, hace pensar que la Policía que cumple con su misión es siempre Policía, aunque se toque E