Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 22- 4- 94 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro ABC 113 Tres idiotas españolas realismo y risa amarga de Gemma Cuervo Título: Tres idiotas españolas Autora: Lidia Falcón. Dirección e interpretación: Gemina Cuervo. Diseño, escenografía y vestuario: Juan Antonio Cidrón. Teatro Alfil. De cine Madrid. José Arenas María Luisa Ponte, premio Pepe Isbert 94. Maravillosa y con una legión de seguidores, la veterana actriz recibirá el galardón en el próximo Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola (del 7 al 12 de junio) Este premio, instaurado hace dos años, quiere reconocer y prestigiar la labor de los actores a los largo de su carrera cinematográfica. De la galería de personajes de la Ponte, ciertamente variopinta, destaca el de la mujer 4- de rompe y rasga, al María Luisa Ponte que confiere una credibilidad poco común, Desde El pisito de Ferreri, a Canción de cuna de Garci, pasando por La regenta El verdugo La colmena y El viaje a ninguna parte la gran actriz siempre nos ha gustado. Marisa Paredes, en tránsito. El próximo día 29 de este mes estrenará En tránsito su película francesa, en la que comparte cartel con Jean Rochefort, Philippe Loiret y Laura del Sol. En el filme, Paredes interpreta a Suzanne, la mujer de Rochefort, que vuela a París para reunirse con su marido el día de fin de año, pero una serie de sucesos impedirán que los planes lleguen a buen puerto. Godzilla ataca de nuevo. Cary Woods y Rob Fried son los encargados de la nueva versión del clásico del cine mudo japonés. En la película, anunciada como una gran superproducción, se han aprovechado las técnicas más actuales de efectos especiales. Otro clásico revisitado es Frankenstein La nueva versión, rodada a finales del pasado año, fue dirigida por Kenneth Branagh y producida por Francis Ford Coppola. Como ya hemos comentado anteriormente, el filme está protagonizado por Robert de Niro, Helena Bonham Cárter, Tom Hulee, Aidan Quinn, John Cíese, Robert Hardy y el propio Branagh. Sharon Stone- Denzel Washington, dos que no paran. La rubia Stone, actualmente rematando su película con Schwarzenegger, y en cartel con Entre dos mujeres tiene pendiente de estreno The Quick and the Dead la cinta de Sam Raimi que rodó en Arizona con Gene Hackman. Denzel, por su parte, comenzó el pasado día 21 de marzo Devil in a Blues Dress a la órdenes de Cari Franklin, quien se ha encargado también del guión. El productor ejecutivo de la cinta es Jonathan Demme Stephen Frears, Jekill Hyde. Aunque el original de R. L. Stevenson ha sido llevado a la pantalla en distintas ocasiones, Frears se atreve- dicen que de una manera más que novedosa- a adentrarse en la conocida historia del Dr. Jeckill y Mr. Hyde Un peligro cuando están en el recuerdo de todos incluso las variantes sobre el tema (léase Doctor Jeckyll y su hermana Hyde la última de las obras maestras propuestas por la Hammer y uno de los filmes más originales de la tercera etapa del fantástico, con la soberbia interpretación del dasaparecido Ralph Bates y Marine Beswick, quien acabó convirtiéndose en un mito para los amantes del género) El reparto de Frears está encabezado por la rescatada Julia Roberts y John Malkovich. Con una pieza de Lidia Falcón, Tres idiotas españolas reaparece en el escenario del Alfil, un actriz, Gemma Cuervo, algún tiempo alejada de los escenarios matritenses. De pronto esta obra compuesta de tres monólogos con unidad temática, suscita en el recuerdo del crítico imágenes de un anterior, lejano, trabajo de la actriz. Se trata de la comedia del gran dramaturgo americano Robert Patrick, Los hijos de Kennedy que interpretó bajo la dirección de García Moreno en el Bellas Artes, en 1977. En esta obra cinco personajes intervenían en otras tantas secuencias diferentes con la figura de Marilyn Monroe como mito central. Aquí, en Tres idiotas españolas Gemma Cuervo pone en pie, en tres escenas, a tres mujeres diferentes. Tres idiotas según la terminología violentamente crítica de Lidia Falcón. Tres tipos de mujer. La idiota que por someterse a su madre que le estropeaba los pretendientes acaba siendo la solterona convertida en criada primero por el padre, después por los hermanos y las mujeres de los hermanos. La que en busca de libertad se hace oficinista, la atormentan las máquinas y acaba siendo la secretaria- criada del jefe y sobeteada por los compañeros y, finalmente, por la idiota que se cree las ideas de la moda hippie y acaba, cargada de hijos de distintos padres por ser la esclava sexual de vagos y marginales. Crudas estampas que Gemma cuenta a los espectadores. Risa, risa y un fondo de exagerado pesimismo que hacen que estas tres idiotas, hábilmente diferenciadas por la fuerza expresiva y verbal de la actriz constituyan una imagen dramática e injusta si no se indica, de algún modo, que una cosa son estas infelices, de las que puede haber no pocas, y la fémina, tanto en general, cmo mirada dentro de una sociedad que ya tiene ministras, médicas y chicas de moda que cobran millones por escandalizarnos con sus amores en las revistas del corazón. El texto es bueno, lo que vemos tiene humanidad y Gemma Cuervo retorna como la actriz compleja, rica en recursos cómicos y dramáticos que simpre ha sido. Una escenogafía típica del escenario del Alfil, aporta al realismo de la pieza el ambiente pobre, espejo de realidades que están ahí, que nos envuelven y muchas veces no vemos porque no las queremos ver. ¿Realismo cómico? Más bien comicidad cómica que produce risa negra. Gemma Cuervo, tan vital, logra un ejercicio difícil, demostrativo, que arranca risas y se envuelve en silencios. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Los Sírex vuelven con un disco redondo de rock Madrid. M. Güell Que se mueran los feos, cantaban Los Sírex, y que nunca mueran grupos como ellos, cantaban las discográficas de los sesenta, que se lo debían todo a Los Mustang, Los Salvajes, Los Brincos y cómo no, a este trío Los Sírex: Juanjo, Guillermo y Antonio. Fueron los teloneros de los Beatles en la Plaza de Toros Monumental, en el 1971 dejaron de cantar en público y en 1977 volvieron con Hasta luego cocodrilo Debido al éxito- aclara Antonio- volvimos a grabar Ahora presentan nuevo disco, Nueve de cada diez estrellas bailan rock Ésta es una recopilación que refleja muy bien nuesto show en directo, lo hemos grabado en 100 horas de estudio, treinta y seis canciones El nuevo trabajo cuenta con colaboraciones importantes: Hemos tenido la suerte de tener amigos y gente que se ha acercado a nosotros, -explicó Antonio- gente joven que vio en nosotros aquello que les gustaría ser, de ahí viene el- que Carlos Segarra, de Rebeldes, y Loquillo cuando eran jovencitos siempre los viéramos en el córner del escenario mientras actuábamos Ellos son muy significativos, -añaden- la canción que está funcionando ahora de Loquillo, Maldigo mi destino es de los Sírex. Con Carlos Segarra y con Loquillo hemos hecho muchas colaboraciones y ahora, en este momento que nosotros hemos hecho nuestro disco, con toda la ilusión del mundo, les hemos llamado y ellos han sido los primeros que han querido estar Si se hiciera un festival nacional, estaría muy bien el ver a Los Sírex, Los Rebeldes y a Loquillo, casi tres generaciones, en un mismo paquete Pedro Almodóvar contra la censura norteamericana Madrid. S. E. Pedro Almodóvar ha hecho público un comunicado dirigido a los medios de información americanos en el que denuncia la censura sobre su película Kika por parte del órgano censor estadounidense, la MPPA, que la ha prohibido a los menores de 17 años. Tras señalar que, vivo y trabajo en España, lo cual significa hacer ambas cosas en libertad. En este continente no existe la censura, siempre me olvido de ella hasta que alguna de mis películas va estrenarse en Estados Unidos Almodóvar indica que me sorprende que sea una asociación privada la encargada de clasificar las películas y más teniendo en cuenta que se trata de un lobby es decir, un grupo de empresas con intereses muy concretos, los cuales les involucran en la materia que están clasificando. Consecuencia de ello, sus consideraciones no son imparciales, ni ecuánimes ni justas, porque a veces eso iría en contra de sus intereses Finalmente, Almodóvar que manifiesta que no estoy buscando promoción ni polémica señala que el valor de una obra no se mide por los centímetros de piel que muestren sus intérpretes, ni por la cantidad de gemidos, ni palabras malsonantes que digan. Su valor es algo más profundo. Deben ser el espectador y el tiempo quien lo dictaminen. El resto sólo es miedo, hipocresía y un mal entendido paternalismo