Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Pág. 58 TRIBUNA ABIERTA LUNES 7- 2- 1994 P OR una serie de circunstancias históricas, el inicio de este milenio y el del próximo- denominado incorrectamente con el número del año último del anterior- desataron en su día, y desatan hoy, una serie de preocupaciones y conjeturas. En el año 1000, bien nos lo ha recordado Focillon, preponderaba la idea de que el fin del mundo había llegado: el mundo muere. La propia decadencia de la Iglesia y el fraccionamiento del Imperio de Carlomagno eran el testimonio de la gravedad del momento. El mundo se preparaba para morir. Éste era el pensamiento esencial en las cercanías del año 1000. Y, sin embargo, comenzaron a asomar signos de recuperación que devolvieron al hombre medieval una cierta fe en el futuro. En el orden militar, la victoria de Otón I de Sajonia sobre los invasores húngaros dio pie a un gran fenómeno político, por lo menos en lo que tuvo de simbólico: la creación del Sacro Imperio. En el orden religioso, las reformas gregorianas le dieron a la Cristiandad un nuevo empuje, del que serían protagonistas varios Papas- sobre todo Gregorio Vil, el Papa Hildebrando- y los monjes benedictinos, que, gracias a Cluny, habían cobrado nueva vida. El Papa Silvestre II y el emperador Otón III trabajaban juntos por una nueva imagen del mundo Labor que fue muy efímera, pero significativa y estimulante. Surgió una era de prosperidad económica y, con todo, Europa vivió una brillante etapa. El año 2000, por el contrario, viene actuando desde hace años como símbolo de una nueva era. A su conjuro se han escrito desde modestas novelas- -como la famosa de Salgari- hasta sueños de futuro, si se quiere utópicos, es decir, extremadamente arduos, como la nueva Cristiandad de Jacques Maritain, y los de la consecución del ideal marxista de la sociedad sin clases y sin Estado. No se ha venido hablando de muerte, sino de proyectos. Y ello a pesar del terror nuclear, de la tensión Este- Oeste, de la degradación ecológica y de la generalización de la droga como instrumento humano de autodestrucción. Ahora tenemos al año 2000 a la vuelta de la esquina. Caído el telón de acero y arruinada la que fuera Unión Soviética, surge una idea que se centra bajo la denominación de un nuevo orden mundial. Pero ¿qué puede entenderse como un nuevo orden mundial? Para algunos la definición es muy simple: equivale a responder la pregunta de quién va a gobernar el mundo. Pero esta respuesta, sin negar su inmensa importancia, es absolutamente insuficiente. Más bien hay que estar a otro tipo de definición: ¿quién va a ser el modelo o sistema de relaciones en el mundo? La existencia de un orden mundial es vieja como la Historia misma. Orden mundial fue el Imperio romano, aunque limitado, claro, a la órbita de la civilización grecorromana ampliada en diversas direcciones. En esa civilización y su heredera- nuestra civilización occidental, empleando el lenguaje de Toynbee- se limitaba la idea de mundo al por ella conocido o, más aún, al por ella dominado o influenciado. Ambas civilizaciones proporcionaron los historiadores que elaboraron los conceptos básicos del devenir histórico y testimoniaron su acontecer, es decir los que sentaron la idea y el ámbito del mundo Orden mundial, con las mismas salvedades geográficas, lo fue la Cristiandad medieval, y después, roto el sistema por la aparición de AÑO 1000, AÑO 2000 ha sido un modelo de desarrollo y crecimiento, imitado ahora por los llamados draPor Cruz MARTÍNEZ ESTE RU EL AS gones orientales es decir, Corea del Sur, Taiwan, Hong- Kong... Pero no un centro de los grandes Estados, vino la era de las hegepoder completo. En términos castellano- cammonías sucesivas, cada una de las cuales pesinos viene a ser un incordio para las era por sí misma un nuevo orden mundial. El economías occidentales, pero no se afirma ni Congreso de Berlín de 1885, contemplando el se entrevé como una superpotencia. posible reparto de África entre las potencias, fue el germen más o menos sincero y más o La riqueza está en manos, sobre todo, de los menos conseguido de un nuevo orden munEstados Unidos y de Europa, pero a ésta le dial, como lo había sido el Congreso de falta la firme voluntad de unión, acosada por la Viena para tratar de replantear las cosas destradición soberana de sus miembros y por el pués de la quiebra del Imperio napoleónico, estallido de las pequeñas nacionalidades al que había sido otro ensayo de ordenación mismo tiempo. China está in faciendo en lo general. El Tratado de Versalles y los que que hace a su fuerza económica. Y el Islam pueden considerarse complementarios de él juega más bien un papel de amenaza, que supusieron la creación de otro orden mundial afecta, sobre todo, a Europa y a Rusia. con el que acabarían las consecuencias nociÉse es el cuadro. ¿Cuáles pueden ser las vas de algunas de sus promesas, el auge de alianzas impuestas por la Historia y la cullos nacionalismos y la gran crisis económica tura? Una es muy clara: la que media entre de 1929. Otro orden surgió de las ruinas de los Estados Unidos y Europa, que puede ser 1945, prefigurado por pactos como los de perjudicada por la inveterada costumbre euYalta y Postdam y conferencias como la de ropea de sólo gtilizar a los primeros como Dumbarton Oaks. De allí vino la bipolaridad, bomberos en caso de emergencia. es decir, la extinción de la hegemonía de una Por otro lado está la gran cuestión: un sola potencia que había caracterizado a las nuevo orden mundial ¿para qué? Ante todo, épocas inmediatamente anteriores. La repara la paz y la prosperidad de todos los pueciente caída de la Unión Soviética nos ha reblos y la libertad de todos los hombres. Casi tornado en cierto modo al sistema hegemónada. Éstos son objetivos nada fáciles, con la nico, ahora en manos norteamericanas. Dengran paradoja de que en muchos casos será tro de esta situación se está gestando el necesaria la fuerza militar- multilateral y bajo llamado nuevo orden mundial. el control de las Naciones Unidas- para asegurar la paz que puede dar paso á la prosperiPero notemos que desde el Congreso de dad y a la libertad. El caso bosnio es bochorViena o, más aún, desde la paz de Westfalia, noso, y la intervención de las fuerzas de la que remodeló el mundo tras la derrota de la ONU, paradójica. Es una fuerza atada de pies Casa de Austria, la mesa redonda- imagen y manos que ha podido contar como factor de artúrica y, por tanto, céltica- ha sustituido, al disuasión, pero a causa de la impotencia a menos en teoría, la acción unilateral a cargo que ha sido reducida no le va a quedar tan side un solo Estado. O negociar, o nada. Claro quiera la fuerza disuasoria. De aquí las declaes que esto no nos libra del problema permaraciones del general jefe belga y del general nente del poder. ¿Quién negocia? Quien francés Plot, tan razonables como desoídas. tiene una posición de poder en el conjunto Uno y otro han conseguido su propio relevo, a mundial. Lo es quien propone y, con frecuenla vez que su desahogo y tranquilidad de concia, quien impone un criterio. ciencia, supongo. En el año 1000 y su etapa subsiguiente estos poderes eran el papado y el imperio, uno y Juan Pablo II, siempre atento a los probleotro con grietas en su poder, a causa de las mas, ha denunciado la virulencia nacionalista herejías, el primero, y del feudalismo, el secomo un nuevo peligro para la paz del gundo. Hoy, si contemplamos la realidad palmundo. Estamos otra vez con el problema de pable- y en esto coincidimos con un excela fragmentación y los enfrentamientos consilente artículo editorial de The Economist del guientes, como ocurrió con el feudalismo pasado enero- vemos cinco protagonistas: desde el año 1000. los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, Por eso es necesario que los creadores del China y el Islam. En una clara situación de heNOM se pronuncien acerca de Estados, nagemonía, la nación norteamericana. Europa, ciones (en estado de rebeldía, según nos ha con sus dudas y contradicciones- como codicho Mine) y que impongan renuncia a los rresponde a los viejos mundos- Rusia, abpaíses ricos en favor de los pobres. Tendrán sorbida por sus propios problemas interiores. que enfrentarse también con la necesidad de China, en claro despegue, y el Islam, con más imponer limitaciones a los países ricos en la fuerza ideológica que material, aunque no medida que sus derechos sean causa de cabe olvidar su posición señalada en el campo la miseria de los pueblos pobres. de la energía a causa del petróleo producido En definitiva, el NOM (de cara al año 2000) por varias naciones islámicas. ha de pasar, ante todo, por las conciencias de los gobernantes (de derecho y de hecho) Estos cinco protagonistas pueden combiy de los ciudadanos. De no ser así incurriríanarse entre sí, lo cual equivaldría al regreso a mos en aquello que decía un viejo amigo mío la época de las alianzas, o concertarse gloya fallecido, fin del paganismo y comienzo balmente. No puede caber duda alguna que de lo mismo es este segundo camino el que proporcionaría una gran base para la paz, la seguridad y O dicho en otros términos: la ONU tiene que la prosperidad si, además, el mundo desarroser fortalecida, principalmente en sus organillado se volcara de veras sobre el mundo mizaciones filiales como la UNESCO, la UNICEF serable y hambriento que despachamos con y la FAO, y no en otros aspectos más brillanel nombre de tercer mundo tes y retóricos de su actividad. Hay que repensar seriamente las funciones del Tribunal de Algunos se extrañarán que el Japón no fiJusticia Internacional. La Tabla Redonda ha gure en esta lista de protagonistas de The de ser la propia ONU, aunque haya que escuEconomist Allí mismo se explica: situación char muy mucho- no necesariamente obedede recesión y, además, clara inferioridad escer- a los pueblos poderosos. tratégica respecto a China. En suma, Japón