Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tonya Harding empieza a resbalar ONYA Harding, la estrella norteamericana del patinaje artístico más conocida ahora por su presunta perfidia que por el virtuosismo de sus acrobacias, ha empezado a resbalar hacia un probable proceso penal. Durante los últimos días, el nerviosismo ha dominado sus entrenamientos, ahora utilizados como parte de una campaña de relaciones públicas para mostrar su inocencia sobre el ataque orquestado contra su rival Nancy Kerrigan. El ex marido de Tonya compareció ayer finalmente ante los Tribunales del Estado de Oregón y reconoció su culpabilidad. A cambio de ser acusado sólo de un delito de fraude menor, Jeff Gillooly parece haber aportado nuevas evidencias sobre la participación directa de su ex esposa para terminar con su competidora Nancy. De acuerdo con Gillooly y su abogado, Harding habría planeado y dado la aprobación final a la agresión a su rival el pasado diciembre, tras realizar una pobre actuación durante un campeonato en Japón. Además de su testimonio, en el que inculpó también al anterior guardaespaldas de la deportista Shawn Eckardt, y a otros dos cómplices, el ex marido de Tonya ha ofrecido pruebas materiales incriminadoras, como recibos bancarios y cuentas telefónicas. La respuesta de la patinadora, T Visiblemente nerviosa, Tonya Harding (arriba) perdió el equilibrio varias veces durante su último entrenamiento, como puede apreciarse en la imagen de la izquierda MIÉRCOLES 2- 2- 94 quien ha reconocido que se enteró a posteriori de los nombres de los agresores y guardó silencio, no se hizo esperar. A través de su abogado, Dennis Rawlinson, la deportista negó ayer su implicación en el ataque a Kerrigan y acusó a Gillooly de querer arruinar mi carrera Con menos rapidez reaccionó el fiscal del distrito, que al cierre de estas líneas seguía sin aclarar si se abrirá un proceso contra Harding. De acuerdo con las leyes de Oregón, un sospechoso no puede ser juzgado únicamente a partir de la declaración de un supuesto coautor de los hechos. Mientras el ex marido de Harding puede enfrentarse a dos años de cárcel y una multa de cien mil dólares, el futuro deportivo de Tonya aparece cada vez más resbaladizo. Ayer mismo, un grupo especial de la Federación Norteamericana de Patinaje Artístico ha empezado a considerar el polémico caso. Tanto Harding cómo la agredida Kerrigan han sido incluidas en la selección oficial de Estados Unidos para los próximos Juegos Olímpicos de invierno. El abogado de Gillooly ha dicho que el país sería una nación en bancarrota moral si se enviara a competir a Tonya. Por el contrario, la multinacional Nike, que apoya a la patinadora, le ha entregado unos tres millones y medio de pesetas para ayudarle a pagar a sus abogados. La última encuesta de la CNN y el USA Today indica que un 58 por 100 de los norteamericanos no quieren ver a la deportista como representante olímpica bajo las barras y estrellas. Pedro RODRÍGUEZ A B C 127