Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C INTERNACIONAL Paneuropa MIÉRCOLES 24- 11- 93 El mundo en la mano Afp, Ap, Dpa. Efe, Reuter, Upi EL DELINCUENTE SHEVARDNADZE E N general, la victoria de Shevardnadze sobre el ex presidente Gamsajurdia en la guerra civil georgiana ha sido acogida en Occidente de forma relativamente positiva. Por todas partes se trató de ocultar los hechos reales, y por ello no se pudieron comprender correctamente los acontecimientos y se sacaron unas consecuencias que tendrán gran importancia política a largo plazo. Existe una extraña relación entre los gobiernos occidentales y los dirigentes rusos: en eso, Alemania es uno de los países que tieneN una mayor responsabilidad. Los que asistieron a la primera visita de Gorbachov a Bonn saben la increíble ilusión que despierta este hombre. La forma en que fue recibido, como si fuese un nuevo mesías, era para enrojecer de vergüenza. Y lo mismo aplica en gran medida a su ministro de Asuntos Exteriores (entonces) Eduard Shevardnadze. Es curioso que la gente se niegue sistemáticamente a tener en cuenta el pasado y la historia de determinadas personas, que pasan a ser hombres respetables y demócratas sin importar los crímenes que hayan podido cometer en el pasado. Shevardnadze fue uno de los peores y más sangrientos torturadores del KGB. Sus métodos represivos en Georgia eran tan salvajes que incluso Breznev, que desde luego no era un personaje delicado en ese sentido, se vio obligado a llamarle a Moscú para recomendarle un poco más de moderación. Como Shevardnadze tuvo después la suerte de aparecer como ministro de Asuntos Exteriores- algo que, por lo demás, había sido planeado cuidadosamente desde el KGB- despertó en Occidente la creencia de que era el hombre de la distensión. Por así decirlo, pudo compartir la aureola de Gorbachov. Las viejas ilusiones le siguieron acompañando después de que accediera a la Presidencia de Georgia en el transcurso de un sangriento golpe de Estado. En Occidente se olvidó de forma consciente que su predecesor, Zviad Gamsajurdia- u n héroe de la resistencia contra el comunismo- fue elegido por la población por mayoría aplastante. Su caída no fue provocada por el pueblo georgiano, sino por una serie de antiguos jefes de bandas, en su mayoría criminales y militares rusos a los que se vistió con uniformes georgianos. Era de esperar que después de eso Shevardnadze fuera elegido por mayoría democrática al estilo de las democracias populares se prohibió cualquier propaganda en su contra, se suspendió la libertad de Prensa vigente bajo Gamsajurdia, y Shevardnadze fue el único candidato admitido. Durante su Gobierno, las cosas fueron de mal en peor en Georgia. El descontento de la población era generalizado. Hace poco, el presidente se vio obligado a reconocer públicamente que el Ejército georgiano estaba prácticamente desbandado. La gente ya no quería seguir. Por todas partes se oía el clamor por el regreso de Gamsajurdia. Cuando apareció en el país, la gente se le unió multitudinariamente, y parecía muy probable que llegara hasta la capital, Tbilisi. No se produjo una resistencia significativa, puesto que Shevardnadze no disponía de tropas georgianas. Entonces, se dirigió a Moscú, algo a lo que en Occidente apenas se prestó atención. Casi no hubo comentarios como los que se habrían producido si un hombre menos aceptado hubiese llamado tropas extranjeras contra su pueblo. Estaba claro que el Ejército ruso, fuertemente armado, derrotaría a las unidades georgianas de Gamsajurdia. Occidente lo aceptó con una alegría apenas disimulada. Aparentemente, se prefiere mantener la relación con el mismo delincuente de antes, confiando todavía en que nos traiga el socialismo con rostro humano. Pero lo más importante de los acontecimientos de Georgia, además de la tragedia que supone para el pueblo georgiano, es la deshonrosa conducta de Occidente, que sólo se toma en serio sus propios principios democráticos si se adaptan a sus planes oportunistas. Pero el hecho políticamente más peligroso es que nos hallamos claramente ante un retorno hegemónico de Rusia a uno de los países que habían recuperado su libertad. Desde la victoria de Shevardnadze, Georgia es de nuevo una provincia rusa. Por lo demás, basta ver alguna de las fotografías de su desfile triunfal para darse cuenta de que Shevardnadze estaba rodeado por rusos y no por georgianos. Estamos asistiendo al preludio de la reconquista. No nos hagamos ilusiones: en Moscú existe la voluntad de someter de nuevo al dominio del Kremlin a todos los pueblos que han recuperado su autodeterminación. No olvidemos lo que dijo en marzo pasado el ministro de Asuntos Exteriores, Kozirev, a los rusos de los Estados bálticos: No os vayáis, quedaos, porque volveremos. Moscú está decidido a restablecer el viejo espacio de la Unión Soviética o quizá del Imperio de los zares. En Rusia sólo se habla de democracia cuando sirve para obtener dinero de Occidente. En lo político, la mayoría de las fuerzas defiende el viejo imperialismo paneslavo. La debilidad de Occidente, que ha quedado de manifiesto en la guerra de la antigua Yugoslavia a través del reconocimiento de las conquistas serbias a pesar de las declaraciones contrarias, ha dado un fuerte impulso a estas fuerzas. Esto supone un gran peligro para el futuro, que también afecta a los Estados europeos que obtuvieron en su día la independencia, al menos formalmente. Con respecto a esos países, sería urgente que Occidente encontrase una fórmula para extenderles la protección de la comunidad. Ya no queda mucho tiempo. Otto de HABSBURGO Las autoridades argelinas admiten dialogar con integristas moderados Rabat. Sebastián Basco El Alto Comité de Estado (ACE) la presidencia colegiada de Argelia, manifestó ayer a través de un comunicado oficial su voluntad de admitir a la mesa del diálogo nacional a personalidades islamistas moderadas que se encuentren en situación regular con la ley y que sean cualificadas para expresar las preocupaciones de esta tendencia de la sociedad argelina Sin precisar si estas corrientes respetuosas con la ley que aún no han tomado parte en el diálogo se refieren al disuelto e ¡legalizado FIS, la nota del ACE asegura que estas tendencias pueden tomar parte en las conversaciones como preludio al ejercicio de sus derechos políticos sobre bases nuevas Corea del Norte: Clinton advierte El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, amenazó ayer a Corea del Norte con el aislamiento internacional si no abandona su programa nuclear y las amenazas militares, pero dejó abierta a la vez la puerta del diálogo. Si Corea del Norte abandona su opción nuclear y cumple con sus compromisos internacionales de no proliferación, se abrirá la puerta a una amplia gama de asuntos, no sólo con Estados Unidos, sino también con el resto del mundo dijo Clinton. Suráfrica: Región de afrikaners Una subregión podría ser establecida en Suráfrica para los afrikaners y sus aliados del Bophuthatswana, según una propuesta del Gobierno surafricano que modificaría el actual proyecto constitucional, indicaron ayer fuentes cercanas al ministro de Asuntos constitucionales, Roelf Meyer. Rumania: Visita del Rey Miguel El principal grupo de la oposición rumana dio ayer 24 horas al Gobierno para permitir al Rey Miguel que asista a las ceremonias de la fiesta nacional del primero de diciembre; de otro modo las boicoteará. La Convención Democrática Rumana (CDR) afirma que el no conceder un visado al Rey es una derrota de la reconciliación nacional. Camboya: Prohibido atacar al Rey El Gobierno camboyano advirtió que a pesar de la libertad de Prensa garantizada en la nueva Constitución, no será permitido que se ataque al jefe del Estado, el Rey Norodom Sihanuk. Nigeria: Gobierno provisional Siete militares y cuatro civiles, entre quienes se incluye Baba Gana Kinguibe, miembro de la lista del candidato a la presidencia Moshood Abiola en las pasadas presidenciales, forman el nuevo Consejo Provisional de Gobierno (PRC) nombrado ayer.