Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 24- 10- 93 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro A B C 97 La loba magistral logro del realismo teatral, enel Marquina Titulo: La loba The little foxes Autora: Lidian Hellman. Traducción: Julio Kaufmann. Dirección: Alberto González Vergel. Escenografía y figurines: José Miguel Ligero. Intérpretes: Marisa de Leza, Luis Prendes, Ángel de Andrés, Julia Martínez, Lourdes García, Alfonso Nsue, José Albiach, Víctor Manuel Dogar, Eduardo MacGregor, Luisa Armenteros. Teatro Marquina. Estreno: viernes día 22. La escena al día Madrid. Carlos Galindo Pedro Mari Sánchez será Don Juan Tenorio en el montaje que de la popular obra de José Zorrilla se ofrecerá el próximo día 30 y el 1 de noviembre, en el espacio abierto de la Plaza de los Santos Niños de Alcalá y su entorno, en Alcalá de Henares, cuya puesta en escena alcanza ya su novena edición. En e sta edición, junto a Pedro Mari Sánchez trabajarán, a las órde- Pocas veces la compleja forma de expresión que es el teatro alcanza el nivel casi imposible de la perfección. Cuando lo consigue, ningún otro medio puede igualar esa suprema fuerza de la verdad, de la realidad que el teatro produce. Este es el caso de la versión del drama de Lillian Hellman La loba The little foxes en el original norteamericano en inglés) según el magistral montaje creado y dirigido por Alberto González Vergel sobre una impecable traducción de Julio Kaufmann a la que el crítico sólo Marisa de Leza opondría el mal uso, por dos veces, cayendo en un vicio léxico impuesto lamentablemnete por la radio y la televisión, de sustituir viciosamante el verbo oir por el verbo escuchar. Creo imprescindible precisar que Lillian Hellman escribe su drama en 1939. Un drama sobre el mundo sureño norteamericano con inevitable referencia de fondo al conflicto norte- sur en el que los estados del Norte unifican definitivamente la unidad de los Estacos Unidos, imponiéndose a los estados del Sur. Tennessee Williams, nombre mucho más divulgado en el mundo, escribe en 1945 27 vagones de algodón y en 1947 Un tranvía llamado deseo Dos obras estas semanas últimas presentadas en muy buenas versiones. La primera en la sala Ensayo 100, la segunda en el teatro Bellas Artes. Precede pues Lillian a Tennessee en el tratamiento básicamente realista de la sociedad del Sur americano en años iniciales de este siglo. La coincidencia de estas tres obras en nuestra temporada nos ofrece un interesante clima social y humano que se completa ya que los niveles sociales de los personajes son direrentes. Los que trabajan directamente el gran fondo de riqueza que es el algodón 27 vagones de algodón los que buscan jnserción en nuevas zonas Un tranvía llamado deseo y las clases ya más cómodamente situadas y en gran manera imitativas de la nueva moral que impone el Norte al Sur La loba William Wilder ha llevado al cine varias obras de Lillian Hellman, lo mismo que Elia Kazan ha filmado otras de Tennessee Williams. La escritora da muchas claves de su teatro y de esa corriente sudista en la que antecede a Tennessee, en su libro muy autobiográfico Una mujer inacabada que, cito de memoria, creo que es de 1969. Muy cercana por lo tanto. La loba es un drama de conversación. Los hermanos Hubbard, desaprensivos hombres del Sur, que imitan los procedimientos de los negociantes del Norte, con el fin de enriquecerse a costa de lo que sea, se oponen al otro costado de la familia, los Gíddens. Los encontramos en la preciosa, en la lujosa casa de los Giddens, donde reina la ambiciosa, la implacable Regina, hermana de los Hubbard y esposa de Horacio Giddens, el más rico de todos, que resistirá hasta la muerte a los designios de su mujer. Ha hecho Lillian una minuciosa descripción de la sociedad sureña, con sus criados negros, cuando ya los negros, lejos de esa mansión privilegiada, empiezan a rebelarse contra su esclavitud. Hablando de negocios, la dominación cruel de los que quieren más sobre los que resultan sus víctimas produce una forma dramática sólida, minuciosa, fuertemente realista que produce una impresión profunda de verdad, de sinceridad humana y un diseño sugestivo de los caracteres. Ahí, en esa estructura realista es donde González Vergel, con un sentido de la medida, admirable, ha construido un montón de vida verdadera, emocionante. Podría decirse que hay un fuerte dominio de unas formas de destino que desembocan en una solución abierta del conflicto. La escena final, donde la jovencísima hija de Regina, la loba, y Horacio, la víctima, deja abierto el sentido moral del drama. La hija descubre el miedo de la madre, o sea, la gran contradicicón definitiva, del triunfo y del fracaso de esta. Técnicamente, la interpretación es un alarde de armonía. Es precioso el escenario, la gran casa sureña que respira vida real. Y en esa casa, Marisa de Leza alcanza el más alto nivel de su carrera; convicente, pleno de humanidad el débil- fuerte personaje de Horacio, tiene su conmovedor dramatismo en la sobria expresión de Prendes. Brilla el naturalismo de De Andrés en el cínico Benjamín Hubbard; Julia Martínez está exacta en su Birdie y son reales sin un tono de más ni de menos, todos los demás actores, desde los personajes de color que no tropiezan cayendo en caricatura, a los de la familia de La loba que tampoco se deslizan hacia lo melodramático que siempre está al borde del escenario. En suma, hay en este drama un tiempo, ya histórico, que conserva valores del presente, una atmósfera costumbrista en la que el conflicto alcanza su más real mesura. Cuando el teatro es así, se nos brinda así, es imposible pensar en una decadencia del teatro como medio de comunicación y como arte pleno de vitalidad, lección permanente de la realidad en la que encontramos desnuda la verdad del hombre. La loba señala el momento más alto en este comienzo de temporada de lo que es el teatro como arte de conocimiento, de significado moral, y de arte puro, en fin, capaz de pervivir ejemplarmente por encima de todas las experimentaciones que lleve al arte de Lope, de Calderón, de Shakespeare, hacia la deshumanización, hacia la desrealización experimental que busca nuevos caminos en el desconcierto de estos días. Lorenzo LÓPEZ SANCHO D Festival de La Habana. El próximo Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, que se celebrará del día 1 al 10 de diciembre, tiene hasta ahora como países más representados a México y Argentina, con quince filmes cada uno. nes de Guillermo Baeza, Antonio Dechent, en el papel de don Luis Mejía, y un grupo de jóvenes actoPedro M. Sánchez res alcalainos, entre los que se encuentran Ester Rodríguez Caballero, que encarnará a Doña Inés; Isabel de Antonio, en el papel de Doña Brígida, y Antson Jiménez, en el del comendador. Actores del grupo de teatro del Centro de Enseñanzas Integradas dan vida a los caballeros sevillanos, monjas y pueblo que conforman todo el espectáculo. Tras personificar al Tenorio, Pedro Mari Sánchez continuará su andadura por los escenarios con el monólogo de Bernard- Marie Koltés sobre la xenofobia De noche justo antes de los bosques además de su labor como productor que traerá a Madrid la obra de Daniel Múgica La habitación doble protagonizada por Flora María Alvaro. Lecturas teatrales dramatizadas. Desde el próximo 3 de noviembre, y con una periocidad quincenal hasta el 9 de marzo, se celebrará un ciclo de lecturas teatrales dramatizadas con el patrocinio de la Consejería de Educación de Cultura de la Comunidad de Madrid, el Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas y la Sociedad General de Autores de España (SGAE) en cuya sede, Sala Manuel de Falla, se celebrarán dichas lecturas. Abrirá este ciclo Alfonso Sastre con su obra Jenofa Juncal y que, dirigida por Juan Margallo, interpretarán Jesús Alcaide, Alfonso Asenjo, Sara Ashton, Joserra Cadiñanos, Javier Cámara, Adolfo Fernández, Paloma Ferré, Ángel García Suárez. Antonio Iranzo, Francisco Maestre, Olga Magallo, Ana Marzoa y el propio Alfonso Sastre. Las siguientes lecturas estarán dedicadas a Alvaro del Amo Lenguas de gato) Luis Riaza La emperatriz de los helados Paloma Pedrero Besos de lobo Javier Macuá La venganza de la señorita de Trévelez Concha Romero Un olor a ámbar Andrés Ruiz Un ramo de sal y humo Ernesto Caballero Nostalgia del agua y kluan A. Mayorga Más ceniza Isabel. Sencillamente con su nombre, esta joven catante madrileña, criada en Granada, se presentaré en la sala Faralaes al frente de su grupo flamenco el próximo viernes, día 29. Isabel está considerada como una gran promesa de la canción andaluza. Gigio y Ana son una pareja de intérpretes, de los muchos que hay por toda España, que van recorriendo el panorama de los puby salas ofreciendo una serie de actuaciones con música y canciones propias. Este viernes, las baladas dulces y tenues de Gigio ser dejaron escuchar en la Sala Buick ante un heterogéneo grupo de seguidores y amigos.